Menú

"Sant Medir" de Barcelona, la parroquia donde no saben que los golpistas fueron indultados

El administrador parroquial mantiene la "tradición" de los cartelones separatistas a pesar de las órdenes del arzobispo Omella.

"Sant Medir" de Barcelona, la parroquia donde no saben que los golpistas fueron indultados
Pancarta pidiendo la libertad de los golpistas en Sant Medir, Barcelona. | LD

La parroquia de Sant Medir (Medín) en el barrio barcelonés de La Bordeta se ha parado en el tiempo. Fue de las primeras en añadir simbología separatista a sus paredes y el hecho de que Pedro Sánchez indultara a los golpistas el pasado 22 de junio no ha modificado un ápice la "decoración" del templo, más parecido a una sede de un partido separatista que a una iglesia católica.

Un gran cartel con la leyenda "Llibertat presos politics" preside la fachada principal del templo. Otro con la palabra "democracia" junto a un reclamo de puertas abiertas en el colegio adyacente completa la escenografía política de la parroquia, prácticamente la única iglesia de Barcelona que mantiene lazos amarillos, banderas separatistas y carteles a favor de los golpistas.

Hasta en muchos pueblos han arriado las esteladas de las iglesias, pero la parroquia de Sant Medir es, al parecer, especial. El cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, prometió acabar con la extrema politización de la parroquia pero se ha encontrado tres obstáculos. El párroco titular que puso la pancarta y los dos administradores parroquiales que ha tenido el templo tras la jubilación del primero. Enric Subirà. Este sacerdote aguantó las presiones de Omella y hasta llegó a organizar una partida vecinal para oponerse al arzobispado. Fue apartado, pero la iglesia fue entregada a otro religioso de tendencias separatistas, Lluís Socias, para acabar finalmente bajo la administración del párroco de Santa María de Sants, Ramon Batlle, más nacionalista aún si cabe que los antedichos.

La iglesia de Sant Medir no es precisamente de las más concurridas de Barcelona, pero la mayoría de los feligreses son partidarios de mezclar la política y fe a favor de la propaganda separatista. Otra cosa es que ya no haya presos relacionados con el golpe de Estado, pero la realidad no acostumbra a entrar en los cálculos independentistas.

Así y nada más empezar la Guerra de Ucrania, el diputado autonómico de Junts per Catalunya (JxCat) Joaquim Calatayud afirmaba solemne en el Parlament que "con violencia seguramente no arreglarán nada en Ucrania como tampoco arreglaron nada con violencia el 1 de octubre aquí, en nuestra tierra".

Temas

En España

    0
    comentarios