Menú

El estado de las furgonetas para trasladar presos de la Guardia Civil: falta de cinturones, agujeros…

Los vehículos utilizados por la Benemérita tienen una media de edad superior a 10 años y superan de media los 200.000 kilómetros recorridos.

Los vehículos utilizados por la Benemérita tienen una media de edad superior a 10 años y superan de media los 200.000 kilómetros recorridos.
El mal estado de las furgonetas de traslado de presos de la Guardia Civil

Las furgonetas de la Guardia Civil empleadas exclusivamente para el traslado de presos llevan años en una situación manifiestamente mejorable. Un hecho que no sólo han denunciado desde hace tiempo los agentes del propio Instituto Armado sino que, incluso, ha sido reconocido por el Ministerio del Interior en diversas respuestas parlamentarias a diputados de la oposición durante los últimos cinco años.

Los datos facilitados por el propio Gobierno indican que la media de edad de estos vehículos está por encima de los 10 años y que, de media, superan los más de 200.000 kilómetros recorridos. Los casos más llamativos se pueden encontrar en Madrid, Salamanca, Málaga, Alicante, Valencia o Murcia, donde hay furgonetas de 1998. En la capital de España también otra cifra de récord: allí un vehículo llegó a alcanzar casi el millón de kilómetros recorridos.

Pero más allá de la situación exterior y de mantenimiento de estos vehículos, hay otras cuestiones sobre el estado de los mismos que también son destacables. Así lo ha denunciado la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), una de las asociaciones profesionales con presencia en el Consejo del Instituto Armado, que considera que muchos de estos vehículos no cumplen con la legislación vigente y deberían ser sustituidos.

"Asientos para los presos, detenidos y agentes de custodia sin cinturones de seguridad y orientados lateralmente, vehículos con filtraciones de agua en el suelo, chapado interior y exterior oxidado, corroído. Podrían tratarse de unidades retiradas, pero es el estado de los celulares y furgones que utilizan los guardias civiles del Servicio de Protección y Seguridad", han denunciado en un comunicado emitido en las últimas horas.

"Algunos agentes conducen con la espuma del asiento a la vista porque los asientos tienen notables agujeros, y no son casos puntuales de ciertos vehículos. Hay especificaciones técnicas reguladas desde 2015 que se están incumpliendo y que afectan a cuestiones tan relevantes como los cinturones de seguridad. Se realizan conducciones de presos y detenidos, incluso largas distancias, y estas personas tienen que ir sentadas sin la protección obligatoria", continúan.

"Lo mismo les ocurre a los guardias civiles que realizan la custodia durante el trayecto, sentados de igual modo en rudimentarios asientos orientados lateralmente. Todos quedan expuestos a posibles maniobras bruscas, frenazos y al consiguiente riesgo para la integridad física e incluso la vida", concluyen desde la asociación profesional.

Temas

En España

    0
    comentarios