Menú

Confiesa el detenido por la violación y asesinato de Elisa Abruñedo en 2013

La familia de la víctima lleva diez años esperando a que se haga justicia. Las pruebas de ADN han sido fundamentales para dar con el autor del crimen.

La familia de la víctima lleva diez años esperando a que se haga justicia. Las pruebas de ADN han sido fundamentales para dar con el autor del crimen.
Imagen compartida por el asesino confeso de Elisa Abruñedo en sus redes sociales. | FACEBOOK

El vecino de Narón arrestado este martes como presunto autor de la violación y asesinato de Elisa Abruñedo, el 1 de septiembre de 2013, ha confesado los hechos de los que se le acusa ante la Guardia Civil. Según informa Europa Press, el varón -natural de Cabanas, municipio en el que perpetró el atroz crimen- se vino abajo tras un intenso interrogatorio de los agentes de la UCO responsables de la investigación.

El día de autos, era domingo. La víctima -de 46 años y madre de dos hijos- salió a dar un paseo y se encontró fortuitamente con su verdugo en una zona boscosa de la aldea de Lavandeira, a algo más de 200 metros de la casa de la mujer. Allí mismo la agredió sexualmente y acabó con su vida asestándole varias puñaladas. Su cadáver fue hallado oculto entre unas zarzas unas horas más tarde.

En la zona fueron recogidas distintas muestras de restos biológicos del asesino, que en su momento no sirvieron para identificar al responsable del crimen porque no estaba en la base de datos. No tenía antecedentes. Tras una ardua investigación, los agentes que llevan el caso realizaron un cribado de ADN masivo en varias localidades de la comarca de Ferrolterra que les dio la clave para lograr resolver el caso.

EL papel del ADN

Según han explicado fuentes próximas a la investigación a Libertad Digital, en un primer momento las pesquisas se centraron en el entorno más cercano a la víctima. Pero después ampliaron el radio de actuación. "Se pidieron voluntarios" que quisieran someterse a las pruebas genéticas para intentar identificar al asesino y "un familiar del detenido se presentó". El ADN no coincidía "totalmente", así que no era él. Pero sabían que estaban cerca.

Tenía que ser un familiar del voluntario. Así llegaron hasta R. S. R. V., un varón pelirrojo -dato relevante para la investigación, ya que el ADN que se encontró en la escena del crimen ya determinaba este rasgo y les sirvió para acotar los potenciales sospechosos- de 49 años, que está soltero, trabaja en el sector del metal en Ferrol y vive con su familia en el campo. Los agentes han requisado diversas escopetas de caza y armas blancas durante el registro que han realizado en su domicilio.

¿Relacionado con otros casos?

Por las fotografías y publicaciones que podemos ver la cuenta de Facebook del arrestado, es aficionado a la caza, la pesca y montar a caballo. Hasta ahora, el detenido nunca había sido investigado por un delito violento. Pero la Guardia Civil está realizando las pesquisas pertinentes para comprobar su posible relación con otros casos sin resolver en Galicia. Es habitual que los delincuentes reincidan cuando creen que son impunes.

El detenido comparece este jueves ante la magistrada del Juzgado de Instrucción número 2 de Ferrol (Coruña), que ha decidido mantener el secreto de sumario y que ha suspendido todos los asuntos que tenía programados para esta jornada, con el objetivo de poder centrarse en el caso de Elisa Abruñedo, cuya familia lleva diez años esperando a que se haga justicia.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso