Menú

El juez rechaza la orden de alejamiento para el okupa que desfiguró la cara a su vecino y ve lo sucedido como una pelea

La víctima, que tiene un hijo con autismo, teme regresar a su hogar, después de que le amenazase con dejarle cojo y pegar a su familia.

La víctima, que tiene un hijo con autismo, teme regresar a su hogar, después de que le amenazase con dejarle cojo y pegar a su familia.
Miguel Ángel, tras la brutal paliza | LD

A pesar de la brutal paliza que recibió de manos de su vecino okupa, el juez ha rechazado la orden de alejamiento que solicitó Miguel Ángel, el vecino de Cubelles (Barcelona) que se grabó con la cara totalmente desfigurada tras una agresión que tuvo lugar el pasado 3 de noviembre. Es más, según explican desde Lexion Abogados, el magistrado se inclina por ahora por juzgar lo sucedido como una pelea, algo "totalmente desproporcionado", tal y como denuncian en declaraciones a Libertad Digital.

Según el relato de Miguel Ángel, la discusión se inició a raíz de que éste recriminara al okupa con el que vive puerta con puerta que no llevara a su perro con correa y bozal, medidas teóricamente obligatorias al tratarse de una raza potencialmente peligrosa. "Esta gente no admite ningún tipo de reproche. Y cuando se les recrimina algo que es ilegal, uno llega a este punto", lamentaba la víctima, mientras mostraba su cara completamente ensangrentada.

Denuncias cruzadas

Tras lo sucedido, ambos se cruzaron denuncias por daños y lesiones, delitos a los que Miguel Ángel añadió uno más: el de amenazas. "He sido amenazado delante de la Policía: que me va a dejar cojo, que va a pegar a mi mujer...", denunciaba este vecino de Cubelles, que asegura que el okupa incluso le llegó a sacar un cuchillo que la Policía no ha podido localizar.

Frente a sus múltiples lesiones, el agresor presentó un golpe en una ceja y daños en las manos, "los típicos de cuando pegas a alguien", apostillan sus abogados. Sin embargo, por ahora, el juez se inclina por juzgar lo sucedido como una pelea, ya que en uno de los videos aportados a la causa también se ve a Miguel Ángel perseguir a su vecino okupa. "Si yo tengo una persona que me pega una paliza y me destroza la cara, ¿me tengo que quedar quieto?", se preguntan los letrados.

Un calvario de más de tres años

Sea como fuere, Lexion Abogados ya trabaja en un recurso para reclamar a la Audiencia Provincial las medidas cautelares que por ahora les han denegado y que no analice lo sucedido como un hecho aislado, sino como la gota que ha colmado el vaso después de tres años de okupación ilegal de la vivienda colindante a la de Miguel Ángel. A lo largo de todo este tiempo, su agresor no solo ha persistido en llevar a su perro sin correa ni bozal, sino que también se habría enganchado ilegalmente a la luz, habría plantado marihuana en su terraza y se habría dedicado a acosar y amenazar tanto a él como a otros vecinos que, sin embargo, guardan silencio por miedo.

La situación ha llegado a tal punto que "Miguel Ángel lleva más de un año con un cuadro de ansiedad y medicado". Su principal preocupación es lo que le pueda pasar a mujer y sus dos hijos de 5 y 7 años, uno de ellos con autismo. Además, los pequeños van al mismo colegio que los del okupa, al que en una de las grabaciones del día de autos se le escucha decir: "¿Vas a ir con esa cara mañana al colegio? Vaya cómo te he dejado la cara… Te ha quedado guapo, guapo…". El miedo de esta familia llega a tal punto que, por ahora, no se han atrevido a regresar a su hogar. De ahí que solicitasen una orden de alejamiento.

Los problemas derivados de la okupación

Ahora, en paralelo a la denuncia, los abogados de Miguel Ángel trabajan también para tratar de confirmar si el piso okupado pertenece a Caixabank, a quien pretenden preguntar por el proceso -si es que está en marcha- para echar al mencionado vecino.

Tal y como reiteran desde Lexion Abogados, los problemas que se plantean en este caso no son puntuales, sino que tienen que ver con una lacra como es la okupación, contra la que no se actúa con la rapidez que se debiera. Es más, en el caso de los pisos que pertenecen a bancos o fondos de inversión, la Plataforma de Afectados por la Ocupación denuncia que muchas veces los propietarios tardan años en acudir a los tribunales, dejando a los vecinos totalmente desprotegidos.

Temas

En España

    0
    comentarios