Menú

Juan Carlos Quer: "Lo de 'hermana yo sí te creo' es una absoluta falsedad, hay víctimas de primera y de segunda"

La izquierda ha parado la modificación de la prisión permanente revisable por la que se aplicaría a asesinos reincidentes o que ocultan el cadáver.

La izquierda ha parado la modificación de la prisión permanente revisable por la que se aplicaría a asesinos reincidentes o que ocultan el cadáver.
El padre de Diana Quer, Juan Carlos Quer, en las puertas del Congreso de los Diputados. | Europa Press

Ana Julia Quezada (asesina del pequeño Gabriel), Patrick Nogueira (autor del triple crimen de Pioz) y José Enrique Abuín ‘el Chicle’ (condenado por la violación y muerte de Diana Quer) son los nombres de algunos de los condenados en España a prisión permanente revisable, la mayor de las penas recogidas en el Código Penal desde el año 2015.

Desde la izquierda, se sigue demonizando. No ha sido derogada gracias al empeño y el tesón del padre de la joven madrileña, arrebatada a su familia por un monstruo que segó su vida a traición, cuando disfrutaba de unos días en Puebla de Caramiñal. Juan Carlos Quer logró frenar las intenciones de Podemos y PSOE con una petición de Change.org que presentó en el Congreso el 21 de marzo de 2019, firmada por 3.200.000 españoles (2,8 millones a través de la plataforma y otros 400.000 de forma física).

Ahora el objetivo es conseguir que la prisión permanente revisable se aplique cuando el autor de un asesinato sea reincidente o no confiese dónde ocultó el cadáver de la víctima. Una iniciativa impulsada junto a la familia de Marta Calvo, a cuyo descuartizador confeso -Jorge Ignacio Palma- se juzga en estos momentos en la Audiencia Provincial de Valencia. El cuerpo de la joven de 25 años sigue sin aparecer.

Según ha explicado Quer en declaraciones a LD, la modificación de la ley no prospera porque "sigue siendo objeto de evasivas por parte de la izquierda, la que dice abanderar y defender los derechos de la mujer". En el mes de marzo, el Grupo Socialista aprobó en el Congreso que se tramitase una proposición de ley de PP, Ciudadanos y dos partidos del Grupo Mixto para ampliar la prisión permanente revisable a esos dos nuevos supuestos. Lo hizo "con la boca muy pequeña", porque a día de hoy sigue paralizada.

Para Quer es incomprensible que no se saque adelante algo que "ampara el sentido común de cualquier ciudadano, que no sea un sectario ideológico" y es "que no alentemos a los asesinos reincidentes a que oculten el cadáver de su víctima y que eso signifique un premio para ellos". Eso es precisamente lo que pasa a la vista del Código Penal vigente, en el que la revelación del cadáver es "una atenuante cualificada para el penado", destaca el padre de Diana Quer. No puede evitar recordar los terribles cerca de 500 días que su familia pasó hasta que se halló el cuerpo de su hija, en el interior de un pozo de una nave abandonada.

La izquierda, en contra

Esta propuesta de ley recoge la modificación de la pena de prisión permanente revisable, "a la que se opuso siempre el PSOE, que consideraba que era inhumana" pero por la que al final tuvo que tragar ante el clamor popular y el resultado de las encuestas. "Cuando vio que la opinión pública se le venía encima, optó -y así me lo manifestó la propia ministra de Justicia- por dejar que el Tribunal Constitucional resolviese el recurso de inconstitucionalidad que había presentado su partido antes de tomar ninguna decisión", explica Quer.

"Como no podía ser de otro modo, el TC avaló esta pena, y declaró que era constitucional", destaca, "pero el siguiente paso, que era sacar adelante esta iniciativa, está en punto muerto por razones obvias" y es que "hay una mesa en la cual se activan y se desarrollan las propuestas de ley -esta no es excesivamente compleja, son tan solo dos párrafos los que hay que añadir- y está en manos de la mayoría progresista". Tiene claro que no lo van a hacer.

Juan Carlos ha padecido en sus carnes las críticas hacia la prisión permanente revisable que llegaban desde la izquierda, en ocasiones usando el nombre de su propia hija. Una de ellas, en voz de la propia ministra de Igualdad, Irene Montero. Palabras que el padre de Diana Quer recuerda con dolor y que reprobó inmediatamente a través de su perfil de Twitter, reclamando respeto hacia Diana.

"Cuando se manifestó en contra de que un sujeto como el que asesinó y violó a mi hija, que estaba metiendo a otra niña en un maletero y que hubiera terminado en el mismo pozo, y que violó a la hermana gemela de su mujer, jactándose de que tenía dos en una... Y que todavía estos indigentes intelectuales sean capaces de erigirse en voz pública, es esperpéntico".

Cuando no hay reinserción

El argumento más utilizado por la izquierda en contra de la prisión permanente revisable es que "estamos ante el Código Penal más duro de Europa" y "es absolutamente falso". "Estamos viendo cómo, sobre todo en estos últimos tiempos, este Gobierno progresista está con la mano laxa a la hora de incentivar la concesión de terceros grados penitenciarios, por el simple aval del buen comportamiento de un preso", advierte Quer.

El padre de Diana nos invita a reflexionar sobre este hecho. "Un preso en la cárcel, un violador o un asesino reincidente ahí (en la cárcel) son como hermanitas de la caridad... No hay niñas, no hay mujeres a las que atacar, y hay presos que hacen seguimiento a este tipo de sujetos", señala. "Con lo cual, lo que hacen es ponerse al lado de los funcionarios, dar una apariencia de falsa bondad o de rehabilitación... Y son puestos en libertad, en muchas ocasiones en contra de la opinión de los responsables de Instituciones Penitenciarias".

"En el que llaman el Código Penal más duro de Europa no se puede obligar a un violador reincidente ni quiera a hacer un curso de rehabilitación, si él no quiere", indica. "Yo apoyo que las penas se orienten a la reinserción, pero siempre que la sociedad ponga los medios para que estos sujetos se rehabiliten". "Todo empieza por que los reos quieran rehabilitarse y no todos quieren. Ese es el matiz", señala Juan Carlos Quer.

Recuerda entonces cómo "la derogación de la doctrina Parot puso en libertad a violadores como el del estilete, el del portal o el del ascensor". Y todos ellos reincidieron al salir. "Desafortunadamente lo pagaron, con varias violaciones y hasta con su vida, otras víctimas inocentes", señala, "así que quien apoya esto tiene sus manos manchadas de sangre". Lo que se persigue con la modificación de ley "es simplemente un tema de prevención". "En la ruleta maldita de un drama como este, a cualquier familia le puede tocar", advierte.

Hermana, no te creo

El silencio de la izquierda ante la celebración del juicio contra Jorge Ignacio Palma es clamoroso. Se le acusa de la muerte de Marta Calvo y otras dos mujeres, además de tentativa de homicidio de otras ocho víctimas que lograron sobrevivir después de que les administrara cantidades de droga -que pueden ser letales- en sus partes íntimas, sin su consentimiento.

"Es absolutamente dramático ese silencio cómplice, cuando son capaces de movilizar las calles por temas menores", señala Juan Carlos Quer. "Lo de ‘hermana yo sí te creo’, es una absoluta falsedad. Hay víctimas de primera y víctimas de segunda en función de su procedencia, del tipo de crimen que se haya cometido y del momento político que toque", sentencia.

Por otra parte, "se apoyan indultos de madres secuestradoras contra padres que no tienen siquiera una condena, y ni una sola feminista se manifiesta en contra de su puesta en libertad". "Yo jamás cesaré en impulsar la protección y la ampliación de esta ley porque sé que es una ley que salva vidas", advierte. "Con que solamente se salve una vida, habrá merecido la pena".

Por Diana y por los desaparecidos

"El motor que me impulsa a seguir luchando en esta causa es el legado de Diana. Me hubiera vuelto loco si no doy un sentido a la tragedia de mi hija. Me reconforta enormemente saber que ha sido un antes y un después, y que muchos ciudadanos la pusieron como si fuera su propia hija y lo vivieran con ese dolor", reconoce Juan Carlos Quer.

Quiere que quede claro que con esto no quiere hacer política. Ha recibido ofertas para sumarse a algunos proyectos, pero no es la vía adecuada. "Es una causa de la sociedad civil, no se abandera desde la política", asevera. Su objetivo es "noble". No es otro que el de que -con esta modificación- se pueda "evitar un asesinato o una violación por parte de un sujeto".

Y en la misma línea, estuvo en el Congreso de los Diputados apoyando la iniciativa de Paco Lobatón para que se diera luz verde a una propuesta de ley que impulsara la creación de un Estatuto de la persona desaparecida. "Yo siempre seré el padre de una niña desaparecida, porque lo viví en primera persona", recuerda.

"En este país, un vivo tiene derechos, una persona fallecida tiene derechos, pero una persona desaparecida no tiene ningún derecho. En el caso de Caroline del Valle, sigue desaparecida desde que tenía 14 añitos. Los jueces son capaces de archivar una vida", dice con pesar. "Con Diana ocurrió lo mismo. Miré a los ojos al juez y le dije: usted está intentando archivar la vida de mi hija".

A pesar de que aquel día en la Cámara Baja hubo consenso y todos los grupos políticos expresaron su apoyo, "la causa de los desaparecidos todavía sigue sin tener carta de naturaleza en el Congreso". "Aprobamos leyes sobre las mascotas y otras cosas que pueden ser muy importantes -no me cabe la menor duda- pero hay prioridades y son los seres humanos por encima de todo".

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador