Menú
La prensa de un vistazo

La suerte de Sánchez está echada desde que eligió como aliados a "los confines de la izquierda más dura"

La derecha gana en Italia y la izquierda se echa las manos a la cabeza. Cuando las barbas de tu vecino veas cortar...

La derecha gana en Italia y la izquierda se echa las manos a la cabeza. Cuando las barbas de tu vecino veas cortar...
Sánchez en un acto de un periódico de extrema izquierda. | EFE

El Mundo

"La derecha dura de Meloni vence en Italia y sacude la Unión Europea". Aquí la progrez se rasga las vestiduras y se mesa los cabellos.

El editorial critica en lo que se ha convertido Barcelona con Ada Colau. Ciudad sin ley, el salvaje Oeste. "500 personas saquearan comercios, quemaran mobiliario urbano y vehículos, y protagonizaran batallas campales contra las fuerzas de seguridad" y su alcaldesa sin inmutarse. A ella no le pasó nada, claro. Este es "el resultado de la degradación política, económica y social que hace una década desencadenaron los gobernantes de la Generalitat y del propio Ayuntamiento de Barcelona con su tolerancia y promoción de la ilegalidad, su secuestro del espacio público, sus ataques a la propiedad privada y la legitimación de la violencia callejera como elemento de presión. Son, en fin, el penúltimo traslado a la sociedad de la deriva de la democracia en Cataluña".

"Las fuerzas de seguridad han sido ninguneadas en Cataluña. Según conveniencia se han presentado como enemigos o socios de causas políticas y de la sociedad. El cuerpo está lastrado por la falta de apoyo institucional y, más grave, por los ataques institucionales". "La quiebra del Estado de Derecho en Cataluña ha dado lugar a un período de inestabilidad que dura ya más de una década. Ha afectado a la competitividad de la región, a su atractivo turístico y al papel de Barcelona como gran urbe europea".

Federico Jiménez Losantos comenta la pederastia que fomenta Irene Montero. "Al atribuir al menor la capacidad de consentimiento sexual del adulto, Montero declara abolido el Código Penal, que, como todos, cifra una edad de consentimiento sexual, ahora 16 años. Un niño (o niña; les niñes no existen) seducido, comprado o enamorado por un adulto aceptará e incluso buscará esa relación sexual, pero no tiene la madurez suficiente para valorar sus consecuencias. Por eso lo prohíbe.

Los pedófilos franceses del 68, hoy de vuelta, se asombrarán ante el Gobierno español. Oltra y su marido, aplaudirán".

E Iñaki Ellakuría nos cuenca cómo es la nueva canción protesta catalana. Se trata de un joven músico conocido como Alizzz que les ha lanzado un "escupitinazo escupitajo con forma de temazo pop " a los pijos catalanes. El chaval, "ganador de varios Grammys, publicó el tema Que pasa nen poco antes de la Diada". "Una canción protesta, interpretada en catalán, que transita entre la irreverencia trapera, la acidez punk y la ironía rumbera, en la que Alizzz vindica la periferia barcelonesa y su ciudad Castelldefels como vanguardias creativas frente a un monolingüe mandarinato cultural, copado por el nacionalismo, al que le reprocha que no le consideren parte de la cultura catalana por utilizar mayoritariamente el español en sus canciones". La letra emociona. "«Vamos por delante en el sur de la ciudad, vosotros sonáis aburridos y estirados; llevaré a Castefa tres Grammys al año, Rosalía y Estopa son del Baix Llobregat; soy un choni, un ignorante, un charnego de periferia; me siento Chanel, catalán de segunda... Burguesía intelectual, podéis comerme la polla...»". Y en catalán, oiga.

Tras pedir las sales, "el ex cantante Lluís Llach, arcángel llorica de Waterloo, en un mensaje dirigido a Alizzz: «Harás cultura catalana cuando utilices lengua catalana. Si utilizas la lengua castellana, haces cultura castellana desde Cataluña»". Lo que no sabe este chico es que la cultura catalana no existe, existe la cultura española y ahí entra la cultura catalana.

