Menú

Guillermo Díaz: "Todo el mundo sabe que no es necesaria la mascarilla en el transporte público"

El diputado de Cs ha comentado en esRadio la petición al Gobierno de eliminar las mascarillas en el transporte y la refundación del partido.

Entrevista a Guillermo Díaz Es la Mañana de Federico

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

El diputado de Cs ha comentado en esRadio la petición al Gobierno de eliminar las mascarillas en el transporte y la refundación del partido.
Guillermo Díaz, diputado de Ciudadanos. | David Alonso Rincón

Algunos partidos han comenzado a pedir al Gobierno que elimine el uso obligatorio de la mascarilla en el transporte público. Uno de los más combativos en este sentido es Ciudadanos que a través de su diputado Guillermo Díaz dejó claro en el Congreso las situaciones absurdas que se producen cuando estás en un acto multitudinario sin mascarilla y luego tienes que subirte a un taxi o coger el metro o el autobús y tienes que ponértela.

Díaz ha comentado en el programa Es la Mañana de Federico de esRadio esta estrategia de su partido para conseguir abrir el debate y que el Gobierno de Pedro Sánchez retire esta medida. Ha asegurado que "este tipo de intervenciones que llaman a la acción las tenemos muy pensadas" y ha recordado que "llevaba tiempo pidiendo al Ministerio de Sanidad que íbamos a llevar este asunto al Congreso si no hacía nada".

Cree que los miembros del Gobierno "no están convencidos" y que "están mas por la imposición de una medida como la mascarilla en el transporte publico o en otro tipo de centros como las ópticas o las farmacias". Es "una medida que sabemos que no es eficaz, que está prácticamente todo el mundo vacunado y que la covid cursa como una enfermedad es una leve en la grandísima mayoría de los casos", ha apuntado el diputado de Cs.

"Estamos evitando un mal menor con una imposición mayor", cree Guillermo Díaz y que "esto es un problema" porque "la próxima vez que una autoridad pública tenga que convencer o recomendar a la ciudadanía para que utilice una medida sanitaria concreta tendrá muy desgastada su credibilidad porque todo el mundo sabe hoy que no es necesaria la mascarilla en transporte público".

El diputado malagueño ha asegurado que cuando hacen estas intervenciones "al Gobierno le molesta" porque "les acorralas argumentalmente y se ve obligado a moverse". En este sentido, ha recordado cuando interpeló al presidente del Gobierno sobre la obligación del uso de las mascarillas en el interior en España esgrimiendo unas fotografías del propio Sánchez sin ella en un espacio cerrado en Bruselas. Ha contado que "a los pocos días abrieron el debate y quitaron la mascarilla en lugares cerrados".

La refundación de Ciudadanos

Guillermo Díaz también ha hablado del proceso en el que está inmerso el partido en el que milita y por el que es diputado nacional. Ha contado que "en este verano hemos dedicado dos meses a la labor interna y hemos mirado bastante y escuchado mucho hacia adentro con unos 2.000 simpatizantes". "Ahora mismo vamos a salir hacia afuera y sacar algunos temas de los que se habla poco o nada en la clase política y sí en las casas".

"Es lo que hemos firmado no decir porque los tiempos mediáticos son caprichosos y hay que elegir muy bien cuando se comunica algo para que tenga eficacia", ha remarcado Díaz que asegura que durante los próximos meses "vamos a lanzar políticas concretas muy valientes y algunas muy polémicas pero que estamos convencidos van a conectar con muchísimos españoles". Estas políticas "hablan de los que vemos a los ciudadanos hablar en sus comidas, sus cenas o tomando unas cervezas pero la clase política está a otra cosa". "Estamos haciendo ese fuerzo de recolectar con la base social española que ha dejado de votarnos", ha añadido.

El diputado de Cs por Málaga también ha comentado el ofrecimiento del alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, a Begoña Villacís, una de las principales cabezas visibles de Ciudadanos para unirse al PP. Ha asegurado que "aunque por mucho que yo quisiera seguir en política hay unos principios, una ideología y valores de los que yo ni siquiera soy dueño porque son conclusiones intelectuales de muchos años". Ha contado que entró "en política con cargo institucional con 36 años y ya tenia una trayectoria intelectual previa que me lleva a Ciudadanos y al partido liberal español y yo no podría estar en otra parte".

"Soy un gran defensor de la unidad de España y de la libertad e igualdad de todos los españoles pero al mismo tiempo quiero una España que no defienda el cupo vasco, que no se reparta a los jueces o que las libertades civiles tienen que ser amplias. En ese sentido el único partido que me representa y en el que puedo estar plenamente cómodo es Ciudadanos. Y también voy a pelear porque Cs persista y estoy seguro de que lo vamos a conseguir. Vamos a revitalizar y poner en marcha otra vez el partido liberal español", ha explicado.

El político malagueño ha indicado que "no pasa nada por dejar la política, hasta mis 36 hice muchas cosas distintas y no me importaría hacer otras cosas. Hay muchas formas de servir a España". Cree que en el mundo de la política hay "un mal" que es "cuando alguien sin oficio ni beneficio hace de la política su oficio. Esa gente luego está sometida al ardid y el capricho de terceros. Tienes que tener una profesión y un modo de vida y mí no me aterra abandonar la política. Siento lástima por la gente que por narices tiene que estar en política porque creen que tras la política no hay nada. Hay un mundo estupendo, aconsejo a que miren más allá. Hay vida después de la política, ha dicho.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador