Menú

El padre del pequeño Bastian se harta de la Justicia portuguesa y rescata a su hijo por sus propios medios

El menor había sido secuestrado por su madre en mayo. A pesar de que ésta fue detenida en agosto, el pequeño seguía en Portugal con su familia materna

El menor había sido secuestrado por su madre en mayo. A pesar de que ésta fue detenida en agosto, el pequeño seguía en Portugal con su familia materna
Libertad Digital

Tras más de cuatro meses secuestrado por su madre, el pequeño Bastian, de tan solo cinco años, ha podido por fin abrazar de nuevo a su padre, con quien trata de recuperar la normalidad en Barcelona. Así lo ha confirmado a Libertad Digital el portavoz de SOS Desaparecidos, Joaquín Amills, después de que la prensa portuguesa se haya hecho eco en las últimas horas de un rescate de película que, sin embargo, no ha corrido a cargo de la Policía lusa, sino de unos detectives privados que el barcelonés había contratado ante la lentitud de la Justicia.

Gracias también a la labor de estos profesionales, el pasado mes de agosto, las autoridades del país vecino habían conseguido detener a la madre del menor, tras ser localizada en una ecoaldea de Lagos. Sin embargo, Portugal decidió entonces fijar la residencia temporal del pequeño Bastian en casa de su abuela materna mientras decidía qué hacer con el caso.

Desesperado por una situación que sabía que podía alargarse en el tiempo, y atemorizado por las pistas que apuntaban a un plan de fuga a África en caso de que consiguiera la libertad provisional, el pasado fin de semana el padre decidió tomar cartas en el asunto y llevarse a su hijo por sus propios medios. "No hay que olvidar que él es quien ostenta tanto la patria potestad como la custodia en España, por lo que él no está incumpliendo la legalidad", puntualiza Amills, que recuerda, además, el cuestionable historial de una mujer que llegó a interponer hasta siete denuncias falsas contra su expareja, acusándole incluso de abusar sexualmente del pequeño.

Dos detectives lo rescataron

Según relata la prensa local, dos hombres supuestamente enviados por él se personaron el pasado sábado en Setúbal y, haciéndose pasar por policías, le comunicaron a su abuela que debían hacerse cargo de Bastian. Ella lo entregó, pero pronto se dio cuenta de que dichas personas no eran quienes decían ser, así que interpuso una denuncia por secuestro.

Con la tranquilidad de saber que la ley -al menos la española- está de su parte, el padre del pequeño informó este mismo martes al Ministerio de Justicia de que Bastian está con él y se encuentra perfectamente. "La que se llevó al niño sin decir nada fue su madre. La que lo ha tenido secuestrado durante meses en una comuna hippie es ella. Ahora, Bastian no está desaparecido. Está en Barcelona con su padre, perfectamente localizado y tratando de hacer una vida normal", defiende el portavoz de SOS Desparecidos.

Según denuncia, el problema de este caso es el mismo que se repite en todos los casos de sustracción internacional: el reiterado incumplimiento del Convenio de La Haya por parte de los firmantes. Dicho convenio, suscrito por Portugal, obliga a restituir al menor a su país de origen sin intervención judicial. Es decir, sin entrar a valorar el fondo de la cuestión. Sin embargo, en la práctica, ningún estado se resiste a ello. Y eso es precisamente lo que ha pasado con la Justicia lusa: en lugar de devolver al pequeño Bastian a España, el Tribunal de Menores de Setúbal ya estaba valorando el caso.

La pasividad de Portugal

"Yo no voy a entrar en si está bien o está mal lo que ha hecho su padre, pero lo que sí voy a reiterar es que ha habido una pasividad tremenda por parte de las autoridades portuguesas -insiste Joaquín Amills-. Y no hay que olvidar que aquí la que no ha cumplido con la ley es la persona que sustrajo al menor. El padre ha puesto todos los recursos para que se cumpla".

En este sentido, el portavoz de SOS Desaparecidos recuerda que no fue la Policía lusa la que localizó a la madre en la ecoaldea de Lagos, sino que fueron los detectives contratados por el padre los que dieron con su paradero: "La Policía de Portugal no ha hecho nada. Si fuera por ellos, jamás la hubieran localizado, eso lo tenemos todos claro. De hecho, antes de que la detuvieran el pasado mes de agosto, el padre ya les había comunicado dónde se escondía, pero esa primera vez actuaron muy tarde y logró escapar".

Con todo, Amills confía en que Bastian y su padre puedan volver a la normalidad lo antes posible y que el pequeño, de tan solo 5 años, pueda volver al colegio y hacer las cosas propias de un niño de su edad. "No como estaba con la madre, de comuna en comuna para que no les localizaran -apostilla-. Y si Portugal tiene alguna queja, que se lo haga saber al juzgado de Barcelona, porque insisto, el padre no está desaparecido".

Temas

En España

    0
    comentarios