Menú

"Ayuso es ahora la mujer más poderosa de la política española"

El emérito ha venido para darle más quebraderos de cabeza a su hijo y hacerse con todos los titulares.

El emérito ha venido para darle más quebraderos de cabeza a su hijo y hacerse con todos los titulares.
Isabel Díaz Ayuso. | EFE

El Mundo

"El Rey Emérito, ante Felipe VI en Zarzuela: "He venido aquí a normalizarlo todo"". Sí, es todo de lo más normal en Juan Carlos I. Dice Rafa Latorre que "cuando la televisión mostró a los coches enfilando en procesión el puente de Rande fue el momento de preguntarse si esto no se podía haber hecho de otra manera", algo más modestito, vaya. "Don Juan Carlos en un agente polarizador" y con su vuelta ha vuelto a desatar un auténtico revuelo. "Uno de los errores más habituales a la hora de juzgar a las personas es pretender que siempre las mueve un impulso racional. O sea que lo que hacen tiene otra intención que procurarse algo de placer. Don Juan Carlos no ha dejado de ser rey y morirá siendo rey, seguramente gracias a un pacto con su hijo que él no ha dejado de traicionar". Qué cruz. Pobre Felipe.

"Ya está, ya pasó, Don Juan Carlos ha vuelto a España y el viaje, que ha sido un despropósito, al menos sienta un precedente, como si se hubiera abierto una línea directa de Abu Dabi a Vigo que él ya podrá frecuentar. El problema es que, previsiblemente, esa ruta sólo la cubrirán aviones privados de elegancia epatante y financiación desconocida. Felipe VI, que es el presente y el futuro de la institución, que es quien es de verdad importante, que es de quien menos se ha hablado y de quien habría que ocuparse, solo puede consolarse pensando en que el periplo puede haber tenido al menos una consecuencia benéfica para su reinado. La de mostrarle como la víctima paciente y cabal de la deriva de su predecesor, un hombre que hace demasiado tiempo que dejó de pensar en cuál sería su legado".

Y este fin de semana Ayuso consiguió al fin ser presidenta de su partido en la región que preside. Tiene narices que una cosa tan tonta haya costado tanto. "Ayuso lamina a los 'casadistas' del PP de Madrid". Hala, a buscarse la vida, traidores. "El adiós de Pío García-Escudero, el valedor de Ayuso para que Casado la hiciera candidata".

Dice Julio Valdeón que ha leído "a una colega afirmar que Alberto Nuñez Feijóo abandera la moderación e Isabel Díaz Ayuso la guerra". Será una de esas antiayusistas que la han hecho grande.

"En España hay pocas ciudades, y autonomías, más cosmopolitas, tolerantes y abiertas, menos sometidas al yugo agonístico de las camisetas obligatorias, más limpias de viruela nacionalista, que Madrid, Madrid, Madrid. Todo lo contrario, por cierto, que la región de la que llega el hoy presidente del PP, torrefactada en esa ignominia con babas que algunos pánfilos dicen galleguismo". "Los nacionalismos periféricos surfean sobre el odio, confeso o silente, tornasolado o fiero, a sus compatriotas. . La única moderación admisible frente a las matrioskas tribales pasa por denunciarlas y combatirlas. Con el cáncer no pactas, lo destruyes". Lo malo es que ese cáncer ha hecho metástasis en toda España.

El editorial se centra en Feijóo. "No se le puede restar mérito a lo que ha conseguido Feijóo en tan poco tiempo. En política, las cosas se suceden unas a otras de modo tan vertiginoso que hoy ya cuesta recordar que el Partido Popular estaba sumido hace dos meses en una de las mayores crisis de su historia como consecuencia de la grave irresponsabilidad de la anterior cúpula, con Casado y García Egea haciendo un tándem autodestructivo. No se puso de perfil Feijóo. Atendió el llamamiento unánime para pasar la peor de las páginas escritas por el partido. Y, con un estilo sereno y firme, y una hoja de ruta que pasaba antes que nada por resituar al PP en su sitio, ha culminado un proceso que ha ido desde la sucesión en Génova a su propia sucesión en Galicia, pasando por el imprescindible congreso del PP madrileño que este fin de semana ha puesto fin a una anomalía que nadie comprendió y coronado a una Ayuso que al fin ha podido llevar a cabo la renovación que deseaba para dar continuidad al proyecto liberal que avalaron de forma tan masiva en las urnas los madrileños hace un año". Y Casado borrado de la historia del PP. Bien que se lo ha ganado.


El País


"Felipe VI se reúne con su padre en una cita rodeada de frialdad y recelo". "Juan Carlos I regresa hoy a Abu Dabi tras un encuentro con su familia en La Zarzuela". Eso, eso, que se pire y deje de enredar. El Felipe VI hubiera preferido que la visita "fuera discreta y austera y no un show televisivo". Pero parece que Don Juan Carlos y la discreción no se llevan bien. "La Casa del Rey ha querido dar un perfil bajo a la visita a La Zarzuela, que se producirá al final y no al principio de la estancia de Juan Carlos I en España, como hubiera sido lógico tanto desde el punto de vista personal como institucional". Y no venir para irse de regatas, eso no se le ocurre ni al que asó la manteca.


Mariola Urrea Corres trata de echar la culpa a Felipe de los errores de su padre. Este periódico es un irresponsable. Tiene la cara dura el periódico que fue más juancarlista que ninguno reprochar a los que alentaron el "culto a la personalidad" de Juan Carlos. El País fue el primero. "Lo que ha ocurrido este fin de semana admite muchas interpretaciones y ninguna, claro está, resulta favorable a don Juan Carlos: una persona empecinada en su error, desorientada en una realidad paralela que algunos amigos se sienten en la obligación de apuntalar por razones que, obviamente, cuesta poco imaginar. Pero la cita de este lunes en La Zarzuela ya no es responsabilidad de un anciano que trata de vengar su frustración dejándose llevar por la soberbia de quien cree que está siento tratado injustamente. El encuentro de Felipe VI con su padre es responsabilidad de quien ostenta la titularidad de la Corona". El País juancarlista es ahora podemita.

ABC

"Reencuentro clave en Zarzuela para la normalidad de la relación" . "Esta primera visita de Don Juan Carlos ha sido de perfil bajo y discreta por su parte, más allá de la atención mediática lógica suscitada. Sin declaraciones interpretables a la Prensa, apenas un «estoy muy contento» o «mi vuelta a España está siendo muy buena, ya lo veis»", dice Esteban Villarejo obviando el show y el exabrupto cuando le preguntaron si iba a dar explicaciones.

Ignacio Camacho dice que "la foto de este fin de semana en Madrid, con el jefe del partido y la presidenta de la comunidad fundidos en un abrazo, escenifica el pacto jerárquico que muchos votantes estaban esperando. Por supuesto que hay y habrá discrepancias entre ambos, pero ahora los objetivos, las prioridades y los tiempos de cada cual parecen estar claros y los dos saben que a ninguno le está autorizado el fracaso". Nos va la vida en ello, que diría Carmen Calvo.

"Es probable que a Ayuso le sigan calentando la oreja y el ego algunas voces que le hablan de cerca e incluso bastantes sectores de la derecha acostumbrados a identificar la estructura sociológica de la región madrileña con la de España entera. La diferencia con la etapa anterior consiste en que Feijóo entiende -por el momento al menos- que el tirón de la lideresa suma más que resta. Y en consecuencia parece dispuesto a aguantar algunos inevitables dolores de cabeza". ¿Aguantar dolores de cabeza? ¿Insinúa Camacho que lo ocurrido con Casado fue culpa de Ayuso? Pues no sabemos si la estructura sociológica de la región madrileña es la de España entera, lo que tenemos claro es que desde luego no es la gallega. "Si Feijóo y Ayuso no se estorban en disputas de liderazgo estará mucho más cerca la posibilidad del cambio". Creíamos que eso ya había quedado claro. Si Ayuso se ha llevado el protagonismo este fin de semana es porque era su congreso.

Y Girauta tiene una pregunta para Feijóo, una pregunta seria. "Si al PSOE le preocupa Vox, sigue vigente mi oferta de que gobierne la lista más votada». Eso dijo el líder del PP hace un mes y, que yo sepa, no lo ha retirado". "Con el modelo Feijóo, el PP investiría a Pedro Sánchez pese a sumar la oposición un 60%. Es urgente que se despeje toda duda ahora que empieza el nuevo ciclo electoral. Señor Feijóo, ¿investiría usted a Sánchez sumando PP y Vox una clara mayoría si el PSOE quedara por delante? Muchos votos dependen de su respuesta". Porque claro, Feijóo lo dijo pensando en que la lista del PP fuera la más votada, pero ¿y si no fuera así? Bien traída la pregunta, Girauta.


La Razón

"Sánchez afronta otra semana marcada por la crisis de Pegasus". "Los socios aprovechan la próxima sesión de control para endurecer su cerco contra la Monarquía. Sánchez deberá responder por el viaje de este fin de semana a Sangenjo". No parece que eso sea un gran problema para Sánchez, a él la Corona le importa un bledo.

"Feijóo está listo para elecciones y gobernar «mejor» que Sánchez". Hombre, eso se da por supuesto, peor es imposible.

Dice Marhuenda que "la izquierda política y mediática está muy desesperada". Se les nota a la legua, no hay más que ver el ridículo de El País la semana pasada con su viaje al pasado. "El nerviosismo gubernamental y de sus aliados parlamentarios y mediáticos se puede constatar con las agresiones y excesos verbales. Es cierto que el centro derecha es cobardón. Lo lógico sería reaccionar, porque no puede ser que el partido de los GAL, los ERES, los fondos reservados, los maletines y el despilfarro esté todo el día dando la murga con los escándalos de Gürtel y Kitchen". Ayuso es la única que sabe reaccionar a la ofensiva. Le mencionan al hermano, ella les menciona al padre.

Vicente Vallés dice que "Ayuso es ahora la mujer más poderosa de la política española, junto con las vicepresidentas Nadia Calviño y Yolanda Díaz". No compares.

"En 2019, Ayuso encabezó la candidatura del PP en las elecciones autonómicas de Madrid cuando casi nadie conocía su nombre. Hoy, tres años después, es una figura política de primer orden, tanto para sus seguidores como para quienes no la soportan. En buena medida, son precisamente quienes no la soportan los que han convertido a Ayuso en lo que es". Han ido tanto a por ella que la han convertido en una heroína. Pero también su valentía al enfrentarlos en lugar de dejarse amedrentar como otros de su partido han contribuido en subirla a los altares políticos. Y ahora, a por las generales.

Temas

En España

    0
    comentarios