Menú

Pedro Sánchez, de la solidaridad por el no-atentado de Cristina Kirchner al silencio por el asesinato de Villavicencio

El presidente del Gobierno se toma sus vacaciones muy en serio y es incapaz de condenar el atentado del candidato ecuatoriano ni en un mísero tuit.

El presidente del Gobierno se toma sus vacaciones muy en serio y es incapaz de condenar el atentado del candidato ecuatoriano ni en un mísero tuit.
El presidente del Gobierno de España y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. | Europa Press

Tres días después del asesinato del candidato presidencial ecuatoriano, Fernando Villavicencio, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sigue sin condenarlo. Todos sabemos que el jefe del Ejecutivo está de vacaciones hasta el punto de delegar en un colaborador para que entregue sus credenciales sin tener que pisar así el Congreso. Pero lo cierto es que el presidente en funciones sí que ha utilizado su perfil en la red social de Elon Musk para comentar otros temas, condenar otros asesinatos de violencia doméstica o para felicitar el Día de Cantabria que se celebra este domingo.

Un silencio que contrasta con otras reacciones que ha tenido Sánchez a sucesos no parecidos pero sí más mediáticos que vienen de Latinoamérica, como el presunto intento de asesinato de la vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner. En ese momento sí que mostró en Twitter su "cariño y solidaridad" a la condenada a seis años de cárcel e inhabilitación perpetua por una trama que robó 480 millones de euros. En esa ocasión, el presidente español envió "nuestra rotunda condena a este intento de magnicicio" y su apoyo a la vicepresidenta y a todo el pueblo argentino. Además, añadió que "el odio y la violencia jamás vencerán a la democracia".

Pero ahora, al presidente español no le importa ni el magnicidio de Villavicencio, ni el pueblo ecuatoriano ni que el odio o la violencia venzan a la democracia. Pedro Sánchez se limita a lamentar en esta red social la triste muerte del ciclista español Federico Martín Bahamontes y a condenar los últimos casos de violencia doméstica. Además, choca la nula reacción de Sánchez cuando justo ahora ocupa la presidencia rotatoria de la Unión Europea.

Tampoco podemos olvidar que fue Sánchez quien usó el Senado para "lamentar profundamente" con su tono apesadumbrado el suicidio de un "preso de la banda ETA". A pesar de que Igor González Sola estaba condenado a 20 años de cárcel el presidente eludió llamarlo terrorista porque era un "preso de la banda ETA", que tampoco debía de llevar el calificativo de terrorista.

Sánchez no está solo

Como era de esperar, el presidente del Gobierno no está solo en el silencio ante el vil asesinato del candidato ecuatoriano. Su vicepresidenta segunda y líder de Sumar, Yolanda Díaz, tampoco ha expresado condena alguna por lo sucedido en Ecuador. La que alabara al dictador venezolano "Hugo Rafael Chávez Frías" como "el más digno libertador", también tuvo palabras de solidaridad "por el intento de asesinato" que sufrió Kirchner además de expresar esa solidaridad también al "gobierno" y al "pueblo argentino". Eso sí, ha tenido tiempo de condenar los últimos casos de violencia doméstica, la muerte de Bahamontes y la clasificación de la selección española de fútbol femenino a la semifinal del Mundial.

Pero también se esperaba que desde la extrema izquierda española se reaccionara de la forma más canalla al asesinato del candidato presidencial Fernando Villavicencio. Y no podía ser otro que uno de los fundadores de Podemos.

Juan Carlos Monedero se atreve a comparar a la derecha de Ecuador con Hitler y dice que cuando gobernaba el comunista Rafael Correa "era un país de paz" y que ahora con Guillermo Lasso "asesinan a candidatos". Ni una muestra de condena ni sentimiento hacia la familia o hacia el pueblo ecuatoriano. Eso sí, termina su vomitivo mensaje diciendo que "donde gobiernan –la derecha– acaban con la igualdad, el agua, los bosques, la convivencia. Votos que matan".

Temas

En España

    0
    comentarios