El País

"Los sondeos dan una clara victoria a la ultraderecha" en las elecciones de Italia. Sí, es lo que tiene la democracia, que la gente vota lo que le viene en gana. En España, después de haber vivido el trauma del sanchismo podría pasar cualquier cosa. Habrá que hacer una segunda Transición cuando acabe la dictadura de Pedro Sánchez. Pepa Bueno está que trina. Ya se sabe que para la izquierda solo puede ganar la izquierda, aunque sea con trampas. "Italia, uno de los socios fundadores de la Unión Europea, será gobernada casi con toda seguridad por un partido nacido en la estela del fascismo de Mussolini". Mussolini, Franco, ya está la izquierda mediática con sus monstruos del pasado. De los estalinistas que tenemos el Gobierno sin embargo no habla.

"Nunca antes un Gobierno de la Europa occidental había sido dirigido por una derecha de inspiración neofascista que de forma desacomplejada exhibe su escepticismo antieuropeísta y su nacionalpopulismo beligerante". Sobreviviremos. Ya sobrevivió Europa al Gobierno de Txipras, está sobreviviendo al social comunismo español, podrá soportar a Meloni.

Pepa Bueno propone que la UE castigue a Italia por lo que ha votado quitándole el dinero que le corresponde. Mala idea, Pepa, muy mala idea. "Parte de la estrategia política de Meloni va en busca de una futura hegemonía en la derecha italiana y casa mal ese objetivo con políticas que puedan poner los fondos de recuperación en riesgo". Vaya, ¿ahora los fondos dependen del partido que gobierne un país? ¿Y a nuestros comunistas no les afectan?

Sobre el debate de los impuestos habla Anabel Díez. "El PP nacional, dirigido por Alberto Núñez Feijóo, sabe que atacar al PSOE por crear un impuesto para las grandes fortunas tiene un calado limitado en amplísimas capas sociales. Lo importante es el IRPF, apuntan fuentes populares. Ese impuesto es el que importa al afectar a las clases medias y bajas, en las que hay voto del PP y del PSOE". Que son más, muchísismos más que los ricos, que además, como son ricos, siempre encuentran la manera de escabullirse.

"El Gabinete de Sánchez quiere asentar un mensaje en la sociedad sobre quiénes son su principal motivo de preocupación: los débiles o muy débiles económicamente, y todos los que se tienen que desenvolver con limitaciones en la vida diaria". A buenas horas, hasta el momento solo se ha destacado por ir en Falcon hasta el baño.

"La bajada del IRPF no está en la página de prioridades del Gobierno, necesitado como está de recursos para atender a tantos sectores afectados por las consecuencias de la guerra de Ucrania". Venga ya, Anabel, si el Gobierno se está forrando.

El Gobierno, dice, está "muy cómodo en no dejar de mencionar a "los ricos" y su obligación de aportar y hacer un esfuerzo solidario en favor de las clases medias y bajas". Si se cree que la gente le va a votar por eso vive en Babia.

ABC

"Sánchez se guarda 15.000 millones en ayudas prorrogadas para el año electoral". Para comprar votos, vaya.

Dice Ignacio Camacho que la guerra de impuestos es porque el PSOE ha perdido Andalucía. "De esa orfandad tan repentina como desoladora parte la decisión de Moncloa de responder a los estímulos fiscales de la Junta con un ataque en tromba y una especie de recentralización recaudatoria más retórica que real y menos eficaz que demagógica. La estrategia no puede ser más irreflexiva ni contradictoria: un Gobierno sostenido por los nacionalistas decidido a poner cortapisas al sistema competencial de las autonomías", cosas veredes. "Pero el sanchismo nunca ha tenido la coherencia en su catálogo de características y no va a detenerse en remilgos con las urnas municipales a la vista. Utilizará cualquier pretexto que le sirva para desencadenar una ofensiva contra una derecha en plena crecida, aunque ninguna estrategia le haya funcionado en las últimas cuatro derrotas parciales consecutivas. Cuatro elecciones, cuatro heridas". Vamos a por la quinta.

"El estado de ánimo interno del socialismo ha caído a plomo en su antiguo feudo, y es difícil que Sánchez lo revitalice porque sus propios alcaldes lo perciben como un peso muerto". A ver si pronto se queda un mero muerto políticamente hablando.

