Menú

Sánchez logra el hito de poner el tren extremeño a velocidad de Vespa: Badajoz-Madrid a 78 km/hora

El prometido tren de alta velocidad extremeño sigue decepcionando. Este jueves viajó a una media de 78 km/hora.

El prometido tren de alta velocidad extremeño sigue decepcionando. Este jueves viajó a una media de 78 km/hora.
Inauguración del tren extremeño de | EFE

En pleno escándalo por la inauguración del AVE en Extremadura con una velocidad de 89 km/hora, Pedro Sánchez se ha superado. El Alvia de este jueves por la mañana consiguió ir tan lento que una vespa antigua, el mítico modelo Primavera de los años 80, le habría adelantado: el trayecto Badajoz - Madrid, considerado por el Gobierno de Sánchez como alta velocidad, llegó a su destino con una media de 78 km/h. Aquella Vespa llegaba a los 80 KM/hora. Todo un hito en la historia de la alta velocidad ferroviaria.

El tren salió a las 7:25 horas de la mañana. Y llegaba a las 12:53, con nada menos que 70 minutos de retraso. Y dejaba toda una plusmarca para los libros de historia del tren de alta velocidad: se convertía en la alta velocidad más lenta de toda Europa, con una media de 78 km/hora.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha convertido el tren en la comunidad que gobierna Fernández Vara en todo un fenómeno mediático. Fracasado, pero mediático. El arranque de la semana prometía: la inauguración de la primera fase de la línea de AVE entre Cáceres y Badajoz a una velocidad por debajo de los 90 KM/hora.

La alta velocidad se había convertido en una reivindicación histórica de esta comunidad. Sin embargo, este primer tramo llegaba rodeado de polémica, ya que, tal y como denunció la oposición e innumerables colectivos ciudadanos, el servicio no reúne, ni por lo más remoto, las características para ser considerado de alta velocidad. Y con un mínimo de comodidad.

Y, si no, que se lo pregunten al propio Rey, que tuvo que enfrentarse a un trayecto en el que un buen número de vagones se quedaron sin aire acondicionado. En plena ola de calor. En Extremadura. Y con todos los medios delante.

El trayecto Plasencia-Badajoz se realizó en un tren híbrido de altas prestaciones (los remodelados Alvia S-730), con tecnología de tracción tanto diésel como eléctrica. La intención es que circule por la plataforma de la alta velocidad. Sin embargo, ésta todavía está incompleta y para su electrificación habrá que esperar hasta 2023, por lo que un 25% del recorrido que se abrió este pasado lunes se realiza por las vías antiguas. De esta forma, según apuntan los sectores críticos, los trenes circularán por ahora a una velocidad media de 89 kilómetros por hora, tal y como denunció el pasado 6 de julio en sede parlamentaria el expresidente José Antonio Monago.

Pero ni eso se ha cumplido. La marca top del ridículo se encuentra por ahora en 78 km/hora. Y no se descarta que aún pueda empeorarse. Y todo ello, sin aire en todos los vagones. Y con trenes antiguos traídos de otros recorridos. Pero, claro, es que Sánchez se había comprometido a inaugurarlo ya. Y él manda. Y mucho.

El jefe del Ejecutivo extremeño, Guillermo Fernández Vara, ha asegurado ya que mejorará sensiblemente los tiempos y ganará en seguridad, además de mejorar las conexiones. Será fácil. Lo complicado, de hecho, sería empeorar el servicio. Sin embargo, la oposición y colectivos como la plataforma ciudadana Milana Bonita creen que es insuficiente la dotación de medios y no es lo que necesita Extremadura.

El propio presidente nacional del PP, Alberto Núñez Feijoo, se ha sumado ya a las críticas y ha pedido "respeto" para Extremadura, especialmente si lo que se anuncia es que la región tendrá línea de alta velocidad: "Para que haya alta velocidad se necesitan vías, catenarias y trenes, y cuando me he enterado de que se va a venir a inaugurar 85 kilómetros de AVE sin catenarias y trenes a 90 kilómetros hora, yo pido para Extremadura respeto".

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso