Menú

Verano negro: ¿por qué hay tantos muertos por ahogamiento?

En junio se produjeron 57 fallecimientos por esta causa. Y en julio se han llegado a registrar ocho muertes en 24 horas.

En junio se produjeron 57 fallecimientos por esta causa. Y en julio se han llegado a registrar ocho muertes en 24 horas.
Efectivos del SUMMA 112 durante un simulacro de rescate en caso de ahogamiento (Madrid). | EUROPA PRESS

Como es lógico, en la época estival siempre aumentan las muertes por ahogamiento en las playas y piscinas de nuestro país. Pero este año se habla ya de un verano negro. Sólo en junio se registraron 57 fallecimientos por esta causa. Hablamos de la segunda cifra más alta desde que hay registros, en 2015. Y los datos de julio no van a ser mucho mejores. ¿Por qué? No esperemos explicaciones estrambóticas: estamos bajando la guardia en lo que se refiere a medidas de seguridad durante el baño. La mayoría de los decesos "eran evitables", según aseguran los expertos.

Así lo reflejan también algunos de los ahogamientos que se han producido en los últimos días. Especialmente llamativo fue el caso de Tavernes de la Valldigna, que el pasado martes vivió su jornada más trágica. Tres personas murieron el 25 de julio en una de las playas del municipio valenciano, la de Marenys. Eran dos hombres de 60 años y una mujer de 45, que pertenecían al mismo grupo. El mar estaba revuelto y otra persona que viajaba con ellos se percató de que tenían problemas para salir del agua. Entre varios bañistas y miembros de Cruz Roja lograron sacarlos, pero se encontraban inconscientes y las labores de reanimación cardiopulmonar no fueron suficientes para salvarles la vida.

Apenas habían pasado 24 horas del suceso cuando había que lamentar cinco muertes más, tres de ellas de menores que sufrieron un ahogamiento en piscinas municipales o particulares. El mismo martes se produjo un terrible suceso en una piscina comunitaria de Calviá (Mallorca). Un hombre de nacionalidad india -que no sabía nadar- falleció cuando intentaba rescatar a su hijo de tres años, que había caído al agua por accidente unos instantes antes. Lamentablemente, el pequeño también murió al día siguiente.

También el martes perdió la vida una bebé de dos años -de origen ruso y alemán- que estaba pasando las vacaciones con su familia en Tarragona. La menor cayó a una piscina de La Ametlla de Mar​​​ ​(en la comarca del Bajo Ebro) en un descuido de sus progenitores. Nadie se percató. Cuando su hermana se dio cuenta de lo que había ocurrido, la niña yacía ahogada en el fondo de la piscina. Los servicios de emergencia desplazados hasta el lugar sólo pudieron certificar la muerte de la pequeña.

El miércoles por la mañana moría un niño de 8 años que había protagonizado un incidente similar en la piscina municipal de Santa Coloma (Barcelona), mientras participaba en un campamento. El menor fue trasladado al hospital, pero -tras pasar la noche en la UCI- acabó falleciendo. La última de las ocho víctimas mencionadas fue un hombre que apenas alcanzaba la treintena y que fue localizado con síntomas de ahogamiento a 50 metros de la orilla en la playa del Miracle (Tarragona).

playa-tavernes-donde-murieron-tres-ahogados-250723.jpg
Playa de Tavernes en la que murieron tres personas. EFE

Cómo evitar ahogamientos

El Consejo General de Enfermería (CGE) ha expresado su preocupación por el aumento de ahogamientos en lo que va de año. De ahí que haya decidido elaborar un decálogo con recomendaciones para frenar estas muertes que en su gran mayoría son evitables. Consejos que -posiblemente- todos conocemos, aunque hagamos caso omiso, como evitar comidas copiosas o ingerir alcohol antes de entrar en el agua, especialmente si estamos a cargo de menores.

Según los datos recopilados por la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo, desde el 1 de enero ya son más de 230 las personas que han fallecido en España por ahogamiento en espacios acuáticos. Y en muchos casos las muertes se producen como consecuencia de despistes o comportamientos de riesgo. Entre las pautas a seguir para evitar posibles ahogamientos, los profesionales sanitarios incluyen: no tirarse de cabeza, elegir lugares con socorrista para el baño y no relajar la vigilancia sobre los niños.

"Asistimos a un elevado número de ahogamientos en ríos, pantanos, piscinas o playas", ha advertido en un comunicado el presidente del CGE. "Y en la mayor parte de las ocasiones, estos incidentes mortales pueden evitarse", ha añadido Florentino Pérez Raya. "Pedimos a las familias que no bajen la guardia y sigan las recomendaciones de los profesionales". Los ahogamientos en zonas de agua son la tercera causa de muerte por traumatismo no intencionado en el mundo. Según la OMS, hablamos de 236.000 fallecimientos al año por este motivo.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso