Menú

PP y Vox podrían gobernar pero Sánchez está recortando distancias, según una encuesta

El bloque de la izquierda se mantiene inamovible ya que lo que pierde Podemos lo gana el PSOE, que no engancha a nadie de fuera.

El bloque de la izquierda se mantiene inamovible ya que lo que pierde Podemos lo gana el PSOE, que no engancha a nadie de fuera.
El presidente del Gobierno de España y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. | Europa Press

La radicalización y las decisiones adoptadas por Pedro Sánchez desde el verano están consiguiendo que el votante de Podemos se sienta más próximo al PSOE que a la formación de Ione Belarra e Irene Montero, por lo que los socialistas están recuperando a su costa el terreno perdido.

Según la última encuesta de IMOP-Insights para El Confidencial, el partido que está en el Gobierno obtendría el 27,2% de los apoyos y 108 escaños, quedándose a poco más de dos puntos y 13 diputados del PP de Alberto Núñez Feijóo, que ganaría las elecciones con el 29,4% y 121 parlamentarios. Sánchez ha recortado así a Feijóo a la mitad la diferencia que les separaba hace dos semanas.

Parece que el desgaste de Irene Montero por la polémica ley del sólo sí es sí y la ley trans se está convirtiendo en apoyos al presidente Sánchez, como si nada tuviera que ver con ellas a pesar de haber defendido una ley que ya ha excarcelado y rebajado las penas a más de un centenar de violadores y pederastas. Pero el votante de Podemos se siente ahora más cercano al PSOE que a la formación morada. Y eso se traduce en que Unidas Podemos caiga del 11,6% al 9,8% y de 32 a 24 escaños. De esta forma, el jefe del Ejecutivo consigue atraer a sus filas a más de 350.000 votantes de Podemos, es decir, ocho escaños más.

Y todo en una encuesta que se ha realizado entre el 5 y el 16 de diciembre, por lo que sí recoge la tensión generada por el Gobierno con la eliminación del delito de sedición y la rebaja del delito de malversación, pero no el último escándalo del golpe que Pedro Sánchez ha intentado asestar a la Justicia. La conclusión es que parece que todo le sale gratis al presidente del Gobierno y que su viraje hacia posiciones más populistas y de extrema izquierda, con discursos contra los bancos, las empresas del Ibex y contra las grandes fortunas, le dan los apoyos de un electorado que tragará con todo, rendición con proetarras e independentistas incluida, con tal de que no gobierne el centro derecha.

Algo que al menos en esta encuesta sí que consigue porque la suma de PP y Vox, que llegaría al 16,8% de los votantes y 54 escaños, se quedaría en 175 diputados, a uno de la mayoría absoluta, por lo que tendría que buscar algún apoyo fuera del partido de Santiago Abascal. Pero PSOE, Unidas Podemos y Más País se quedarían en 38,9% y 134 escaños, totalmente insuficiente para mantener el poder.

Temas

En España

    0
    comentarios