Menú

La Policía certifica que Argelia se venga de España enviando inmigrantes de alta peligrosidad

La Policía ya ha recibido la advertencia de sus equipos de inteligencia. El último salto a la valla de Melilla no era similar a los anteriores.

La Policía ya ha recibido la advertencia de sus equipos de inteligencia. El último salto a la valla de Melilla no era similar a los anteriores.
Varias decenas de inmigrantes han entrado este viernes en Melilla tras romper la puerta de acceso al paso fronterizo. | EFE

En el último y trágico asalto a la valla de Melilla de este viernes participaron infinidad de personas empujadas desde Argelia y con perfiles incluso con formación militar y algunos de elevada peligrosidad. Argelia se venga, de este modo, del regalo del Sáhara realizado por Sánchez a Rabat, y se venga, igualmente, de Marruecos haciéndolos pasar por su territorio. Por eso Marruecos ha desplegado la violencia vista contra los inmigrantes, no porque esté deseando colaborar con España en el control.

Marruecos ha dejado toda una colección de violentos testimonios y muertes difíciles de explicar en su trato a los inmigrantes que han intentado estos últimos días saltar la valla de Melilla. Pedro Sánchez no ha tardado en felicitar a Rabat por su actuación. Y ello pese a que la cifra de muertes sigue en aumento.

Pero lo cierto es que Marruecos ha evidenciado ante todo el mundo su dureza con un tipo de inmigración. La que procede de Argelia, país con el que mantiene una escala de tensión continua. Marruecos, mientras, eso sí, no tiene problema en mostrar una clara permisividad con la inmigración por mar: con pateras, camino de España, que no deja de dispararse. Pero esa no es la impulsada por Argelia.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no tardó esta semana pasada en felicitarse por la colaboración de Marruecos tras el nuevo salto a la valla de Melilla de inmigrantes ilegales. Sánchez admitió que el asalto había sido "violento y organizado" pero, subrayó, había logrado contener el salto a la valla gracias a la labor de Marruecos en el supuesto control de los inmigrantes. Los datos, que él conoce, sin embargo señalan que la colaboración es más bien inexistente. Y que sólo ha funcionado con un componente de inmigración muy concreto: el que procede de Argelia. Una inmigración muy especial en la que la propia Policía española ha detectado perfiles de alta peligrosidad y con formación militar. No se trata de soldados, sino de personas que han participado en guerras y combates y que cuentan, por lo tanto, con destreza en el manejo de tácticas militares o armas.

Las últimas estadísticas dan la razón a esta tesis: desde el comienzo de año y hasta el 15 de junio el número de inmigrantes llegados por patera a Canarias se ha incrementado en 2.884 e, incluso, por Ceuta y Melilla, se ha disparado en otros 623. Y la inmensa mayoría de ellos cuentan con la permisividad de Marruecos.

Sánchez no ha explicado exactamente dónde encaja esa supuesta colaboración de Marruecos en el control de la inmigración dentro de estas cifras. Sánchez también ha pretendido vender la actuación este pasado viernes de los agentes marroquíes como una muestra de que su entrega del Sáhara a Marruecos ha servido para algo. Pero ni es cierto que estén reduciendo la llegada de inmigrantes ilegales a España, ni es cierto que haya una coordinación.

Un total de 133 inmigrantes saltaron la valla de Melilla este pasado viernes por la zona del paso fronterizo del Barrio Chino. El resultado fue más de cien heridos, concretamente 49 agentes de la Guardia Civil (que han sufrido lesiones de carácter leve según la Delegación del Gobierno en la ciudad autónoma) y una cifra mayor de inmigrantes. Los agentes marroquíes también han recibido numerosas heridas y más de 20 inmigrantes han fallecido, cinco durante el asalto y el resto durante la noche "a consecuencia de sus graves heridas", según Marruecos.

Pero, sobre todo, y al margen de las interpretaciones sobre el grado de intento de control llevado a cabo por Rabat, lo cierto es que desde que comenzó el año el número de inmigrantes ilegales que han entrado en España por Ceuta y Melilla se eleva a 1.402, lo que supone 623 más que en el mismo periodo de 2021, con un aumento de nada menos que un 80%.

La situación en Canarias es aún más grave. En el mismo periodo de tiempo la llegada por patera, con la permisividad obvia de Marruecos, ha crecido un 50,6%. Si desde el 1 de enero y hasta el 15 de junio de este año han llegado 8.582 inmigrantes ilegales, en el mismo periodo de 2021 llegaron 5.698, y esa cifra fue ya una de las mayores registradas. En resumen, en esta primera mitad de año, han llegado 2.884 inmigrantes ilegales más por Canarias.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador