Menú

Las miradas se vuelven hacia Núñez Feijóo como árbitro del conflicto y posible sucesor de Casado

El presidente gallego se ha convertido en la referencia del PP en uno de los momentos más delicados que se han vivido en el partido.

El presidente gallego se ha convertido en la referencia del PP en uno de los momentos más delicados que se han vivido en el partido.
Feijóo, Ayuso y Casado en la convención nacional del PP en Valencia el pasado 4 de octubre | EFE

El descarnado conflicto entre la dirección nacional del PP y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que amenaza con dinamitar el partido hegemónico de la derecha española, ha hecho que todas las miradas se vuelvan hacia el eterno candidato a presidir el PP, el presidente gallego Alberto Núñez Feijóo, al que barones y medios de comunicación señalan como posible árbitro del conflicto e, incluso, sucesor de Pablo Casado como presidente nacional. Feijóo es uno de los pocos supervivientes con peso de la etapa de Rajoy y, avalado por sus sucesivas mayorías absolutas en Galicia, se ha convertido en la referencia para los barones en estos momentos de auténtica convulsión en el Partido Popular, mientras el clamor contra Teodoro García Egea sigue aumentando dentro y fuera del partido.

Tras meses de persecución y acoso contra Díaz Ayuso por parte de Génova y las inexplicables negativas a adelantar el congreso regional del partido en Madrid después del abrumador éxito de las elecciones adelantadas del 4 de mayo, lo que era un conflicto más o menos larvado saltó por los aires al destaparse, el miércoles por la noche, que la dirección nacional había espiado al entorno de Ayuso con el objetivo de encontrar trapos sucios de la presidenta madrileña.

La desesperación y el desconcierto en el PP durante las primeras horas dio paso a dos días convulsos de declaraciones y comparecencias que terminaron, el viernes por la tarde, con una reunión en Génova entre Pablo Casado y Díaz Ayuso, pedida por el propio Núñez Feijóo esa misma mañana en Es la Mañana de Federico y por otros barones, pero que acabó sin acuerdo.

Sorpresivamente, en la tarde del sábado el PP nacional filtraba que daba por buenas las explicaciones de Ayuso y que se mostraba dispuesto a cerrar el expediente informativo abierto el pasado jueves, quizás en un intento de que se desconvocase la concentración prevista para mañana domingo a las 12:00 delante de la sede de Génova.

Con el ánimo por los suelos, y la certeza de que este enfrentamiento no tiene marcha atrás, muchas han vuelto sus miradas hacia Núñez Feijóo con el convencimiento de que el conflicto debe solucionarse cuanto antes. De lo contrario, el PP corre riesgo serio de desaparecer y ser sustituido por Vox como líder de la oposición y partido hegemónico de la derecha tras las próximas elecciones generales.

Según informa el diario El Mundo, los barones del PP que gobiernan y los presidentes regionales del partido que están en la oposición, se activaron ayer en busca de una solución a la crisis, alcanzando un cierto consenso en erigir a Feijóo como portavoz para que pida a Pablo Casado una reunión con todos ellos "sobre el futuro del partido". También fue opinión mayoritaria que la crisis debía empezar a solucionarse con el cese del secretario general, Teodoro García Egea.

Esta movilización de los líderes regionales del PP fue propiciada por la propia intervención de Núñez Feijóo en esRadio. "Cuando uno mete la pata y la mete profundamente, lo tiene que subsanar", señaló el presidente gallego en Es la Mañana de Federico. Y sobre la dimisión del secretario general del PP añadió: "El presidente del partido elige al secretario general" (....) "y es a él al que le corresponde hacer una reflexión y ver el estado de la situación y buscar alternativas para la resolución de un conflicto interno mayúsculo". "No se puede actuar para acrecentar el problema, la dirección de un partido no está para ampliar los problemas, está para arreglarlos", remachó.

También hacia Feijóo apunta Javier Somalo en su columna en Libertad Digital, en la que, tras señalar que la operación urdida contra Isabel Díaz Ayuso debería costarle el puesto a García Egea como secretario general del PP, concluye que "Alberto Núñez Feijóo es, hoy por hoy, el único político con la capacidad de aunar tendencias, si es que quedan y no son sólo jirones. No, no creo que el barón gallego sea una solución sencilla, pero sí parece que sería el más indicado para pilotar el destino inmediato del partido hasta que recupere el equilibrio".

Y remacha: "Un gallego como Núñez Feijóo podría ser el punto de inflexión, una parada y fonda desde donde decidir qué forma ha de tener el partido de los 11 millones de votantes que yace en un vertedero de ambiciones y juventud sin cualificar".

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso