Menú

Juan Ramón Rallo responde a los ataques y señalamientos del eurodiputado de Vox, Hermann Tertsch

Le dice a Terstch que la única libertad que tiene en Vox es la de asentir, de agachar la cabeza y de obedecer lo que dice el partido.

Le dice a Terstch que la única libertad que tiene en Vox es la de asentir, de agachar la cabeza y de obedecer lo que dice el partido.

El economista Juan Ramón Rallo ha salido al paso de las acusaciones veladas que el eurodiputado de Vox, Hermann Tertsch, le ha lanzado desde la red social de Elon Musk, quien le acusa de hacer "encargos, recados y mandados" con el fin de atacar al partido de Santiago Abascal.

Hermann Tertsch retuitea un comentario de un usuario de X que acusa a Rallo de haber creado en el último mes hasta 15 vídeos en contra de Vox y apunta: "Pobre Juan Ramón Rallo especializado. Triste nicho para quién parecía valdría para algo más que encargos, recados y mandados".

Lo primero que hace el economista en un vídeo publicado en su perfil de YouTube es desmentir al tuitero "liberal" diciendo que contra Vox sólo ha publicado tres vídeos en el último mes, no quince. Y continúa escandalizado contestando a los ataques de un eurodiputado "que utiliza sus redes sociales para señalar a ciudadanos particulares por el mero hecho de criticar al partido político que le da de comer".

Le recuerda que "somos los ciudadanos los que tenemos que controlar a los políticos, no sois los políticos los que tenéis que controlar a los ciudadanos". "Que el control del monopolio de la violencia que llamamos Estado lo tenéis vosotros y precisamente por eso, como contrapeso a vuestros posibles abusos de poder, la ciudadanía tiene que estar vigilante y tiene que fiscalizaros para que no abuséis del poder extraordinario del que estáis disfrutando. No sois vosotros los que tenéis que vigilar a los ciudadanos colocándoles en el foco como enemigos públicos. No es esa vuestra tarea, no se os paga para eso. Ejercéis un cargo y deberíais ejercerlo con un poco de dignidad y de respeto a los ciudadanos que os pagan el sueldo y que sufren las leyes que aprobáis", añade en su vídeo.

Es por eso que le sugiere que "si quiere insultar sin decoro a todos los ciudadanos particulares que discrepan con su partido político, que dimita de eurodiputado y, ya como ciudadano particular, no como político, como ciudadano particular sin poder estatal, que diga lo que tenga que decirle al resto de los conciudadanos". "Y si no dimite y quiere seguir ejerciendo como eurodiputado cobrando lo que cobra –107.944,68€–, si le gusta en definitiva el mullido sillón de Estrasburgo y Bruselas, que ejerza su cargo con dignidad y respeto institucional", añade.

Los "encargos, recados y mandados"

Y tras decir en su tuit que Rallo obedece a "encargos, recados y mandados", el economista le recuerda que "está donde está porque lo ha colocado en las listas un partido político al que debe obediencia si quiere repetir en las listas" porque "su jefe de filas, Jorge Buxadé, opina que los políticos no han de tener opinión personal, que han de repetir como loros los mensajes de su partido". Y lee un párrafo de un artículo de Buxadé por si "Hermann Tertsch no lo ha leído y se le cae la cara de vergüenza después de decir lo que dice y leer lo que opina su jefe de filas, al cual está sometido si quiere repetir es las listas".

"Hoy en día parece triunfar el político que tiene opinión y efectivamente opina de todo. Aunque diga tonterías, o frases hechas. Se ha aplaudido a políticos, de uno y otro signo, simplemente por tener opinión sobre temas respecto de los cuales su opinión era irrelevante, y además, se ha demostrado errada a los pocos días. Incluso, se ha llegado a afirmar que es valiente un político por decir cosas distintas de las de su partido; confundiendo valentía con desobediencia, libertad con deslealtad".

Esto de Buxadé, para Rallo, quiere decir que "opinar algo de lo que marca la dirección de tu partido es desobediencia y deslealtad. Tú, político de Vox que vas hablando de recados, encargos y mandados, si la única libertad que tienes como eurodiputado de Vox y con un jefe de filas como Jorge Buxadé es la libertad de asentir, de agachar la cabeza y de obedecer lo que dice Vox, ¿qué vas hablando de recados, encargos y mandados?".

Pero pide obviar esto porque "está donde está porque se le considera obediente y leal al partido, obediente que no libre". Y añade que en el supuesto de que Buxadé tuviera razón en su acusación "será porque tendrá algo más información y sabrá quién me está ordenando que haga algo y a cambio de qué". Por lo que le lanza un reto: "Si como eurodiputado dices eso imagino que tienes más información. Revélala y saca las pruebas que acrediten esa información que supongo que las tendrás más allá de soltar una consigna vacía para intentar desacreditar a una persona cuyo gravísimo pecado capital ha sido criticar al partido que te da de comer".

Y concluye sembrando la duda de que lo que dice el eurodiputado de Vox ¿no será "una pura invención tuya porque como yo estoy criticando a tu partido tú me tienes que intentar desacreditar y desactivarme para salvar a tu partido y por lo tanto para salvar tu puesto? ¿O a caso no sucede que lo único que estás haciendo es intoxicar por intoxicar, que no tienes absolutamente nada, porque no puedes tener nada porque no existe nada y te lanzas a criticar a una persona porque ha criticado en alguna ocasión a Vox en el último mes?".

Rallo se pregunta, además, "si este es el modelo de nueva politica que intenta promover Vox. Que un eurodiputado mienta, porque sabe que está mintiendo porque no tiene nada que demuestre ni lejanamente algo de lo que está insunuando". Y sentencia al partido de Abascal al recordar que "echan a gente vaiolísima como Rubén Manso y mantienen a mentirosos e intoxicadores profesionales como Hermann Tertsch, porque si esto es así los que están destruyendo a Vox no somos los que criticamos a Vox, quienes lo están destruyendo son los actuales dirigentes de Vox. A ver si hacéis algo de autocrítica".

Temas

En España

    0
    comentarios