Menú

Los 650 militares españoles desplegados en Líbano, "en alerta" en medio de los ataques de Hezbolá a Israel

El contingente se encuentra en situación de alerta y pasó el fin de semana refugiado en búnkeres. Este lunes vuelven a patrullar la Blue Line.

El contingente se encuentra en situación de alerta y pasó el fin de semana refugiado en búnkeres. Este lunes vuelven a patrullar la Blue Line.
Fuerzas armadas españoles en Líbano. | Ministerio de Defensa

La situación de guerra abierta que hay en estos momentos en el sur de Israel, provocada por la incursión durante las primeras horas del sábado de centenares de terroristas de Hamás en suelo israelí, que masacraron a los militares y civiles que encontraron a su paso, ha provocado una reacción a gran escala de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF, por sus siglas en inglés), lo que amenaza con extender el conflicto al norte del país asiático.

Si Israel tiene la amenaza por el sur de Hamás, que controla Gaza, también la tiene en el norte por Hezbolá, que controla buena parte del sur de Líbano ante la incapacidad manifiesta del propio Ejército libanés. Aunque Hamás representa el integrismo suní y Hezbolá el integrismo chií, las dos ramas enfrentadas del Islam, la realidad es que las dos organizaciones terroristas tienen un enemigo común y están teledirigidas por el régimen de Irán.

Unas pocas horas después del inicio del ataque de Hamás a Israel, los terroristas de Hezbolá se unieron a la contienda con el lanzamiento de cohetes al norte de Israel desde sus posiciones en el sur de Líbano. Este lanzamiento fue confirmado tanto por Israel como por FINUL (Fuerza Provisional de las Naciones Unidas para el Líbano), las fuerzas militares de la ONU en la zona para mantener la paz en la línea de separación entre Israel y Líbano.

Precisamente, esa misión de la ONU en el sur de Líbano está comandada ahora mismo por un español, el general de división del Ejército de Tierra Aroldo Lázaro Sáenz. A eso se une la presencia permanente desde hace más de década y media de un contingente español en el sector Este de la Blue Line, que ahora mismo está compuesto por 645 militares y 12 guardias civiles, ubicados en la base Miguel de Cervantes, en Margayoun (Líbano).

Este lunes, el Departamento de Seguridad Nacional, que depende del Gabinete de Presidencia del Gobierno, ha informado de que "la Fuerza Provisional de la ONU en Líbano (FINUL), que no ha sufrido ningún incidente, ha reanudado con limitaciones sus operaciones tras desactivar el plan de seguridad que se implementó el sábado". No ha dado detalles en ningún momento de cuáles son esas operaciones ni en qué consistía el plan de seguridad.

La ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, sí ha dado unas horas después algún detalle más. Según ha explicado, durante el fin de semana, coincidiendo con el grueso del ataque de Hamás a Israel y el ataque de Hezbolá con cohetes, los militares españoles activaron el plan de seguridad y permanecieron en los refugios que hay distribuidos por la base española en la zona.

El pasado mes de abril ya hubo una situación de crisis parecida. Hamás atacó Israel desde Gaza y el sur de Líbano –Hezbolá les permitió acceder a la zona–. Y las fuerzas israelíes respondieron en las dos direcciones. Entonces, los militares españoles permanecieron recluidos 18 horas en los 21 búnkeres de seguridad que hay en la base Miguel de Cervantes.

Robles ha explicado también que los militares españoles se encuentran desde el sábado "en alerta" y que, con las debidas medidas de seguridad, este lunes por la mañana han vuelta a patrullar la Blue Line, la línea virtual que separa en estos momentos Líbano e Israel, delimitada en algunos casos por vallado y en otros por bidones de colores, y que no es una frontera sino la línea de repliegue de Israel del año 2000 tras su avance sobre el Líbano tras ser atacada por Hezbolá.

Ya el domingo, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, utilizó la red social X (la antigua Twitter) para hacer público que había hablado con el general español al mando de la misión internacional como con el general al mando del contingente español: "Acabo de hablar con el general Aroldo Lázaro y con el general Luis Jesús Fernández Herrero para trasladarles el apoyo del Gobierno de España a su labor ante la gravedad de los acontecimientos. Los soldados españoles desplegados en Líbano siguen trabajando por la estabilidad regional".

Temas

En España

    0
    comentarios