Menú

Un okupa golpea brutalmente a un vecino por pedirle que ate a su perro peligroso

"He recurrido a la alcaldesa, a los políticos, a la Policía... y nadie me echa una mano", ha denunciado la víctima.

"He recurrido a la alcaldesa, a los políticos, a la Policía... y nadie me echa una mano", ha denunciado la víctima.

Con la nariz y la boca ensangrentadas, la camiseta desgarrada y completamente solo. Así ha quedado Miguel Ángel Albarrán tras recibir una brutal paliza por parte de su vecino okupa. El motivo, explica Miguel Ángel, ha sido pedirle que no pasee a su perro potencialmente peligroso por la urbanización sin correa ni bozal.

"Así ha quedado mi cara después de tener una pelea con un okupa no vulnerable que vive puerta con puerta por pedirle que no lleve a su perro peligroso sin correa y sin bozal", ha explicado Miguel Ángel en un vídeo. "Esta gente no admite ningún tipo de reproche. Y cuando se les recrimina algo que es ilegal, uno llega a este punto".

El okupa lleva tres años viviendo puerta con puerta con la víctima en una urbanización situada en Cubellas (Barcelona). Ya habían tenido algún que otro desencuentro debido a la "chulería y la prepotencia" del okupa, pero esta es la primera vez que el resultado es una agresión violenta y amenazas de muerte a punta de cuchillo. "Él me ha sacado un cuchillo. Y la Policía me ha dicho que no tiene tal cuchillo, cuando le he visto guardarlo en la guantera. He sido amenazado delante de la Policía: que me va a dejar cojo, que va a pegar a mi mujer...", relata Miguel Ángel.

Sin embargo, los agentes no han hecho nada con el okupa peligroso. Tampoco el resto de los vecinos de la urbanización. "Todos miran para otro lado. Los ruidos los aguanto yo. Las amenazas a mi familia las tengo que aguantar yo", señala Miguel Ángel. "Esta es la comunidad de vecinos de la vergüenza, de la cual soy presidente y en la cual miran todos para otro lado. Ahora nadie va a dar la cara. La cara la estoy dando yo".

Asegura que ha recurrido a la alcaldesa, a los políticos, a la Policía... "a todo lo que he podido y nadie me echa una mano. Ahora vivo amenazado de muerte puerta con puerta con un delincuente", denuncia.

"Tres años lleva aquí. Y ya son muchos meses aguantando esta presión que no tengo por qué aguantar. Lo que tengo es un intruso que se aprovecha de cómo están las leyes para, con toda la chulería y la prepotencia, plantarte cara y reírse de ti. Y yo no lo puedo tolerar. Yo estoy pagando mi hipoteca y mis impuestos y no tengo por qué aguantar esto", ha explicado Miguel Ángel a Libertad Digital.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso