Menú

El maquinista del tren que descarriló y causó la muerte de 80 personas: "Perdón, pero no pude evitarlo"

El accidente ocurrió el 24 de julio de 2013. El conductor encaró una curva "delicada" al doble de la velocidad permitida. "No había las señales".

El accidente ocurrió el 24 de julio de 2013. El conductor encaró una curva "delicada" al doble de la velocidad permitida. "No había las señales".
Accidente ferroviario en Santiago de Compostela. | ARCHIVO

Arranca el juicio por el accidente del tren Alvia que acabó con la vida de 80 personas y dejó 145 heridas el 24 de julio de 2013, convirtiéndose en la mayor tragedia ferroviaria de los últimos 80 años. Por delante sólo el de Torre del Bierzo de 1944, en el que fallecieron 84 viajeros y otros 75 resultaron heridos, según cifras oficiales.

La primera sesión ha tenido lugar este miércoles y ha estado marcada por la agresión del familiar de una de las víctimas al exjefe de seguridad de Adif, Andrés Cortabitarte, al que le ha propinado un empujón -tras saltarse la barrera policial- cuando se dirigía a la entrada de la Ciudad de la Justicia. El agresor, Jaime García, perdió a su hijo de 27 años aquel fatídico día.

La tensión se mascaba en el ambiente desde primera hora de la mañana. Aunque la sesión se dedicaba a la resolución de cuestiones previas, se deban cita los acusados de los fallecimientos de ocho decenas de personas, de 145 delitos de lesiones y un delito de daños "por imprudencia grave profesional", según señala el Tribunal Superior de Justicia de Galicia.

"Perdón, pero no pude evitarlo"

Este jueves ha declarado Francisco José Garzón Amo, el maquinista del tren que descarriló a la entrada de Santiago y que encaró la curva a más del doble de la velocidad permitida (191 km/h frente a los 80km/h establecidos como límite). No obstante, él ha asegurado que no había señales previas que alertasen de que fuese necesario reducir a velocidad en ese punto. Así que, cuando frenó, era tarde. "Perdón, pero no pude evitarlo", ha aseverado.

Según ha argumentado, "es prácticamente imposible pasar en ese punto de 200 a 80 (km/h)". "No había ninguna señal que me restringiera la velocidad (...), ninguna señal o baliza que dijera que tenía que reducir la velocidad desde la avanzada, que estaba en vía libre", ha insistido en respuesta a las preguntas de su abogado. Se ha acogido a su derecho de no contestar a la acusación.

Ese es el resumen de la declaración del conductor, que se ha venido abajo en cuanto ha comenzado a hablar y ha recordado las circunstancias del accidente, en el que murieron 80 personas y otras 145 resultaron heridas. Su letrado, Manuel Prieto, le ha pedido que relatara lo que ocurrió aquel día dentro de la cabina.

maquinista-tren-accidente-alvia-santiago-061022.jpg
El maquinista se emociona al recordar el accidente en el que murieron 80 personas.

Garzón no ha podido contener las lágrimas. Él mismo quedó atrapado tras el accidente y no pudo salir por su propio pie. Incluso la presidenta la sala, la magistrada María Elena Fernández Currás, le ha tenido que pedir que se tranquilizase. Apenas llevaba diez minutos declarando cuando se ha desmoronado y ha tenido que parar unos segundos para reponerse.

Dos acusados, por imprudencia

Además del maquinista del tren siniestrado, se acusa a Cortabitarte como alto cargo del administrador de la infraestructura, por los problemas de seguridad que pudieran haber ocasionado que no se activara el frenado técnico. El Ministerio Fiscal pide inhabilitación y cuatro años de prisión, para cada uno de ellos.

En la acusación del conductor, la clave parece estar en la llamada del interventor que estaba atendiendo en el momento del accidente, que -según el juez instructor- "se prolongó más de los estrictamente necesario", lo que provocó su conducción "desatenta". Como declaró el otro maquinista del tren -al que el acusado dio el relevo- ante la policía, esa curva es un tramo "delicado" del trayecto y su ‘Libro Horario’ les advertía de que era necesario reducir la velocidad en ese punto.

Estaba previsto que este viernes fuese el turno del responsable de Adif en el momento del accidente. Pero no será hasta la próxima semana. Su abogado ha solicitado que se retrasase alegando que se encuentra "afectado" por la agresión recibida en la primera sesión del juicio, por parte de una de las víctimas. La magistrada ha accedido, dado que su declaración "se va a prolongar" y ha fijado su declaración para el día 13.

En cualquier caso, el juicio durará meses. Está prevista la declaración de cientos de personas. El juzgado ha admitido las declaraciones de 522 testigos, 21 testigos-peritos y 126 peritos, lo que suman 669 testificales. Aunque las partes pueden decidir prescindir de alguna de ellas a lo largo del procedimiento, el juicio se alargará hasta mediados del año 2023.

Temas

En España

    0
    comentarios