Menú
La prensa de un vistazo

"Los nacionalistas huelen sangre" y "se han adueñado del país" con la complicidad del PSOE

La semana acaba con el tema Rubiales moribundo y aparece Urkullu, mucho más aburrido.

La semana acaba con el tema Rubiales moribundo y aparece Urkullu, mucho más aburrido.
El lehendakari del Gobierno Vasco. | EFE

El Mundo

"Urkullu se aprovecha de las puertas abiertas por Sánchez en Cataluña para pedir plurinacionalidad y derecho a decidir". Hacen bien, es el momento para sacarle a Sánchez los higadillos, que por otra parte se lo dará encantado.


Dice Pedro Chacón que "el mismo Iñigo Urkullu, que la víspera hablaba durante una media hora, de una forma muy «franca y provechosa» (fueron sus palabras), con el candidato nombrado por el Rey para la investidura, Alberto Núñez Feijóo, y al que le dejaba muy claro que esa negociación de investidura era cosa del partido (es decir de su presidente Andoni Ortuzar y de su ejecutiva, el Euzkadi Buru Batzar), y no del gobierno vasco, resulta que ya tenía enviado al medio en cuestión un documento con las condiciones del PNV para la investidura". El PNV es así de fariseo. Los únicos que no se han dado cuenta son los del PP.


Dice el editorial que "los partidos nacionalistas se han adueñado del debate público y del presente del país". Sánchez les debe el cargo. "El planteamiento del lehendakari recuerda inexorablemente a las pretensiones del plan Ibarretxe y también, por supuesto, al procés. En ambos casos tanto el PP como el PSOE frenaron juntos los ataques a nuestro Estado de derecho; en el primero, votando en contra en el Congreso y en el segundo, aplicando el artículo 155, apoyado por el propio Sánchez. Pero la correlación de fuerzas y el PSOE han cambiado".


"La inestabilidad, en fin, está asegurada cuando se pone el país en manos de quienes plantean estrategias que pasan por hacer añicos los consensos constitucionales que han propiciado la mayor época de progreso y convivencia de nuestra historia democrática". Eso es cosa de los votantes del PSOE.


Como dice Raúl del Pozo, "estamos a merced de los que conspiran para cambiar nuestra historia y nuestra geografía con la complicidad de un hombre que es, además, un partido. El PP se está quedando solo defendiendo la legalidad, titubeando, dudando, y solo ante el peligro, con el riesgo de estallar. Será jefe de Gobierno el que decida Puigdemont, no el que han votado más españoles". Nos gobiernan unos golpistas acompañados de terroristas. "Aquí el Gobierno primero legisla y después hace las trampas. Las leyes son igual para todos, excepto para los independentistas". Como dice Raúl, "esto no puede terminar bien".


El País


"El Gobierno ve "legítimo" pero no comparte el plan territorial de Urkullu". En cristiano, habrá reforma territorial. El editorial le da la bienvenida. "La propuesta de Urkullu, expuesta en un artículo publicado en este diario, no detalla ni las nuevas competencias que asumirían esas comunidades para ampliar su autogobierno ni aclara si el objetivo final de reconocer "la capacidad de decidir pactada" es celebrar una consulta para la independencia". "El escrito del lehendakari no incluye las palabras "independencia" ni "derecho de autodeterminación", lo que podría evitar de partida el recelo de PP y PSOE a abrir un diálogo sobre este plan". "Es un buen comienzo para iniciar el debate sobre el plan de Urkullu. Sería bueno que hubiera en España un diálogo realista y sincero sobre la realidad territorial 45 años después de aprobarse la Constitución". Venga, pues a qué esperar, balcanicemos España. Es lo que ha votado medio país.


ABC


"La investidura de Sánchez amenaza el modelo territorial". "El Gobierno valora positivamente el plan de Urkullu para privilegiar a Cataluña, País Vasco y Galicia". Lo que te digo, esto va a acabar fatal. Madrid también se quiere independizar de Cataluña y del País Vasco. "Urkullu ha publicado este jueves un artículo en 'El País' en el que con indisimulada claridad planteaba una voladura controlada del pacto constitucional de 1978 y en el que, abiertamente, defiende la desigualdad entre españoles", dice el editorial. "El lendakari plantearía, así, quebrar la soberanía nacional para conformar una convención como solución «flexible y creativa» que permitiera, a través de la mera interpretación de la Constitución, avanzar en un supuesto carácter plurinacional de España sin modificar la literalidad del texto". Pero vaya, por ideas como esta ya hemos pasado.


La novedad es que el PSOE la aplauda. "Félix Bolaños se mostró capaz de saludar esta propuesta advirtiendo que la consideraba legítima y digna de valor". "Conceder valor a la posibilidad de explorar fórmulas que puedan desactivar nuestra norma fundamental da cuenta de hasta qué punto el Partido Socialista está dispuesto a sacrificar nuestro pacto constituyente con tal de garantizarse una investidura". Pues sí, hijo, sí, en eso se ha convertido el PSOE.


"El Constitucional resolverá sobre el escaño de Madrid antes de la investidura". El PSOE ya tiene el pucherazo listo de la mano de Pumpido.


Ignacio Camacho dice que "un mes es mucho tiempo en este escenario político, y a Feijóo se le puede hacer largo el intento de gestionar una investidura testimonial abocada al fracaso". Armengol lo hizo adrede, para que Sánchez tuviera tiempo de hacer sus trapicheos por lo bajini.


Camacho recomienda a Feijóo que deje las reuniones de las que no va a sacar nada y se dedique a preparar el discurso. "El líder gallego tendrá así la oportunidad de exponer al país un programa concreto más allá de la «derogación del sanchismo» que el resultado electoral dejó fuera de juego. Es la hora de presentar un proyecto, una alternativa frente a un bloque plurinacional de recorrido incierto".


"El liderazgo de Feijóo se asentará en la medida en que sepa coordinar y dar sentido a su hegemonía en las comunidades no nacionalistas para utilizarlas como dique ante la ofensiva confederal que se avecina. En el Parlamento sólo puede esperar una ristra de votaciones perdidas pero ese contrapoder institucional, bien organizado y alineado en una estrategia inteligente, es una formidable herramienta política. Quizá la única que pueda frenar el previsible intento de modificar la Constitución por la vía subrepticia". Nos espera una legislatura de infarto.

La Razón


"El ataque a la Monarquía, uno de los cinco ejes del marco para buscar una investidura de Sánchez". Marhuenda dice que "todo el mundo está pendiente de la decisión de Puigdemont". Y eso que nos habíamos olvidado de él y dado por hecho que se quedaría para siempre en Waterloo. Las vueltas que da la vida, quería mandar en Cataluña y ahora es el dueño de España entera.


"El líder socialista ha decidido ganar tiempo, conseguir la investidura y lograr otra legislatura. Mientras tanto, las elecciones vascas y catalanas pueden darle una posición clave para tener bajo su bota al PNV y a ERC. El problema es para Puigdemont, porque de presidente en el exilio puede convertirse en un Judas que vendió al independentismo por 30 monedas. Es decir, a cambio de su libertad personal". Pobre gente, esos indepes enardecidos. Les ha tomado el pelo.


Alfredo Semprún responde a Urkullu con contundencia. "Si algo dejaron claro los padres constituyentes es lo de la indisoluble unidad de la nación española, lo de que la Fuerzas Armadas tienen entre sus misiones la defensa de la integridad territorial de España y el que los españoles, incluso, los castellano-manchegos, son iguales ante la Ley. Así que ya puede Urkullu ponerse en plan sofista y hablar de confederación y derecho a decidir, que como las cosa se ponga marinera corremos el riesgo de reeditar lo de Santoña, por citar el acontecimiento histórico que más urticaria produce al PNV". "Por otra parte, que los nacionalistas huelen sangre se da por descontado". Saben que Sánchez y su base social están abducidos por el independentismo.

En España

    0
    comentarios