Menú

Otegi avisa a Sánchez en plena negociación de ayuntamientos: "El que no respete los pactos no hará un buen negocio"

EH Bildu exige al PSOE que le facilite el gobierno de la Diputación Foral de Guipúzcoa y los consistorios de Vitoria y Pamplona.

EH Bildu exige al PSOE que le facilite el gobierno de la Diputación Foral de Guipúzcoa y los consistorios de Vitoria y Pamplona.
Arnaldo Otegi, líder de EH Bildu | EFE

Pedro Sánchez acaba de convocar elecciones anticipadas. El 23 de julio toda España tendrá que votar si quiere que se mantenga Pedro Sánchez al frente de la Presidencia y de la mano de EH Bildu, ERC y Podemos o si quiere que todos ellos den paso a un Gobierno constitucionalista. Las elecciones municipales y autonómicas han dejado claro que la segunda de las opciones cuenta con más probabilidades.

Pero en medio —el 17 de julio, a una semana de esa votación clave— se tienen que decidir los ayuntamientos. Y en Navarra y el País Vasco Bildu ha exigido ya a Sánchez que cumpla su parte del pacto y le entregue el control, entre otros, de la alcaldía de Pamplona y de Vitoria. Sánchez sabe que esa entrega le retrata por completo como un partido títere de Bildu. Y el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, le ha filtrado ya toda una amenaza: "El que no respete" los pactos alcanzados "no va a hacer un buen negocio".

Sellar un pacto con EH Bildu tiene sus consecuencias. Sánchez alcanzó ese pacto para poder llegar a la Moncloa —Bildu votó su investidura y ha negociado todos los Presupuestos Generales del Estado— y ahora se enfrenta a tener que pagar su parte del acuerdo. Y las elecciones municipales han dejado a la vista el precio de ese pago. Tres plazas se perfilan como el escenario principal de juego entre los dos partidos. Uno de ellos es el ayuntamiento de Vitoria, donde Bildu ha sido la primera fuerza. Otro es el de Pamplona, donde los proetarras son la segunda fuerza por debajo de UPN. El tercero es la Diputación de Guipúzcoa, donde, de nuevo, el partido de Otegi es la primera fuerza.

Pero en los tres focos de poder, EH Bildu necesita del respaldo —con voto o abstención— del PSOE de Pedro Sánchez. Y Otegi tiene claro que, por el momento, ese es el precio para el pago del pacto entre EH Bildu y el PSOE.

Otegi filtra sus mensajes clave

Otegi ha filtrado ya sus mensajes clave para que le lleguen claros a Sánchez. Que su partido "no va a perjudicar a la gente" que ha votado y ha expresado sus preferencias, según sus explicaciones. Que "no está en el intercambio de cromos que es muy habitual en la política convencional". Que "mide desde otras perspectivas" la situación mostrada en esas plazas tras el 28-M. Y, sobre todo, que "uno de los principios" de EH Bildu es "cerrar las puertas a la derecha".

La conclusión de todo ello es directa: EH Bildu considera que cualquier ascenso en esas localidades del PNV o UPN supone una ruptura del pacto con Pedro Sánchez. Y, por lo tanto, si el PSOE impide que Maddalen Iriarte sea diputada general de Guipúzcoa, Rocio Vitero alcaldesa de Vitoria o Joseba Asirón alcalde de Pamplona "tendrán que explicar por qué lo hacen". Porque si el PSOE toma esa decisión "no va a hacer un buen negocio", ha deslizado Otegi.

Desde Bildu recuerdan a los socialistas que en las anteriores elecciones Bildu venció en varias plazas municipales y el PNV y el PSOE-PSE pactaron para quedarse esas alcaldías. Pero ahora la cosa ha cambiado: "Cuando la gente decide, hay que respetar lo que ha decidido", ha afirmado Otegi.

Pedro Sánchez se enfrenta a un dilema: si regala esas plazas a Bildu habrá quedado más que claro su pacto con Otegi justo antes de las elecciones generales. Y, si no lo hace, se someterá a las consecuencias de haber pactado con Bildu y haber hecho, como le amenaza Otegi, "un mal negocio".

Temas

En España

    0
    comentarios