Menú

Reacciones políticas al atentado islamista: del "fallecido" de Sánchez y Feijóo al silencio de la extrema izquierda

La extrema izquierda guarda silencio ante el ataque terrorista que ha provocado el asesinato de un sacristán de Algeciras.

La extrema izquierda guarda silencio ante el ataque terrorista que ha provocado el asesinato de un sacristán de Algeciras.
Parroquia de San Isidro, una de las iglesias atacadas en Algeciras | EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha trasladado sus condolencias a los familiares del sacristán asesinado este miércoles tras ser atacado con un arma blanca en una iglesia de Algeciras, al tiempo que ha mandado su apoyo a la labor de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

"Quiero trasladar mis más sinceras condolencias a los familiares del sacristán fallecido en el terrible ataque de Algeciras. Deseo una pronta recuperación a los heridos. Todo nuestro apoyo al trabajo que están llevando a cabo las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado", ha escrito Sánchez en un tuit en el que habla de "sacristán fallecido" y no asesinado.

Por su parte, el presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, ha mostrado su consternación tras el ataque ocurrido en Algeciras calificando de la misma lamentable forma el asesinato. "Consternados por los ataques cometidos esta tarde en Algeciras. Mi pésame a la familia del sacristán fallecido y mis deseos de pronta recuperación a los heridos", ha escrito en Twitter.

"Consecuencias aún desconocidas"

Mucho más contundente se ha mostrado el líder de Vox. Santiago Abascal ha mandado su pésame a la familia del sacristán asesinado y ha arremetido contra el "islamismo" asegurando que "unos les abren las puertas, otros los financian y el pueblo los sufre". "No podemos tolerar que el islamismo avance en nuestro suelo", ha añadido.

En declaraciones a La Gaceta de la Biosfera, Abascal ha señalado que no van a tolerar que les digan que "nos tenemos acostumbrar a este tipo de atrocidades" y ha denunciado la "progresiva islamización" de España y la colaboración necesaria del resto de los partidos ante un fenómeno de "consecuencias aún desconocidas".

"Vox lleva recibiendo ataques desde su fundación por denunciar la islamización de nuestro país y no tener complejos a la hora de decir que el islamismo es incompatible con Occidente, porque lo es", ha asegurado Abascal.

"Hoy veremos cómo los que habitualmente silencian esta amenaza se llevarán las manos a la cabeza y dentro de unas semanas nos atacarán por denunciar un hecho que es una realidad en toda Europa. Unos les abren las puertas, otros los financian y el pueblo los sufre. No podemos tolerar que el islamismo avance en nuestro suelo", ha sentenciado.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, también ha condenado "enérgicamente el crimen". "Terrible y desgarrador. Han asesinado a un sacristán y han herido, al menos, a otro sacerdote en un ataque que se ha producido en Algeciras", ha manifestado en su cuenta oficial de Twitter. Además, ha añadido que "la intolerancia nunca tendrá cabida en nuestra sociedad".

Por su parte, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha mostrado su "repulsa y total condena al asesinato en Algeciras. Estamos con la familia de la víctima". Y ha añadido que "los poderes públicos debemos velar por la seguridad y la libertad religiosa, derechos fundamentales de todos los españoles, claves para la convivencia".

El silencio de Podemos

Todas estas declaraciones contrastan con el silencio, habitual en casos como estos, de todos los representantes de la extrema izquierda española y algunos de ellos miembros del Gobienro social comunista de Sánchez. Sólo Yolanda Díaz, vicepresidenta del Gobierno, ha reaccionado al atentado aunque ha tardado más de doce horas en mostrar todo su "cariño y afecto a los familiares y amigos del sacristán asesinado" al tiempo que ha aprovechado para decir que "España es un país diverso y orgulloso de la libertad de culto".

Pero ni Irene Montero, ministra de Igualdad, ni Ione Belarra, ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, han sido capaces de redactar un simple tuit de condena por el asesinato del sacristán.

Tampoco se han pronunciado Pablo Iglesias o Pablo Echenique, portavoz de Podemos en el Congreso. Toda esta gente, tan prolija en Twitter, está más centrado ahora mismo en demonizar a Juan Roig, un empresario que crea miles de puestos de trabajo en España.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro