Menú

Marruecos insiste en Ceuta y Melilla y deja en evidencia que la cesión de Sánchez con el Sáhara fue gratuita

Rabat sigue con aspiraciones sobre territorios soberanos españoles pese a que el Gobierno Sánchez vendió que se acabarían al cedes sobre el Sáhara.

Rabat sigue con aspiraciones sobre territorios soberanos españoles pese a que el Gobierno Sánchez vendió que se acabarían al cedes sobre el Sáhara.
Pedro Sánchez en una cena con Mohamed VI | La Moncloa

El presidente de la Cámara de Consejeros de Marruecos, Enaam Mayara, máximo responsable de una institución que equivaldría al Senado, ha dicho en las últimas horas que las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla están "ocupadas" por España, pero que veía posible poder recuperarlas "sin tener que recurrir a las armas". Una postura que se mantiene en la ortodoxia alauí de tratar de anexionar territorios que pertenecen a España mucho antes de la existencia del propio Marruecos.

Una postura que no es nueva, pues se mantiene desde hace décadas. Es la aspiración a conformar el denominado Gran Marruecos. En él, además del Sáhara Occidental, se incluyen las dos ciudades de Ceuta y Melilla y los peñones e islas de soberanía española en el Estrecho. Además, los más radicales, aspiran también a anexionar territorios que actualmente pertenecen a países próximos como Mauritania, Argelia o Malí.

Las palabras del presidente de la Cámara Alta alauí no son una novedad, ni siquiera, en el contexto de las relaciones de los últimos años entre Marruecos y España. El pasado octubre, el Gobierno de Rabat envió una misiva a las Naciones Unidas en la que decía que "el Reino de Marruecos no cuenta con fronteras terrestres con España y Melilla sigue siendo un presidio ocupado y por este motivo, no se puede hablar de fronteras, sino de simples puntos de paso".

El único miembro del Gobierno que ha entrado este martes en la polémica ha sido la ministra de Defensa, Margarita Robles, que ha asegurado durante una entrevista en Cuatro que las ciudades autónomas de "Ceuta y Melilla son tan españolas como Zamora o Palencia y no hay nada más que discutir sobre ese tema". El resto del Consejo de Ministros ha preferido guardar silencio, no hablar sobre esta nueva polémica con el país vecino.

Los partidos de la oposición de centro-derecha también han salido a reivindicar la españolidad de Ceuta y Melilla y han lamentado la "debilidad" del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para hacer frente a estas ofensas marroquíes. Aunque, en verdad, también ha abierto una nueva vía de agua entre PP y Vox a causa de qué partido sería el aliado natural en España del partido al que pertenece Enaam Mayara en Marruecos.

Pese a que ya había el precedente de la carta a la ONU, la realidad es que el Gobierno de Marruecos sigue teniendo los territorios españoles en el Estrecho entre sus aspiraciones territoriales, por mucho que el Gobierno de Pedro Sánchez mantuvo y sigue manteniendo que, con el acuerdo de abril de 2022 en el que España cambiaba su posición histórica sobre el Sáhara Occidental y se plegaba a las tesis de Marruecos, el país alauí pasaría a respetar la integridad territorial española.

Así lo trataron vender desde el Ejecutivo español desde el mismo momento en el que se conoció el acuerdo que hacía un cambio histórico en la posición española sobre la antigua colonia española. La ministra portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, dijo pocos días después de la firma que "a intención del presidente Pedro Sánchez ha sido defender los intereses de los españoles en general y de Ceuta, Melilla, Canarias y Andalucía en particular".

En parecidos términos se expresaron en aquellos días otros miembros del Consejo de Ministros. Miquel Iceta, ministro de Cultura, dijo en la red social Twitter que "el acuerdo obliga a Marruecos a desistir de Ceuta, Melilla y las Islas Canarias", mientras enlaza el artículo sobre este acuerdo que publicaba un medio de comunicación de reciente creación y línea editorial próxima al Gobierno en el que se usaban fuentes del Gobierno.

Y así lo volvió a vender hace menos de dos meses el propio Sánchez. En la Reunión de Alto Nivel (RAN) celebrada en Rabat, en la que fue plantado por Mohamed VI, dijo que España y Marruecos asumían un compromiso de respeto mutuo que conlleva "evitar todo aquello que sabemos que ofende a la otra parte, especialmente en lo que afecta a nuestras respectivas esferas de soberanía" y recalcó que el pacto entre ambos países que reafirma la españolidad de Ceuta y Melilla y la nueva posición española sobre el Sáhara Occidental. Claro está que Marruecos no lo ve así.

Temas

En España

    0
    comentarios