Girauta habla de lo que dijo Irene Montero. "Una. Ningún adulto tiene derecho a tocar el cuerpo de un niño español si este no quiere. (Ergo si el niño quiere, el adulto tiene derecho a tocarle su cuerpo). Dos. Los niños pueden tener relaciones sexuales con quien deseen si media consentimiento. Lo ilógico sería concluir que la ministra no avala la existencia de un derecho que en realidad no existe, puesto que el consentimiento en materia de relaciones sexuales solo opera entre adultos. No solo no juega ningún papel cuando quien consiente es menor de dieciséis años y el otro sujeto de la relación es un adulto, sino que la conducta del segundo es constitutiva de delito. Si Irene Montero se equivocó y quería decir otra cosa, ha tenido cinco días para rectificar. Aún puede hacerlo cuando desee. Si no rectifica, un miembro del Gobierno está reivindicando el derecho a cometer un delito". Pero la ministra colada por Iglesias es una arrogante que no rectificará jamás.

La Razón

"La derecha con Meloni a la cabeza arrasa en Italia". Derecha dura, ultraderecha, derecha a secas. Cada periódico la define cómo le va.

Dice el editorial que "si ha habido una ausencia clamorosa en el debate electoral italiano ha sido la supuesta vuelta del fascismo, asunto finiquitado entre nuestros vecinos del sur, por más que entre las izquierdas del resto de Europa no haya dejado de alzarse el manoseado espantajo". La mediática, sobre todo, que habla a todas horas de Mussolini.

"Pero que nadie se alarme. Ni en Italia ni, por supuesto, en Suecia, se avecina un apocalipsis ni la Unión Europea corre el menor riesgo de ruptura ni peligra la democracia. Todo lo más, y no es poco, se pondrá el acento en otras políticas económicas y sociales, que no aspiran a transformar la sociedad, forjando un nuevo paradigma ciudadano, sino a procurar alivio a los sectores productivos y mejores condiciones de vida para los hogares". Uy, que nadie se alarme. La izquierda mediática va a dar tal tabarra que no es descartable que en España gane Vox.

Dice Marhuenda que "la desesperación de la poderosa izquierda mediática española es comprensible, porque la realidad no encaja en sus relatos imaginarios. Por supuesto, en España también gobierna el centro izquierda, y ya todo el mundo sabe que Podemos, los bilduetarras y los independentistas, son un modelo de centralidad".

"La izquierda debería reflexionar sobre las causas de su retroceso en Europa, su sectarismo a la hora de analizar los resultados electorales y asumir sus propios errores. Cuando entraron los comunistas y antisistema en el gobierno español no dijeron que era una catástrofe o que Europa estaba alarmada". Y acabamos siendo gobernados por un ultra como Sánchez o Yolanda Díaz, proetarras y separatistas. Así nos luce el pelo.

Ángela Wallvey dice que "algunos se muestran escandalizados ante lo que denominan «la podemización de Sánchez». Se extrañan de que el PSOE sanchista «vire a la izquierda», en vez de centrarse". ¿Qué viraje? Sánchez mostró su radicalidad desde el mismo día que firmó el pacto con Pablo Iglesias. "«Dime con quién andas y te diré quién eres», refrán español, cargado de sabiduría y experiencia popular".

"Desde el momento en que se establece una alianza política con grupos (de izquierdas duras) que obligan a firmar acuerdos parlamentarios decisivos en la vida de los ciudadanos, la suerte está echada. Desde ese instante, Sánchez será percibido como escorado hacia los confines de izquierda, allí donde están sus aliados". Y ya no puede hacer nada para remediarlo. Desde entonces mostró su auténtico rostro. Muy desagradable, por cierto. Y encima ha mostrado una hostilidad y una violencia extrema contra todos los españoles que no están de acuerdo con él. Esos españoles que no son pocos aguardan con el voto entre los dientes para decirle lo que piensan de él. Y no es nada bueno. Así que, puede entretenerse lo que le queda en Moncloa en examinar si pincha el efecto Feijóo o si baja el suflé. El efecto Feijóo no es más que el deseo de la mayoría de los españoles de echarle a patadas de Moncloa.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Reloj España
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad