Menú

El ganadero que explica al Gobierno la verdadera razón de los incendios: "Su ecologismo está basado en la ignorancia"

Alfredo Berrocal, presidente de UGAMA, desmonta la excusa del cambio climático y denuncia la gestión de Ribera: "Tiene mucho que aprender de nosotros"

Alfredo Berrocal, presidente de UGAMA, desmonta la excusa del cambio climático y denuncia la gestión de Ribera: "Tiene mucho que aprender de nosotros"

Tras visitar las zonas afectadas por el incendio del Parque Natural de Monfragüe, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez se limitó a constatar un único culpable. "El cambio climático mata", sentenció sin dejar entrever ni un ápice de autocrítica. Su diagnóstico de supuesto experto -y su comentada foto con la tierra humeante detrás- ha terminado de indignar a miles de hombres y mujeres de campo que llevan años denunciando que lo que realmente esconde ese "ecologismo de ciudad" del que hacen gala aquellos que legislan desde los despachos es una nefasta gestión medioambiental.

Entre ellos se encuentra Alfredo Berrocal, ganadero y presidente de UGAMA, la Unión de Ganaderos, Agricultores y Silvicultores de la Comunidad de Madrid. Natural de Cercedilla, Berrocal nos recibe en Collado Mediano, un municipio situado a apenas 10 kilómetros de su casa y que, en lo que va de verano, ya ha sufrido dos incendios. "El cambio climático es un condicionante, pero verdaderamente, y por eso os he traído aquí, es el estado de conservación de los montes, la gran masa forestal, los pastizales inmensos que hay al lado de los núcleos urbanos y la materia seca lo que forma el caldo de cultivo para que haya un incendio".

La desaparición del pastoreo

Sólo hace falta alzar la vista para percatarse del paisaje que nos dibuja con sus palabras y del que culpa directamente a las políticas medioambientales de los últimos años. La tierra quemada linda con esos altos pastos que nos describe y que, años atrás, serían impensables. El éxodo a la ciudad y las trabas al pastoreo han acabado con una actividad que se erigía como el método tradicional de prevención por excelencia. "Hace 20 años, aquí había unas 400 vacas pastoreando, pero no se han cuidado las infraestructuras -lamenta el ganadero-. Las vallas están totalmente destruidas y es un monte público, eso no lo puede hacer nada más que la administración".

Esa dejadez es la que ha acabado por ahuyentar a los ganaderos, los que más han hecho históricamente por cuidar de nuestros bosques. Y prueba de ello es que, tal y como nos indica Berrocal, en aquellas zonas donde sigue habiendo pastoreo no hay tales problemas. "Si te fijas -dice, señalando al monte que está al otro lado de la carretera-, allí no hay estos pastos y es muchísimo más difícil, no digo imposible, que si se desata un incendio alcance esa virulencia".

El mayor peligro es la cercanía de muchas de las zonas abandonadas a la carretera, ya que cualquier reventón de una rueda o accidente de tráfico pueden prender la chispa que acabe desatando un gran incendio, sobre todo donde hay determinados arbustos. "Las jaras, por ejemplo, son muy resinosas y, en cuanto se calientan, son como una antorcha", explica el ganadero.

De ahí que arremeta igualmente contra las medidas populistas de los distintos Gobiernos: "Muchas veces presumen de todo lo que van a plantar, y que no se equivoque la gente: el sembrar hoy en día sin una declaración de impacto ambiental, sin unos estudios previos de lo que va a poder suceder, puede ser totalmente contrario al objetivo".

Las limitaciones para recoger leña

Además, el presidente de UGAMA lamenta las trabas que sufren los ciudadanos para recoger leña del monte, algo que antaño también contribuía a reducir los incendios. "Ya no es que no lo pueda hacer gente que venga por aquí, sino que, a nivel particular, el pedir una licencia para la extracción de leña es prácticamente imposible", denuncia Berrocal.

El perjuicio para el medioambiente es evidente, pero este ganadero también hace hincapié en los problemas socioeconómicos que se pueden derivar de estas limitaciones, en un momento en el que el precio de la luz y el gas se ha disparado: "Ahora mismo tenemos una energía carísima y, a lo mejor, el aprovechamiento de leñas podría ser un remedio para muchos hogares, pero todas estas normativas que se hacen en los despachos, en las grandes ciudades, y en las que no se cuenta para nada con el campo, van a suponer que los costes vayan a superar con creces los que podamos tener con el gas o el gasoil. Y todo, simplemente, porque se toman medidas unilaterales que no llevan a ningún sitio y que lo único que hacen es perjudicar el medio ambiente".

La nueva ley de residuos

Entre esas medidas, el presidente de los ganaderos, agricultores y silvicultores de la Comunidad de Madrid denuncia también la nueva ley de residuos, que limita igualmente las quemas controladas que los particulares hacen anualmente en sus fincas para limpiar y que servían también para eliminar insectos y ácaros que podrían perjudicar a la flora.

"La señora Ribera, la ministra de Transición Ecológica, ha incluido los residuos agrícolas en la ley de residuos normales, por lo que desde este año ya no se va a poder quemar absolutamente nada en el campo", advierte Berrocal. Eso eleva los costes y termina, de nuevo, en esa dejadez que alimenta los incendios.

El ecologismo mal entendido

Con todo, para este ganadero el problema de los incendios no es tanto el cambio climático, como un ecologismo mal entendido. "Mal entendido, porque está basado en la ignorancia", denuncia, indignado. Así, Berrocal critica el "ecologismo de ciudad" que predican aquellos que "no conocen nada del campo y que, además, atacan a la ganadería, a la agricultura…". A todos ellos les recuerda que no hay nadie más ecologista que ellos: "No hay más que ver quiénes son las víctimas hasta ahora: brigadistas, ganaderos… Que son lo que están en el campo, los que luchan y dan la vida por sus animales, por sus granos, por sus granjas y por su pueblo. El ecologismo no es un discursito. El ecologismo es defender el campo y quererlo como lo queremos la gente que vivimos aquí".

Precisamente por ello, invita a Teresa Ribera a visitarles. "Yo a Pedro Sánchez le diría que a lo mejor él está muy ocupado, pero, hombre, que la ministra de Transición Ecológica nunca se haya dignado a recibirnos… Pues me parece que es está fuera de lugar, sencillamente", lamenta mientras su enfado va in crescendo. "Señora ministra -concluye mirando a cámara-: le hemos pedido una reunión en reiteradas ocasiones-, tenemos mucho que contarle, usted tiene mucho que aprender de nosotros y nosotros seguramente de usted, pero así, como usted está obrando, con nosotros no cuente para nada".

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso