Menú

¿Oculta Defensa la compra de cazas F-35, los más modernos del mundo, dentro de los presupuestos?

Las cuentas públicas incluyen un programa de 6.250 millones para sustituir a los cazas Harrier de la Armada y parte de los F-18 del Ejército del Aire.

Las cuentas públicas incluyen un programa de 6.250 millones para sustituir a los cazas Harrier de la Armada y parte de los F-18 del Ejército del Aire.
Caza de combate F35A de despegue y aterrizaje convencional | Lockheed Martin

Las Fuerzas Armadas tienen un problema con la vida operativa de sus cazas de combate. Tanto la Armada como el Ejército del Aire y el Espacio cuestan con sendos modelos de este tipo de aeronaves que llegarán al final de su vida útil durante los próximos años. Y ambos tenían el mismo problema, qué tipo de caza podrían adquirir para solucionar la situación y no perder capacidades teniendo en cuenta el escaso presupuesto del Ministerio de Defensa.

En la Armada, el problema es con su único modelo de caza, el Harrier AV-8B, que se caracteriza por su despegue vertical, que le permite operar en pequeños portaaviones como el BPE Juan Carlos I. Su mantenimiento está garantizado hasta el año 2029, pero no podrá ir más allá, pues todos los países que lo operan lo están sustituyendo ya por el F35B de la estadounidense Lockheed Martin, la única opción disponible en el mercado.

En el caso del Ejército del Aire y el Espacio se trata de los cazas F-18 Hornet. Los más obsoletos, que están en Canarias y van a ser sustituidos por la última versión del Eurofighter Typhoon (Tranche 4), con el denominado Programa Halcón. El caza de generación 4,5 fabricado en Europa y que ya está en servicio en dos escuadrones aéreos españoles (Ala 11 de Morón y Ala 14 de Albacete). Los pendientes de sustituir son los F-18 de Torrejón y Zaragoza.

F35A para el Aire y F35B para la Armada

En este ejército siempre han sido partidarios de tener dos plataformas diferentes de cazas, por si un problema estructural detectado a posteriori por el fabricante obligase a dejar de manera temporal a una de las plataformas en el suelo. Y siempre han apostado por el F-35 para sustituir a los cazas F18, un modelo de caza de quinto generación, la más avanzado, por el que están apostando la mayoría de los países occidentales. Su gran problema era que no es europeo y que resultaba inicialmente muy caro.

Pero el dilema de ambos ejércitos con sus aviones de ala fija más próximos a caducar podría llegar a su fin. Así se desprende del proyecto de presupuestos que ha presentado esta semana el Gobierno de Pedro Sánchez y en el que aparece un misterioso programa de aeronaves militares del que desde el Ministerio de Defensa no facilitan información aclaratoria y que vendría a solucionar estos problemas. ¿Se trata de la compra de los cazas de combate F-35 A (despegue convencional) y F-35 B (despegue vertical)?

La primera pista aparece en el Libro Rojo del proyecto de cuentas públicas. En el apartado 122B, donde se desglosa cómo gastará Defensa los 4.900 millones para Programas Especiales de Modernización (PEM), aparece una partida denominada "avión sustituto del AV-8B y C-15M", a la que se destinan 90 millones de euros. El único programa que puede sustituir a la vez a los Harrier y a los F18 en el del F35 estadounidense.

Una opción alternativa podría ser que se compren los F-35B para la Armada y optar por un modelo europeo para el Ejército del Aire, pero el Eurofighter sería arriesgar a tener una única plataforma y el Rafale francés sería mantenerse en un nivel de generación 4, 5. El proyecto del FCAS no sería viable como muy pronto hasta 2040, por lo que también lo descarta porque los F-18 deben ser sustituidos mucho antes. La lógica dice que, una vez se entra en el F-35 para la Armada, se haga lo mismo para el Ejército del Aire y el Espacio.

eurofighter-typhoon-bayraktar-tb2-dassault-rafale.jpg
Caza Eurofighter (izda), dron armado Bayraktar TB2 (centro) y caza Rafale (dcha)

Otra opción alternativa podría ser desestimar el F-35B para la Armada y sustituirlos por drones armados, como va a hacer Turquía (Bayraktar TB2), expulsada del programa del F-35 por sus compras de armamento a Rusia, pero supondría una pérdida de capacidad importante. Y tendría poco sentido hacer un programa conjunto de sustitución del Harrier y el F-18 para comprar drones armados a unos y cazas de combate a otros (Eurofighter, Rafale…), a fabricantes diferentes de países diferentes.

La ventaja del programa del F-35 en este sentido, además, sería la de compartir buena de la cadena logística para su mantenimiento, lo que supondría un importante ahorro de costes tanto para la Armada como para el Ejército del Aire y el Espacio.

El programa F35 será de 6.250 millones

El desarrollo del mismo se encuentra en el Libro Verde del proyecto de presupuestos. Dentro del anexo que desglosa las inversiones reales y programación plurianual de la Secretaría de Estado de Defensa, como número de proyecto 202314031012, aparece el epígrafe "avión sustituto del AV-8B y C-15M-2ª fase", justo debajo del programa Halcón con el que se sustituye a los F-18 canarios por Eurofighter, dejando claro que son dos programas diferentes.

Las cifras de las que informa el Gobierno dicen que el coste total del programa del F-35 Lightning II para las Fuerzas Armadas españolas será de 6.250 millones de euros, que el programa se inicia en 2023 y que concluirá en el año 2028. También desglosa los pagos de los próximos cuatro años: 2023 (90 millones), 2024 (559 millones), 2025 (559 millones) y 2026 (559 millones). Quedarían 4.483 millones para pagar en los años 2027 y 2028.

fuerzas-armadas-presupuestos-2023-libro-verde-programa-f35-ejercito-aire-armada-071022.jpg
España comprará cazas F35 para la Armada y el Ejército del Aire por 6.250 millones de euros

En el desglosado gubernamental no aparece en ningún momento detallado el número de unidades totales y mucho menos desglosado por ejército de cada modelo de caza de combate que se van a adquirir en ese paquete de compra, pero por las cifras se podrían suponer que el número de unidades totales perdidas no sería muy alta.

Cambiar unos 60 F-18 y 13 Harrier

El Ejército del Aire y el Espacio tiene en estos momentos algo más de 60 cazas de combate F-18 Hornet prestando servicios en el Ala 12 de Torrejón de Ardoz (Madrid) y el Ala 15 de Zaragoza. Mientras que la Armada tiene una docena de cazas Harrier de despegue vertical, más una unidad que se utiliza como entrenador de pilotos.

Los últimos acuerdos comerciales firmados por Estados Unidos y el fabricante Lockheed Martin con países europeos situarían el coste de los F-35A (despegue convencional, el que demanda el Ejército del Aire) en 77 millones de dólares, mientras que el coste del F-35B (despegue vertical, el que necesita la Armada) estaría en 100 millones de dólares. Eso sí, se trata de precios de venta pelados, es decir, sin repuestos, mantenimientos, armamento… por lo que el precio si se contratan estos servicios aumentaría.

Aunque el programa pueda parecer ambicioso, la realidad es que debería ser perfectamente viable teniendo en cuenta la recién estrenada decisión del Gobierno español de tomarse en serio el compromiso adquirido por la OTAN de invertir el 2 por ciento del PIB en Defensa. En el proyecto de cuentas para 2023 se aumenta un 25% el presupuesto total del Ministerio y un 70% el dinero destinado a los grandes programas de armamento.

El total de dinero para 2023 alcanzará los 12.317 millones de euros. Teniendo en cuenta que el PIB español es de 1,2 billones, ese 2% sería este año de 25.000 millones de euros, el doble de la cantidad destinada. Si los sucesivos gobiernos mantienen la intensidad y alcanzan el 2% para el año 2029, la cantidad de dinero destinado a Defensa permitiría perfectamente afrontar los pagos del programa del F-35 y de otros muchos más que modernicen las Fuerzas Armadas.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Reloj España
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad