Menú

Así marcha el pacto Sánchez-Mohamed de control de inmigración ilegal: entran 5 por mar por cada uno frenado en tierra

El control de las pateras por parte de Marruecos ni está ni se le espera.

El control de las pateras por parte de Marruecos ni está ni se le espera.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su reunión con el Rey Mohamed VI en Rabat. | Europa Press

Todo un desastre. Así se podría calificar el pacto que Pedro Sánchez aseguró tener con el rey de Marruecos, Mohamed VI, en materia de control de inmigración ilegal. Tras ceder el control del Sáhara Occidental a Rabat a cambio de —en teoría— nada admisible, Sánchez afirmó que se había constituido con Marruecos un gran partenariado que garantizaba el control de la inmigración ilegal por parte de Rabat.

Pues bien, el resultado es literalmente que, por cada inmigrante que ha reducido la estadística de entrada ilegal por Ceuta y Melilla, se ha incrementado en otros cinco inmigrantes la entrada por mar en Canarias o el resto de España. Traducido: que el control de las pateras por parte de Marruecos ni está ni se le espera.

Los datos que permiten sacar estas conclusiones son oficiales y proceden del Ministerio del Interior. Así, el total de inmigrantes llegados a España por vía marítima y terrestre ha subido en 3.885 persona —un 17,9%— en los nueve primeros meses de 2023 con respecto al mismo período del año anterior. De hecho, en estos momentos se ha superado ya la peligrosa cifra de 25.000 entradas ilegales —25.992—.

Reparto de entradas ilegales

¿Y cómo se reparten esas entradas ilegales? Las entradas totales por mar se han disparado en casi 5.000 personas en lo que va de año: +4.890, un 25% más. Y sobre la inmensa mayoría podría haber ejercido un mayor control Marruecos, como es obvio.

La entrada de estas embarcaciones por Baleares o la península se ha disparado en 2.063 personas, con un aumento del 26,2%. Y por Canarias lo ha hecho en 2.837 personas, con un avance del 24,6%.

Y el único sitio donde sí se observa un mayor control es en la entrada por tierra en Ceuta y Melilla: cae en 1.055 inmigrantes, un 56% menos. Esta rebaja se concentra, por si es poco evidente la maniobra política de Marruecos, en el foco más visible en términos de opinión pública en los últimos tiempos: Melilla, donde cae en 1.034 personas, un 90,2%. Es decir, que han restringido los saltos ‘televisivos’ en la Valla y han relajado los controles en las entradas por mar que, encima, son las que más víctimas mortales dejan en el viaje.

Marruecos se ríe de Sánchez

Es decir, que por cada entrada ilegal que se ha frenado por tierra en Ceuta y Melilla han llegado casi cinco inmigrantes por mar. Traducido: Marruecos se ha reído de Pedro Sánchez.

No es nueva esta evidencia. Ya en septiembre de 2022 se vieron los primeros datos tras la firma del supuesto partenariado que vendió el presidente español a la opinión pública. Por esas fechas, los principales focos de llegada de inmigración controlable por Marruecos —Canarias, Ceuta y Melilla—, rebasaban globalmente ya las cifras de inmigración ilegal del año anterior.

Los datos oficiales del Ministerio del Interior reflejaban, así, que los inmigrantes llegados de forma ilegal a Canarias por vía marítima entre el 1 de enero y el 15 de septiembre de 2022 ascendían a 11.522 personas, 231 más de las que llegaron a las islas el año previo. Y eso que ese ejercicio fue ya uno de los más agitados en esta materia hasta la fecha. Y los inmigrantes llegados por tierra a Ceuta y Melilla también crecieron: en 393 personas, llegando a los 1.899 inmigrantes en lo que iba de año.

Temas

En España

    0
    comentarios