Menú

Mujeres curas y sacerdotes casados, los objetivos en la archidiócesis de Omella para el Sínodo de los obispos

Las parroquias de la capital catalana envían a la Conferencia Episcopal un escrito en el que reclaman también que el celibato sea opcional.

Las parroquias de la capital catalana envían a la Conferencia Episcopal un escrito en el que reclaman también que el celibato sea opcional.
El arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, en una imagen de archivo. | Cordon Press

Los fieles y sacerdotes de las parroquias de Barcelona que han participado en los trabajos preparatorios para el Sínodo de los obispos convocado por el Papa Francisco para el próximo año han elaborado una propuesta en la que reclaman que las mujeres puedan ejercer el sacerdocio, que los curas se puedan casar y que el celibato sea opcional.

En el documento de las parroquias de la diócesis de Barcelona, que dirige el cardenal Juan José Omella, también presidente de la Conferencia Episcopal, se alude a las diferencias entre hombres y mujeres en el seno de la Iglesia y se reclama una notoria flexibilización de las condiciones de acceso y ejercicio del sacerdocio.

A principios de año los sacerdotes de las parroquias de Barcelona abrieron un proceso de debate con los fieles para elevar a la Conferencia Episcopal un documento con sus propuestas para las reformas de la Iglesia que pretende acometer el Papa. El proceso en la archidiócesis de Barcelona concluyó el 29 de mayo con un encuentro en el que participaron unas setecientas personas.

En el informe, además de las cuestiones relativas al sacerdocio femenino, el celibato opcional o el acceso al sacerdocio de hombres casados también se aboga por un reconocimiento a las personas "marginadas por la comunidad eclesial, la mayoría de veces por cuestiones morales, especialmente por su situación familiar o por su orientación sexual". Al respecto el documento añade que "falta coherencia entre lo se predica y lo que se hace". También se insta a acometer una reparación a las víctimas de casos de pederastia en el seno de la Iglesia y que "se acompañe a las personas en los momentos difíciles y problemáticos".

Síntesis de los debates

El texto es una síntesis de los debates en las parroquias y en los movimientos católicos y sus peticiones sobre el sacerdocio sólo son compartidas por las diócesis de Vitoria y Zaragoza. Cabe recordar que muchos de los sacerdotes de la archidiócesis que dirige el cardenal Omella, así como comunidades monásticas, se sumaron en primera hora al proceso separatista. Y que la archidiócesis de Barcelona es en la que menos se destinan los impuestos a los fines de la Iglesia y en la que menos concurrencia tienen las parroquias.

No es previsible que Omella tenga que elevar las conclusiones de sus diócesis en el Sínodo de los obispos. El texto compite con las demandas de otras diócesis en las que también se aboga por reforzar el papel de las mujeres, pero sin llegar al ministerio sacerdotal. La posibilidad de que haya curas casados o que el celibato sea opcional es muy minoritaria.

Temas

En España

    0
    comentarios