Menú

Ridículo propagandístico: el tráiler de la serie para ensalzar a Sánchez lo convierte en carne de meme

Las reacciones en redes sociales al adelanto de la serie documental no han sido muy favorables.

Las reacciones en redes sociales al adelanto de la serie documental no han sido muy favorables.
Begoña Gómez y Pedro Sánchez desayunando en Moncloa | Imagen TV

El pasado 29 de septiembre pudimos ver, por fin, un adelanto de la publicitada serie documental que pretende mostrar la dimensión "más personal y humana" de la sede de la presidencia del Gobierno de España y del propio Pedro Sánchez.

Si dejamos a un lado el abuso de recursos públicos que supone utilizar la Moncloa —un complejo de la Administración General del Estado, mantenido con los impuestos de todos los españoles, que acoge la sede de la Presidencia del Gobierno de España desde 1977 y es, además, la residencia oficial del presidente del Gobierno y su familia,— como plató para una serie puramente propagandística, a mayor gloria del inquilino del Palacio, da la sensación de que Pedro Sánchez y sus asesores viven totalmente fuera de la realidad, o bajo los efectos del conocido como síndrome de la Moncloa.

Los dos minutos y medio que dura el tráiler han cosechado tal cantidad de críticas y han propiciado tantos comentarios jocosos en redes sociales, que podemos apostar sin riesgo de que nos equivoquemos, que con la docuserie completa va a ocurrir exactamente lo mismo. Pedro Sánchez se ha convertido en carne de meme, y va a ser difícil que la emisión completa mejore la percepción que cada vez más españoles tienen del presidente del Gobierno.

Porque se puede regresar de todo, menos de hacer el ridículo, según frase atribuida a Perón. Y en esos dos minutos y medio, además de ostentación y postureo, se hace mucho el ridículo.

Políticamente Acorrecto comenta con ironía que "la impresionante serie documental sobre Pedro Sánchez en La Moncloa está a punto de estrenarse. En el primer episodio se explicará cómo tus impuestos son para sanidad y educación. No puedes perdértelo".

Sobre el tráiler hemos podido leer comentarios de todo tipo, como los relativos a la antinatural risotada de Sánchez al escuchar la gracieta de Biden en un momento de la cumbre de la OTAN del pasado mes de junio. Algunos señalan que es eso lo que lleva haciendo este Gobierno desde hace meses: reírse de todos nosotros.

También han sido muchos los comentarios sobre la única escena familiar que hemos podido ver hasta ahora. Las críticas al postureo del desayuno con su mujer, Begoña Gómez, tan antinatural como la risotada, ambos leyendo o haciendo que leen periódicos internacionales —"Están leyendo Le Monde y The Times... como cualquier matrimonio normal; mientras toman café y mermelada inglesa. ¡¡Fantasmas !!" señala Miguel Ángel Fraile—; algunos incidiendo en lo cómico que resulta que pasan la página del periódico los dos al mismo tiempo, como si fuese una coreografía perfectamente ensayada —en realidad lo es—; o esos detallitos como dejar la cuchara dentro de la taza —"¿Quién deja la cucharilla en la taza? Se coloca en el plato después de utilizarla que para eso está. Estos no tiran de la cadena, te lo digo yo" dice un usuario— o tomar el batido en copa —"Más allá de todo, todo, TODO lo que su sanchidad hace mal, son unos cutres. La cucharilla en la taza… el batido de fresa en copa…" añade Olimpia Segura.

Pero lo que más indigna en la red social es esa ostentación de una vida regalada que, según opinan muchos, pondría de manifiesto el desprecio o la falta de empatía hacia la situación en la que se encuentran las familias españolas, que llegan con dificultades crecientes a fin de mes y a las que les espera un durísimo invierno. Muchas de estas familias van a tener que elegir en los próximos meses entre comer, calentarse o pagar la hipoteca.

El efecto que están provocando esos dos minutos y medio igual no ha sido bien calibrado por los cientos de asesores que habitan en el completo de la Moncloa —"¿Alguien me puede decir a quién se le ocurrió la serie? ¿Y quién le dio el visto bueno? Menudos iluminados", escribe José Luis García—.

Comentarios que van en la línea de los que ya expresó el pasado mes de marzo el entonces único candidato a presidir el PP, Alberto Núñez Feijóo, que calificó el anuncio de la serie de "frívolo". Con "una guerra a las puertas de Europa" y con una "profunda crisis económica", anunciar un reality show "da un perfecto mensaje de lo que es una política inmadura y frívola", señaló el líder popular.

"Viven en Marte", "una estampa muy de pueblo", o "a mí esta gente exhibiéndose así en mitad de esta crisis, lo que me da es miedo. Ni nos respetan, ni les importamos, ni temen las consecuencias", señalan los usuarios en Twitter desde el pasado jueves.

"Pronto en sus mejores pantallas el inmoral, obsceno y vergonzante documental encargado por Pedro Sánchez a mayor gloria de Pedro Sánchez. Propaganda de la peor especie. No debe haber en Moncloa un solo asesor en comunicación audiovisual que diga que esto es un suicidio político".

Si la serie se hizo con el objetivo de mejorar la imagen de Pedro Sánchez, no parece que ese objetivo se haya conseguido. El estreno de la misma está previsto para el próximo año, un momento en el que los estragos de la crisis económica y energética se habrán manifestado con toda su crudeza... y en plena campaña electoral. Igual no es la mejor idea.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Reloj España
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad