Menú

Liaño y el testigo que confesó la entrega de 300 millones de pesetas de Prisa a Garzón mantienen un careo ante el juez

Fuentes del caso consultadas por LD afirman que "Manuel Lozano en su declaración ha negado todo y ha cometido numerosas contradicciones".

Fuentes del caso consultadas por LD afirman que "Manuel Lozano en su declaración ha negado todo y ha cometido numerosas contradicciones".
Cebrián y Baltasar Garzón, en un desayuno informativo. | EFE

El abogado Javier Gómez de Liaño y el catedrático de Derecho Procesal, Manuel Lozano, han protagonizado este jueves un careo ante el titular del Juzgado Central de Instrucción nº 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, en el marco del caso Sogecable que forma parte de la macrocausa del comisario José Manuel Villarejo.

Manuel Lozano fue citado por el instructor para declarar en calidad de testigo tras haber confesado a Gómez de Liaño en el 2015 haber entregado supuestamente 300 millones de pesetas a Baltasar Garzón procedentes del Grupo Prisa tras asumir éste el caso Sogecable.

Fuentes del caso consultadas por Libertad Digital afirman que "Lozano en su declaración como testigo ha negado absolutamente todo y ha cometido numerosas contradicciones". Durante la comparecencia, ha negado que en el año 2015 se bajará de su coche en la avenida Pío XII de Madrid al encontrarse con Gómez de Liaño para decirle que se encontraba enfermo y que tenía cargo de conciencia, confesándole a continuación la presunta entrega de dinero de Prisa a Garzón.

Posteriormente, el testigo afirmaba que poseía el número de teléfono móvil de Gómez de Liaño porque éste se lo facilitó hace unos meses. Sin embargo, al mostrarse en sede judicial mensajes intercambiados entre ambos en el mismo año 2015 que evidenciaban la falsedad de su testimonio, aseguraba no acordarse de que Gómez de Liaño se lo facilitase hace 8 años. También ha negado su relación con Prisa alegando que él escribía en el diario El Mundo y no en El País.

Ante las evidentes contradicciones, la Fiscalía y la abogada de Javier Gómez de Liaño, María Dolores Márquez de Prado, solicitaban un careo entre el propio Gómez de Liaño y Lozano, que el juez García Castellón acordaba practicar en ese mismo momento para esclarecer los hechos.

Durante el citado careo, Gómez de Liaño mantenía con firmeza su versión, apuntando que por qué se iba a inventar algo así. Finalmente, Lozano no negaba su enfermedad en el 2015, ni haber mantenido un encuentro con Gómez de Liaño, pero rechazaba haberle dicho que entregó 300 millones de pesetas del Grupo Prisa a Garzón. La credibilidad del testigo quedaba en entredicho al término de su declaración y del careo que en total se extendía durante algo menos de una hora, y en el que se vivían momentos de tensión.

Por su parte, Gómez de Liaño a preguntas de la Fiscalía Anticorrupción, justificaba que no denunció antes en los Juzgados lo dicho por Lozano porque no dejaba de ser un testigo de referencia suyo que no tendría credibilidad. Añadiendo después que tendría que haber sido el propio Lozano el que lo denunciara en sede judicial para que se investigara.

La investigación del caso Sogecable

Recordamos que cuando Gómez de Liaño era titular del Juzgado Central de Instrucción nº 1 de la Audiencia Nacional asumió en 1997 la investigación contra el Grupo Prisa (Canal Plus y Sogecable) por posibles delitos de estafa, falsedad y apropiación indebida, en relación a los 23.000 millones de pesetas (138.232.784 euros) de fianzas depositadas por los abonados del canal de televisión de pago.

En el marco de dicho procedimiento, el magistrado impuso de forma cautelar a Jesús de Polanco (expresidente del Grupo Prisa), una fianza de 200 millones de pesetas. Después, procesó al propio Polanco, a Juan Luis Cebrián (exconsejero delegado del Grupo Prisa) y a todo el Consejo de Administración de Sogecable, por falsedad documental y apropiación indebida en los fondos de los abonados. En 1998, Polanco lo denunció por prevaricación y el magistrado acabó siendo juzgado. El Supremo le condenó a 15 años de inhabilitación y en 2008 el Tribunal Europeo de Derechos Humanos le acabó dando la razón.

Temas

En España

    0
    comentarios