Menú

Un Pablo Iglesias desatado no da tregua a Yolanda Díaz y su plataforma Sumar

Iglesias no está dispuesto a ponérselo fácil a Yolanda Díaz: quiere hacer valer el peso de Podemos o dejará que todo salte por los aires.

Iglesias no está dispuesto a ponérselo fácil a Yolanda Díaz: quiere hacer valer el peso de Podemos o dejará que todo salte por los aires.
Pablo Iglesias y Yolanda Díaz en una reunión con los sindicatos (foto de archivo febrero 2020) | Europa Press

El fundador de Podemos, Pablo Iglesias, sigue manejando los hilos del partido desde fuera, manteniendo una presión constante sobre el espacio político a la izquierda del PSOE a través de tertulias de radio, artículos en prensa, su nueva televisión online y las redes sociales, especialmente Twitter, donde suelta mandobles a diestro y siniestro a cualquiera que ose llevarle la contraria o exponer la más mínima crítica.

El inminente anuncio de Yolanda Díaz de su candidatura a las generales de este año, que supuestamente tendrá lugar el próximo 2 de abril en el Polideportivo Magariños de Madrid, su intervención estelar en la moción de censura de Vox y su entrevista en RNE el segundo día de la citada moción de censura, renegando del dedazo de Iglesias por el que llegó a vicepresidenta y urgiendo a Ione Belarra a que diga si Podemos asistirá al acto de Sumar, son manifestaciones de la encrucijada en la que se encuentra el espacio político situado a la izquierda del PSOE, crucial para Pedro Sánchez.

Sin descartar que todo obedezca a un teatrillo con el que pretendan atraer el foco mediático o que, por el contrario, en realidad a Iglesias lo que le interesa es que todo salte por los aires, da la impresión de que los nervios y las prisas han hecho su aparición en un espacio que lleva ya muchos meses en ebullición y en el que el exlíder morado sigue teniendo mucho que decir. Y lo está haciendo a través de las redes sociales, a través de su participación en diferentes tertulias y programas de radio y muy especialmente a través del nuevo canal de televisión online, Canal Red, en el que la consigna es no dar tregua a Yolanda Díaz, según señalan fuentes del canal que quieren permanecer en el anonimato a Libertad Digital.

La hiperactividad del fundador de Podemos en Twitter, la elaboración de listas negras de periodistas antes aliados y amigos, el señalamiento de cualquier desvío de la línea oficial, por pequeña que sea la discrepancia, son muestras de la convulsión que se vive en la izquierda española. Desde el partido morado hablan claramente de traición de Yolanda Díaz y de los intentos de "arrinconarlos", y en estos momentos puede pasar cualquier cosa en ese espacio político.

Sumar y Podemos tienen planteamientos diferentes y hasta opuestos, en aspectos básicos, entre ellos cómo debe configurarse ese espacio político y cuáles deben ser las bases sobre las que se construya la coalición con el socio mayor, es decir, el PSOE. También es motivo de discrepancia cuándo se debe sellar el acuerdo, pues para Podemos es importante que se haga antes del acto de Magariños el 2 de abril. De no ser así, la negociación quedaría pospuesta a junio, después de las elecciones del 28-M, cuando muy probablemente se va a poner de manifiesto la pérdida de apoyo electoral de Podemos y, en consecuencia, una menor capacidad de negociación.

El ticket Yolanda Díaz-Pedro Sánchez

Un ejemplo del malestar del sector podemita es la entrevista que el 21 de marzo, primer día de la moción de censura de Vox, le hicieron a Iglesias en TV3 de Cataluña para que diera su opinión sobre la intervención de Pedro Sánchez y Yolanda Díaz en sus réplicas a Santiago Abascal y Ramón Tamames.

Pablo Iglesias deja meridianamente claro que le molesta, y mucho, el concepto de ticket electoral con el que varios medios de comunicación y "los operadores de Moncloa" (sic) se refieren a la hora de describir lo que está ocurriendo en el seno del Gobierno de coalición y la supuesta generosidad de Sánchez hacia Yolanda Díaz dándole ese papel estelar en la réplica de la moción de censura. Iglesias considera un error hablar de ticket por las connotaciones que implica el término, es decir: porque da a entender que PSOE y lo que hoy todavía es Unidas Podemos son lo mismo.

Para que haya posibilidades de reeditar el gobierno de coalición —dice Iglesias— tiene que quedar muy claro que son diferentes: "La izquierda no debe perder nunca de vista que nuestra fuerza, que la posibilidad de estar en un gobierno de coalición, que la posibilidad de hacer políticas de izquierdas implica dejar muy claro que somos diferentes al PSOE". En su opinión, si el PSOE hubiese podido "habría gobernado con Ciudadanos o pactaría con el PP. Si existe un Gobierno del coalición es a pesar del partido socialista y a pesar de sus medios de comunicación afines que hoy lanzan muchos elogios pero que todos se pusieron en contra de que hubiera un gobierno de coalición", dice en TV3.

Al día siguiente ratificaba en Twitter esa misma opinión y lanzaba una crítica a la SER y PRISA: "Si hubiera un contador que tomara nota de las veces que en la SER repiten las palabras ‘tándem’ y ‘ticket’ para elogiar la generosidad de Sánchez dándole voz a Díaz, estallaría. Rara vez funciona lo que a PRISA le gusta como complemento del PSOE". Haciendo alarde de su cultura termina el tuit con una frase latina de la Eneida de Virgilio: "Timeo Danaos et dona ferentes" (que significa: "Temo a los dánaos —griegos— incluso cuando traen regalos"). Resulta curioso que la SER es otra de las emisoras donde el fundador de Podemos sienta cátedra todas las semanas.

¿Son las primarias el origen de las discrepancias?

Ya desde el nuevo Canal Red TV, lanzado el mismo día de la moción, en el programa Noticias básicas Iglesias y demás presentadores analizan las declaraciones de Yolanda Díaz en RNE y la diferente visión sobre cómo deben ser las primarias para conformar el espacio de Unidas Podemos. Al tiempo que trata de meter presión de forma muy poco sutil a Yolanda Díaz: "¿Estamos más cerca de la unidad de la Izquierda?", se pregunta.

Las discrepancias son sobre cómo hacer esas primarias y, sobre todo, sobre el censo. Los aliados de Sumar, como ocurre con IU, rechazan una negociación "bilateral" entre Podemos y Yolanda Díaz, que en definitiva es lo que quiere Iglesias: un trato preferente que incluye una negociación paralela de un pacto de mínimos. En el informativo de Canal Red, Ismael González —secretario de Organización de IU— defiende unas "primarias con un sistema proporcional, con un censo único, por circunscripciones, para el proceso de generales".

También se incluye en ese informativo una declaración de Irene Montero en el Congreso en el que se refiere a Sumar como el partido que está montando Yolanda Díaz con Más Madrid y el Partido Comunista. Afirmación que repiten en público y en privado para que se visualice que ambas organizaciones no son sujetos políticos diferenciados, sino parte de Sumar.

El asunto de las primarias, pese a que Yolanda Díaz haya dicho en RNE que no es el obstáculo a la integración de Podemos en Sumar, es algo fundamental para Pablo Iglesias. Por ello, y también en Twitter, Iglesias ha afeado al politólogo Pablo Simón no saber de qué habla, pidiéndole que rectifique.

Y no contento, le dice a su "amigo" Xabier Fortes que en su programa se había dicho una falsedad:

Para Iglesias y para Podemos el tipo de primarias con el que se configure Sumar es algo fundamental. ¿Y cuál es el modelo que defiende Iglesias? Lo dejó claro el pasado lunes en la tertulia de la cadena SER en la que participa todas las semanas: "Si es por inscritos, Podemos tiene más inscritos, pero yo no estoy proponiendo eso. Podemos no está proponiendo eso, Podemos no dice que voten los inscritos de todos los partidos, porque es verdad que Podemos tiene más inscritos que todos los demás partidos juntos. Podemos lo que dice es: hagamos como en Italia, como en Chile, unas primarias abiertas, en el que se pueda inscribir cualquiera, se puedan inscribir Margallo y Carmen (sus contertulios en la SER), que se pueda inscribir el que le dé la gana, aunque no nos vaya a votar. Yo creo que es difícil ser tan generoso. Que una fuerza política que tiene más inscritos que nadie diga que no te voy a imponer mi censo, que lo que te estamos diciendo es que se inscriba cualquiera… si efectivamente, además, el liderazgo social es tan amplio y tal, y dejas que todo el mundo se inscriba, ¿qué es lo que hay que temer de la participación democrática? Yo creo que es difícil idear un mecanismo más saludable que ese".

Por otra parte, desde esta televisión online, Iglesias y sus compañeros llevan un conteo diario de los casos de corrupción en los que se está viendo envuelto el PSOE. Aunque en un alarde de coherencia no parece que les resulte chocante y contradictorio que sus podemitas en el Gobierno, Irene Montero y Ione Belarra, sigan atornilladas al sillón ministerial.

Listas negras y ataque al discrepante

Pero si a algo se dedica en los últimos meses Pablo Iglesias es a hacer listas negras, a zaherir al discrepante y a bloquear a todos los que le lleven la contraria o le hagan la más mínima crítica a su forma de actuar, incluso a aquellos que simpatizan claramente con la izquierda radical que Iglesias representaba.

Y eso es lo que le ha ocurrido a la tertuliana de García Ferreras en Al Rojo Vivo, Elizabeth Duval, que tuvo la osadía de decir que sus ataques a Yolanda Díaz no eran lo que mejor le venía a la izquierda. "No se trata de lealtad a Yolanda Díaz, por más que fuera Iglesias quien la señalara como sucesora. Se trata de velar por el bien del espacio político de la izquierda. A mí me sobra mucho este fuego amigo. Y ojalá, de corazón lo digo, Pablo rectifique a tiempo", decía Duval. La ira de Iglesias se desató inmediatamente, con su estilo zafio y grosero, en un tuit en el que, de paso, volvía a atacar al prócer de La Sexta.

Curiosamente, es ese despreciativo comentario hacia Duval lo que ha provocado un hilo de la exeurodiputada de Podemos Lola Sánchez Caldentey, en el que ataca a Iglesias por machista y por ordenarle espiar a Miguel Urbán.

Un hilo demoledor que en el que Sánchez Caldentey salda cuentas pendientes con Iglesias y amenaza con contar más interioridades de Podemos, un partido que no admite las discrepancias y que funciona más como una secta que como un partido.

Temas

En España

    0
    comentarios