Menú

La policía peruana localiza a Anna Marín y la joven, que pudo ser captada por una secta, habla con su familia

La española -de origen chino- ha tenido una videoconferencia con su hermano en dependencias policiales, pero quedan muchas preguntas sin respuesta.

La española -de origen chino- ha tenido una videoconferencia con su hermano en dependencias policiales, pero quedan muchas preguntas sin respuesta.
Investigan si la joven fue captada por una secta o grupo esotérico. | DAVID MARÍN

SOS Desaparecidos ha desactivado la alerta de búsqueda de Anna Marín Sánchez, la joven -de 21 años- que se encontraba en paradero desconocido desde el pasado 29 de agosto. Según ha explicado a Libertad Digital su presidente, Joaquín Amills, "gracias a los medios de comunicación y a todo lo que se ha hecho a nivel de difusión aquí, la policía peruana ha localizado a la chica y se ha personado en su domicilio la pasada madrugada, hora de España".

Una vez en la vivienda, que la española -de origen chino- comparte con otras personas, los agentes "la han entrevistado y han inspeccionado el sitio" sin que hayan detectado una situación de emergencia. Anna incluso "ha ido voluntariamente a dependencias policiales y ha tenido una videoconferencia con su hermano". Ahora la familia estaría barajando "viajar a Lima y -de acuerdo con ella- mantener un encuentro para intentar obtener respuestas".

Como destaca Amills, "nada ha cambiado". Es decir, la sospecha de que la joven haya podido ser captada por una secta, un grupo esotérico o una persona que pueda estar manipulándola o ejerciendo un control sobre ella mediante el engaño sigue estando encima de la mesa. "Tiene un domicilio, tiene un teléfono, la policía sabe dónde vive, con quién comparte, etcétera... Desactivamos la alerta porque ya no es una persona desaparecida", explica el presidente de la asociación, "pero todo lo demás está en el aire".

Indicios de captación

"La posible captación de una secta, sigue en pie", insiste. Cabe recordar que hay muchos indicios que hacen pensar a los investigadores y a la propia familia que hay algo oscuro tras los cambios que ha experimentado Anna en los últimos meses. Prácticamente, la joven llevó una vida oculta desde noviembre. Es el mes en que deja de ir a la universidad, donde estudiaba cuarto de Historia, y "rompió abruptamente" con su círculo, como contó su hermano David a este periódico.

Ella siguió saliendo de casa cada día a la misma hora para no levantar sospechas. Cara a su familia, se comportaba con normalidad hasta el día en que les dice que se marcha para iniciar un cambio de vida. Fue el 5 de septiembre, cuando la ilicitana tenía que volver a su domicilio tras pasar unos días -supuestamente- en casa de una amiga. Sus padres se enteran de que estaba en Lima una vez que formalizan la denuncia por su desaparición.

Es entonces cuando descubren también que Anna no había estado con sus compañeros de universidad disfrutando de su viaje fin de carrera cuando se marchó a Perú del 24 de julio al 7 de agosto. Estuvo en el país andino, pero no saben qué hizo ni con quién. A sus familiares no les cuadran las mentiras, el aislamiento y tampoco el comportamiento más reciente de la joven. Según su hermanos David, siempre fue "muy responsable, muy casera y muy familiar".

El antecedente de Patricia Aguilar

Su desaparición recordó -sobre todo inicialmente- al de Patricia Aguilar, que se marchó de casa, convencida por el líder de Gnosis Perú, en el año 2017. Quizás porque ambas son mujeres, jóvenes y residentes en la ciudad alicantina de El Elche. No obstante, hay bastantes diferencias entre sus casos. Fundamentalmente porque la primera era menor -tenía 16 años- en el momento de la captación, aunque esperó a la mayoría de edad para encontrarse con el gurú de la secta.

La historia de Patricia, absolutamente sobrecogedora, ha acabado recogida en un documental de Disney+ en el que la joven relata el calvario de 548 días que vivió junto a su captor, Félix Steven Manrique. Él la convenció de que había sido elegida para repoblar el mundo ante un inminente apocalipsis. Hasta que llegó a Perú, él le mostró su cara más amable. Después, su vida se convirtió en un infierno.

La familia de Anna teme que detrás de su marcha haya algún grupo o persona de este corte. Ella insiste en que "retiren la denuncia", pero no quieren hacerlo hasta que la vean y comprueben que todo está en orden. La comunicación que ha habido con la chica hasta el momento de su localización han sido "muy fríos" y no reconocen su forma de hablar ni el lenguaje que utiliza, "con expresiones y dejes latinos".

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso