Menú
La prensa de un vistazo

Gran parte de la ciudadanía quiere "que los independentistas se vayan de España de una vez por todas"

Vuelta a las consultas, las negociaciones que todos conocemos, que si amnistía, que si referéndum. Ninguna novedad.

Vuelta a las consultas, las negociaciones que todos conocemos, que si amnistía, que si referéndum. Ninguna novedad.
Celebración del aniversario del 1-O. | Dailymotion

El Mundo

Se empeña El Mundo en seguir dando encuestas que ya nadie se cree. "El PP crece a costa de Vox y PSOE pero no deshace el empate". No se lo tomen muy en serio. "Al menos cinco CCAA del PP irán al TC si Sánchez aprueba la amnistía". ¿A Conde Pumpido? Ya son ganas de perder el tiempo.


Santiago González dice que "me he sorprendido a mí mismo en estos días en abierta discrepancia con personas con las que habitualmente tengo un alto grado de acuerdo. Piensan y razonan que Feijóo debería ceder los votos necesarios a Pedro Sánchez con el fin de que su investidura no dependiese de EH Bildu, Junts y ERC. Este es el error. A Sánchez le gustan más Arnaldo Otegi y Carles Puigdemont que Alberto Núñez Feijóo. Es más, preferiría a Josu Ternera antes que a Feijóo". Algunos es que, o no se enteran, o no se quieren enterar.

Josu de Miguel refleja bien el hartazgo de los españoles sobre el independentismo. También los catedráticos, dice Josu. "Como solución al agotamiento proponían un referéndum en el que ganen los independentistas y se vayan de España de una vez por todas. Este discurso está muy extendido en todo el país, mucho más de lo que se cree". Pero mucho, mucho, mucho. No los soportamos más.


"La amnistía segura y la consulta posible no van a servir para integrar a los independentistas, sino para desintegrar el sentimiento constitucional de muchos españoles que no quieren vivir en un país donde Aitor Esteban da clases de igualdad y Oskar Matute de derechos humanos desde la tribuna del Congreso". Sólo el PSOE quiere integrar a los indepes, a los españoles, en general, se la trae al pairo si se integran o no, quieren perderlos de vista.


"Un nuevo fantasma recorre España: se llama heterodeterminación, y significa que una parte creciente de la ciudadanía puede estar dispuesta a secesionarse pacíficamente de vascos y catalanes sin renunciar a un país más pobre y modesto, pero en el que no se sigan pervirtiendo palabras como democracia, pluralismo o igualdad". Pacíficamente pero sin darles un euro, eso que vaya por delante.

El País

"El Rey retoma la ronda de contactos con la amnistía en el eje del debate". Qué peñazo. "El Gobierno se prepara para explicar los pactos con los independentistas", dice Anabel Díez. ¿Explicar? No hace falta, lo entendemos todos perfectamente, no somos idiotas. No sólo necesitan sus votos, la realidad es que prefieren a ese grupito de fanáticos a once millones de españoles a los que lo socialistas odian a muerte y a los que quieren aniquiliar. Ya está explicado, que no se molesten en darnos más la tabarra.


"Ha llegado el tiempo de la pedagogía que indisolublemente lleva aparejada la negociación con los partidos independentistas para una eventual investidura de Pedro Sánchez". Sánchez nos toma por gilipollas, y, la verdad, no me extraña.


"Bastante tarea hay ya con conseguir un compromiso sobre el alivio jurídico de los afectados penal y administrativamente por el procés, como para, además, tener que dar una respuesta política a la reivindicación de celebrar un referéndum", dice Anabel recogiendo ya el término sanchista para la amnistía. Acostúmbrense a oír lo del alivio.


"Los límites de los negociadores socialistas siguen inamovibles en rechazar un referéndum de autodeterminación". Jaja, jaja, jaja. Los socialistas no tienen límites, Anabel. ¿A quién pretendes engañar? Ojalá. Quitarnos a esa gentuza de encima sería un alivio, eso sí que sería un alivio.


Pilar Mera se entretiene en tratar de colar la tontada de las lenguas en el Congreso. "Hace apenas dos semanas, el Congreso modificó su Reglamento para permitir el uso de todas las lenguas oficiales. Que en menos de un mes se cuente con los medios humanos y técnicos precisos demuestra que cumplir esta reclamación histórica ni siquiera era difícil. Sólo se necesitaba voluntad, condición necesaria, que no suficiente, de casi todo en política. El cambio salda una deuda con la pluralidad de la realidad cultural y lingüística de España". Te explico, Pilar. Si yo, que por motivos profesionales sigo las sesiones, desconecto totalmente cuando hablaban en catalán, vasco o gallego, ni te cuento el resto de la ciudadanía. Si a poca gente le interesaba seguir en directo las sesiones del Congreso ya no las va a seguir ni dios. Eso es lo que van a conseguir.

ABC

"Madrugada infernal", titula sobre el incendio en Murcia. "Yolanda Díaz prepara su artillería para encarecer el despido si gobierna Sánchez". José Peláez dice que "la derecha no se cansa de repetir que Sánchez es capaz de todo, pero sigue sin entenderlo". Que no se lo creen del todo, vaya.


"Yo sí que creo que Sánchez es capaz de todo. Pero de verdad. Esto implica que, si las encuestas que le están haciendo resultan favorables, es muy capaz de jugar con sus socios e incluso traicionarlos. Es capaz de utilizar a Puigdemont con una negociación falsa que solo ha servido para hacer inviable la investidura de Feijóo". Y una vez logrado, dejar a Puchi tirado con sus exigencias y convocar elecciones, dice Peláez.


"Al decaer la posibilidad de su investidura, el resto de nacionalistas comenzarían su ronda de peticiones de máximos para apuntarse el tanto. Y cuanto más se refuercen ellos de cara a sus votantes, más se refuerza Sánchez delante de los suyos. Todos ganan e iríamos a una campaña en la que Sánchez no nos contará que el acuerdo era imposible porque era ilegal, sino que, teniendo los votos, no aceptó las condiciones. Y ese argumento desactivará el enfado en la base de la derecha, el PSOE obtendrá mejores resultados y tendrá la opción de gobernar que hoy no tiene. Se está riendo de todos: de sus voceros, de sus socios y de sus rivales. Pero, sobre todo, de Puigdemont". Puede, por qué no. Si logró salir impune el 23J, incluso con más votos, todo es posible. Algunos nos hemos hecho a la idea de que habrá sanchismo para décadas.


La Razón


"Hacienda negocia con Junts el apoyo a los presupuestos". Vamos, que nos va a salir carísima la investidura de Sánchez. "Para los socialistas va a ser muy duro presentar ante la opinión pública esta cesión, por más que hayan activado la maquinaria de la «pedagogía» entre los ciudadanos con los ministros en funciones y con Ferraz como agentes activos de esta labor de explicación". No hay que explicar nada, lo entendemos perfectamente. Sánchez necesita sus votos y los va a pagar a cuenta de nuestros bolsillos, es sencillísimo.


"Ellos quieren justificar esta polémica decisión en el mantra de la reconciliación y el reencuentro, pero el independentismo no está de acuerdo con esta forma de enfocarlo. Para ellos debe quedar claro que supone la aceptación por parte del Estado español de que las actuaciones judiciales que acompañaron al «procés» fueron una extralimitación política de un Estado «represor». No se perdonan delitos, sino que esos delitos no existieron". Eso al margen de que la reconciliación y el reencuentro no se lo creen ni ellos. Si es que nos toman por imbéciles y con razón.


Vicente Vallés habla de la piel fina del PNV. "Alberto Núñez Feijóo no supo aprender en cabeza ajena. Llegó a Madrid desde Galicia, convencido de que su buena relación de presidente autonómico con su colega vasco Íñigo Urkullu allanaría el camino para que el Partido Nacionalista Vasco se acercara al PP, después de unos años en los que el PNV ha sido un partido satélite del PSOE. Se equivocaba Feijóo. Y debió evitar ese error". Si es que son tontos. No han aprendido nada de la traición a Rajoy.


"Feijóo se entregó a la humillante tarea de implorar una reunión con Andoni Ortúzar, después de que el presidente del PNV se hubiese manifestado despreciativo y sardónico con el PP". De vergüenza ajena.

"Y, con todos estos desplantes, aún pretendía el PNV que Feijóo se mostrara entregado y cariñoso con el nacionalismo vasco durante los debates de la investidura fallida. Incluso Aitor Esteban se puso estupendo, exigiendo al líder del PP que hiciera reverencias y genuflexiones, porque eso es a lo que los dos grandes partidos han acostumbrado al PNV a lo largo de décadas". Menos mal que esta vez Feijóo les mandó a Parla. Y ahora se hacen los ofendiditos. Esperemos que Bildu les birle el gobierno vasco, para que aprendan a ser un poco más humildes.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Libro