Menú

Aragonès le toma la palabra a Sánchez para una reunión "urgente", pero se va a ver a Puigdemont

El presidente de la Generalidad no suelta presa e insiste en que se desclasifiquen documentos.

El presidente de la Generalidad no suelta presa e insiste en que se desclasifiquen documentos.
Pere Aragonés, en el Consejo de Gobierno. | EFE

La mano tendida del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a ERC en la sesión de control del Congreso ya tiene respuesta por parte de Aragonès. Sostiene el presidente autonómico que es urgente reparar la "ruptura institucional" y que el Gobierno no es transparente y no ha asumido responsabilidades por la infección de los teléfonos móviles de una docena de dirigentes separatistas porque había fundadas sospechas sobre vinculación con los incidentes violentos del "Tsunami Democràtic", el grupo que organizo el masivo asalto al aeropuerto de El Prat de Barcelona.

Según ha dicho Aragonès en la emisora de la Ser en Cataluña, "están tratando las instituciones de Cataluña como instituciones de un país sometido", un trato que ha calificado de "segunda" y "como si la Generalidad no tuviera importancia". En ERC consideran que Sánchez aún no ha cumplido ni una mínima parte de sus exigencias y que el cese de la directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) no es suficiente para aplacar el escándalo. Así, el presidente autonómico exige la desclasificación de todos los documentos necesarios para esclarecer sin un ápice de duda quién ordenó espiar a los separatistas.

Los separatistas califican la actuación de Sánchez como cortina de humo y censuran que se haya mostrado como una "víctima" del espionaje con el programa israelí Pegasus para tratar de desviar el foco. En ese contexto, Aragonès exige más ceses y garantías de que el espionaje no se va a producir a fin de que la reunión con Sánchez, dice, sea productiva y no "otra foto entre dos presidentes".

Viaje para ver al evadido

Además, Aragonès viajará esta tarde a Bruselas para reunirse con Puigdemont en un desplazamiento que según la Generalidad no está relacionado con la actualidad política. Sin embargo, además del espionaje está la maniobra separatista con el concurso de los socialistas catalanes y los comunes, versión regional de Podemos, para no acatar la sentencia sobre el 25% de español en los colegios catalanes por la vía de aprobar un decreto ley que según los juristas de la administración autonómica dejaría el fallo del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña en papel mojado.

El PSC de Salvador Illa está al frente de la operación con la que se pretende seguir marginando el español en la educación pública. Junts per Catalunya (JxCat), el partido del prófugo Carles Puigdemont, no quiere participar en la maniobra si en ella está el PSC, aunque las relaciones de ambos partidos son fluidas. Gobiernan juntos en la Diputación de Barcelona, institución que ejerce el papel de pesebre de los partidos en Cataluña, a pesar de los discursos furibundos de Puigdemont y su entorno contra el Gobierno.

Temas

En España

    0
    comentarios