Menú
La prensa de un vistazo

"Sánchez va a por todas: le gusta ganar incluso cuando sabe que va a perder"

Es el día de los presupuestos y no se habla de otra cosa. Números, cuentas, hoy todo el mundo es economista.

Es el día de los presupuestos y no se habla de otra cosa. Números, cuentas, hoy todo el mundo es economista.
Pedro Sánchez, en el Congreso. | EFE

El Mundo

"Sánchez sube todas las pensiones el 8,5% y exprime a la clase media". "Hacienda exprime a la clase media para recaudar 113.000 millones en IRPF tras dejarla fuera de su bajada fiscal". Vamos, que Sánchez ha decidido prescindir de los votos de la clase media. Total, son solo la mayoría de la población. Dice el editorial que se trata de unos presupuestos "insolidarios".

"El Ejecutivo prevé para todos los pensionistas españoles una subida de en torno al 8,5%, en el marco de unos presupuestos expansionistas marcados claramente por el año electoral que se avecina. El problema consiste en que las clases medias y los jóvenes no sólo no verán aliviada su carga fiscal -pues el Gobierno insiste en no bajarles los impuestos-, sino que además verán cómo el gasto público se concentra en mejorar las pensiones a la población jubilada, ya sean estos pensionistas con rentas altas o con rentas bajas". Y a los trabajadores de mediana edad que les den morcillas.

Pero lo que más coraje da es la subida del 3,5% a los funcionarios, los privilegiados de España. "Solo razones electoralistas pueden explicar que el Estado incremente de forma lineal el poder adquisitivo a los colectivos que tienen una renta garantizada, en lugar de concentrar sus esfuerzos en las capas sociales más débiles".

"El ciudadano, en suma, asiste atónito a un aumento considerable de la previsión de la carga fiscal cuando los precios suben y cada vez le cuesta más llegar a fin de mes". Y para colmo, como dice Emilia Landaluce, "nadie sabe si el nuevo impuesto de patrimonio se aplicará o será más farfolla presidencial para parecer de izquierdas, aunque luego se diluya en mil trámites. Lo que es seguro es que no lo pagarán los millonarios, ni los billonarios, ni los fondos buitres, ni los fondos sin fondo. Lo pagarán los de siempre. Usted". Los asalariados, que no tienen escapatoria.

Federico Jiménez Losantos urge a abolir el reparto de los jueces. "Bajo Sánchez un ministro de Justicia declaró en el Congreso que España está en «proceso constituyente». Lo que Campo proclamó era que socialistas, comunistas, etarras y golpistas, dueños del Poder, han iniciado por su cuenta, sin consultar a los españoles, un proceso destituyente que nos priva de la soberanía y anula a la nación española como sujeto político y base del orden constitucional". "La clave de todo es esta: nos han destituido como dueños de España. Unos malhechores, jueces incluidos, quieren asegurarse unos años de poder a cambio de robarnos la nación. Hay que pararlos ya. Pero ya". Lo que no dice Federico es cómo.

El País

El periódico del régimen ve unos presupuestos perfectos, como no podía ser de otra manera. "El Presupuesto refuerza el escudo social ante el menor crecimiento". El editorial dice que son unos presupuestos "prudentes". Que "expande el gasto social", dice. Más bien tira el dinero como si fuera suyo. También dice que se "incrementa la partida de Defensa tras resolver las discrepancias internas entre los socios de Gobierno". Sus socios han montado en cólera. Bueno, en colerita, oh, ah… pero no rompemos, que a ver de qué vamos a vivir fuera de la política, ha dicho Echenique, uno de los tíos más malos y peligrosos que han pasado por la política española. Sánchez tiene bien tomada la medida a sus socios.

También dice el editorial que "el Gobierno aprovecha el aumento de la recaudación derivado del mayor crecimiento económico de este año", cuando el aumento de la recaudación viene de freírnos a impuestos.

"El Ejecutivo confía en reducir el déficit hasta el 3,9% del PIB en 2023", eso no se lo cree ni Pepa Bueno. "España ha decidido trasladar un mensaje de moderación y responsabilidad por el lado de los gastos". ¿Responsabilidad en los gastos? Pero si parece los Reyes Magos. Los que saben dicen que son los presupuestos más irresponsables de la historia. Miedo da todo lo que surge de este Gobierno.

ABC

"Un Presupuesto para un año electoral que ignora la crisis". Dice el editorial que el Gobierno ha decidido "echar la casa por la ventana con unas cuentas que proclaman «un gasto social histórico»". Esa es la prudencia de la que habla El País. "La ortodoxia aconsejaba unas cuentas más austeras para no seguir alimentando el incendio inflacionario y no dejar la búsqueda de soluciones únicamente en manos de la política monetaria de los bancos centrales. Pero está claro que las prioridades en la Moncloa para 2023 son otras muy distintas". Concretamente, comprar votos.

Julián Quirós evidencia que Sánchez quiere seguir en Moncloa a costa de lo que sea. "El Gobierno se comporta como si le hubiera tocado la lotería", dice. "La desgracia de la inflación y sus consecuencias en forma de desaceleración, que tanto daño están provocando a familias y empresas, tiene en cambio un beneficiario indirecto: la administración, que ve rebosar la recaudación mientras gasta y gasta". De ahí viene el dinero, no del crecimiento económico como pretende colar El País.

"Sánchez va a por todas, sabe que tiene las encuestas en contra pero todavía pretende presentarse y volver a ganar en las urnas. El pastizal que va a repartir con sus últimos Presupuestos no es para que Vara, Puig o Page sigan en sus destinos autonómicos. Es para él, para revalidar La Moncloa. O al menos intentarlo". En contra de lo que dicen algunos, Sánchez va a pelear hasta el último minuto. Feijóo debería tener cuidado con él. El presidente más mentiroso de la Historia de España carece de escrúpulos y solo sabe jugar sucio.

La Razón

"Moncloa presenta unos Presupuestos de cartel electoral". Como dice el editorial, gastar a manos llenas cuando hay elecciones es un "clásico". "Sería caer en angelismo pedirles a los responsables de las cuentas públicas un mínimo de rigor, más, cuando hablamos de un Gabinete de izquierdas, en minoría parlamentaria y con el fuerte ingrediente populista que aporta uno de sus socios". No parece que haya nadie tan ingenuo como para pedir rigor a Sánchez.

"Habrá, por lo tanto, más déficit, la deuda pública seguirá disparada y el crecimiento del PIB trabado por la crisis económica. A cambio, una serie de ayudas sociales, tan tasadas a la baja que, por sí mismas, no solucionan los problemas de nadie, pero que en su conjunto suponen un coste de dinero público de difícil justificación, salvo la de llenar de contenidos diversos la propaganda electoral del Gobierno". "No pueden ser «sociales» unos presupuestos que no tienen en cuenta a las clases medias y al sector empresarial, más que para exprimirles a impuestos".

A Marhuenda le parece normal. A mi también, la verdad. "Hay que partir de la base de que toda actuación en política persigue el fin electoral de alcanzar o mantenerse en el gobierno. A nadie le gusta estar en la oposición". "Sánchez es un político muy competitivo que jugaba al baloncesto y que le gusta, sobre todo, ganar. Incluso cuando sabe que va a perder, como sucedió en las autonómicas madrileñas, espera hasta el último momento conseguir la victoria. No me parece mal". Claro, siempre que no paguemos los demás. "El equilibrio presupuestario debería ser el objetivo prioritario. Es bueno controlar el déficit público y el endeudamiento, pero reconozco que gastar y gastar tiene mejores resultados electorales, aunque pésimos para la economía nacional". Cómo nos gustaría acelerar el paso del tiempo y que mayo fuera mañana al despertar y no dentro de siete largos meses para comprobar cuántos votos están en venta.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad