Menú

Sánchez exigió inaugurar el AVE extremeño pese a saber que no superaría los 102 KM/hora

Sánchez quería su anuncio electoralista en plena caída de intención de voto y ordenó su lanzamiento.

Sánchez quería su anuncio electoralista en plena caída de intención de voto y ordenó su lanzamiento.
Casa Real

Pedro Sánchez inauguró la alta velocidad extremeña con unos trenes a 89 KM/hora. La gesta se superó al cerrar un viaje el pasado jueves a 78 KM/hora. Pero lo peor es que nada de todo ello era extraño al presidente del Gobierno: Sánchez quería su anuncio electoralista en plena caída de intención de voto y ordenó el lanzamiento del AVE extremeño pese a saber que los viejos -porque ni siquiera eran nuevos- trenes no superarían los 102 KM/hora. Una velocidad más propia de una Vespa que de algo bautizable como alta velocidad.

Los equipos del PP han analizado la documentación en poder del Gobierno en el momento del lanzamiento de un AVE extremeño difícilmente calificable de veloz. Y, tras realizar los cálculos de los tiempos en los distintos tramos del trazado del tren, han llegado a una cifra: 102 KM/hora. No da para más. Porque esa esa la velocidad máxima que podría haber conseguido tener el supuesto AVE extremeño rebajado ya popularmente al rango de pajarillo.

El tramo inaugural tenía exactamente 135,6 km de plataforma AVE construida entre Badajoz y Plasencia en la que se llevaba trabajando (incluidos estudios, proyectos y obras) más de 20 años. Estos 135,6 km forman parte de un recorrido total de 189,2 km, que es la distancia que por ferrocarril hay entre la estación de Badajoz y la de Plasencia (estación de Monfragüe). Esto quiere decir que 53,6 km (el 28%) del recorrido se sigue haciendo por el antiguo trazado ferroviario del tren, de acuerdo con la siguiente distribución:

  • Estación de Badajoz hasta plataforma de AVE en Novelda: 13,8 km
  • Bypass de Mérida (en obras): 16,8 km
  • Accesos a la estación de Mérida: 9,0 km
  • Accesos a la estación de Cáceres: 14,0 km

A partir del mega anuncio de Sánchez, en viaje comercial y teniendo en cuenta todo ello y las velocidades de cada tramo, el tren tarda en recorrer los 189,2 km que separan Badajoz de Plasencia 1 hora y 51 minutos, es decir, que el tren circula a una velocidad comercial media de 102 km/hora. No hay más.

Y los motivos igualmente eran conocidos por el presidente del Gobierno: el tren Alvia de segunda mano que presta el servicio, y funcionado con gasoil (para la electrificación falta un año), solo puede alcanzar los 180 km/h. Pero esta velocidad sólo se consigue en determinados tramos, pues los nuevos puentes del Tajo y del Almonte, además del túnel de Santa Marina en Cañaveral, están limitados, por diversas cuestiones a 120 km/h. Para colmo, en los 53,6 kilómetros del trazado antiguo, el tren debe viajar a baja velocidad.

Pero es más: ningún kilómetro de obra entre Plasencia y Navalmoral está terminado (algunos tramos ni siquiera han comenzado a construirse); son 68,6 km que requerirán de al menos 5 años de trabajo para poder ponerlos en servicio.

Y en peor situación están los 140 km que separan Navalmoral/Oropesa de Pantoja (en Toledo, punto en el que se conecta con la línea de AVE que viene desde Sevilla) que ni siquiera tienen aprobado el Estudio Informativo y de Impacto Ambiental. Este expediente iniciado en el año 2017 por el Gobierno del PP, lleva 4 años guardado en el cajón del Ministerio de Transporte. Y no faltan expertos que aseguran que este tramo no podrá entrar en funcionamiento hasta 2035 pues no podrá captar fondos europeos para su financiación.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro