Menú

Una anciana y su hijo detenidos por secuestrar, torturar y asesinar a un chico de 18 años

El cuerpo de la víctima presentaba golpes, laceraciones y un fuerte traumatismo en la cabeza, que finalmente le causó la muerte.

El cuerpo de la víctima presentaba golpes, laceraciones y un fuerte traumatismo en la cabeza, que finalmente le causó la muerte.
Domicilio en el que fue encontrada la víctima. | POLICIA NACIONAL

La Policía Nacional ha detenido a una mujer de 81 años y a su hijo de 40 como presuntos autores del asesinato de un joven de 18 años al que los agentes encontraron el pasado 7 de septiembre tirado en el suelo y gravemente herido en su domicilio de Alicante. Los presuntos autores del crimen secuestraron y torturaron durante más de 15 horas a la víctima, que murió 24 horas después de ser trasladada al hospital en estado crítico.

La investigación se puso en marcha a partir de una comunicación del consulado de Argelia a en la que se hacía referencia a un posible caso de secuestro de un ciudadano argelino residente en la ciudad, ante la denuncia presentada por los familiares del ahora fallecido, que había recibido videos y fotografías del chico en lamentables condiciones. Era la herramienta de presión de sus captores para chantajearles. Los arrestados pedían 30.000 euros en concepto de rescate.

En las imágenes, la víctima aparecía tumbada en el suelo de cúbito supino, muy herido, sangrando y con la cara tapada con una fregona, que terminó siendo clave para el desarrollo de la investigación. El chico fue retenido y duramente torturado por los arrestados hasta la extenuación. Los investigadores iniciaron sus indagaciones con el objetivo de localizar su domicilio, para comprobar su estado y certificar la veracidad de los hechos.

Es en ese momento cuando se encuentran con que una dotación policial fue comisionada ese mismo día a un inmueble en el un equipo de asistencia sanitaria SAMUR estaba atendiendo a un varón y reclamó su presencia ante la sospecha de que los cortes que presentaba a lo largo de todo el cuerpo podían haber sido provocados por una tercera persona.

Cuando los agentes comisionados llegaron al lugar y observaron el escenario, detectaron la posible comisión de un hecho delictivo de naturaleza extremadamente violenta. El varón que estaba siendo atendido por los efectivos de emergencias se encontraba inconsciente y gravemente herido. En la casa, había dos personas más. Una anciana y su hijo. Ellos manifestaron que conocían a la víctima, a la que -según su versión- habrían encontrado ya en ese estado.

La fregona con la que la señora intentaba limpiar la sangre era la misma que aparecía en las fotografías que había recibido del consulado, por lo que ésta ayudó a conectar los dos casos. La pareja -ahora detenida- es la que llamó a los servicios sanitarios, pero ya era demasiado tarde. El chico presentaba un fuerte traumatismo en la cabeza, provocado por un golpe con algún objeto contundente, por el que ingresó prácticamente en muerte cerebral en el hospital y derivó en un fallo multiorgánico que acabó causándole la muerte.

El origen: un robo

La principal hipótesis con la que trabajan los investigadores es que la víctima y el arrestado llevaban dos días discutiendo sobre un eventual robo del primero al segundo. Todo apunta a que el chico le había quitado un dinero, documentación y las llaves de su casa al varón más mayor, sin pensar en lo que podría ocurrir después.

Varios testigos presenciaron una situación en la que el arrestado increpaba a la víctima para que ésta le le devolviera sus pertenencias en una actitud bastante violenta. Aunque éstos coinciden en destacar que el joven no parecía preocupado por ello, que incluso restaba importancia a este hecho.

Se cree que, en la madrugada del día de los hechos, el detenido se presentó en la vivienda de la víctima insistiendo en recuperar aquello que le había sustraído y que en ese momento se desataría una pelea que concluyó con el fuerte golpe en la cabeza que posteriormente ocasionó la muerte del argelino de 18 años.

Durante las próximas 15 horas, a partir de ese momento, el arrestado presuntamente sometió al muchacho a un incesante sufrimiento al que parece que contribuyó su madre. Pasado ese tiempo, y al ver que la víctima no reaccionaba, la pareja intentó ocultar los hechos llamando a los servicios sanitarios y simulando que lo habían encontrado en ese estado.

Los arrestados, ambos de nacionalidad argelina, han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de guardia de Alicante, acusados de los delitos de asesinato, secuestro y delito contra la intimidad, de manera que se ha decretado el inmediato ingreso en prisión provisional para el varón. La mujer, sin embargo, ha sido puesta en libertad tras su comparecencia en el Juzgado.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso