Menú

Así luce el escaño valenciano del pluriempleado Ximo Puig en las sesiones de control: ni bolso que lo guarde

La gran cantidad de cargos que ostenta el socialista no parece ser motivo suficiente para ocupar su asiento en los últimos plenos.

La gran cantidad de cargos que ostenta el socialista no parece ser motivo suficiente para ocupar su asiento en los últimos plenos.
LD

Ximo Puig ha acabado teniendo más cargos tras perder las elecciones que antes. Es presidente del Grupo Parlamentario socialista en las Cortes Valencianas; senador por designación autonómica; secretario general del PSPV y expresidente con todas las dotaciones que supone ese cargo -incluido el coche oficial-. Pero esa saturación de agenda lo es sólo a efectos nominales. Porque lo cierto es que lleva dos de dos en sesiones de control reconvertidas en sesiones de escapada a sus efectos. Y es que su sillón ha permanecido, como muestra la foto que hoy recoge LD, totalmente vacío y sin bolso que lo guarde, como diría Soraya Sáenz de Santamaría.

La hiperactividad subvencionadora de Ximo Puig hacia las empresas de sus hermanos ha dado paso a una multiplicidad de cargos sin agobio laboral real. El hombre que quedará en la memoria de los valencianos como el presidente regional que entregó 1,2 millones de la Generalidad a sus hermanos por medio de subvenciones, disfruta ahora de su cargo de expresidente valenciano con acceso, como recoge la normativa, a coche oficial. Igualmente ostenta el puesto de senador en Madrid por designación autonómica. Es presidente del Grupo Parlamentario socialista en las Cortes Valencianas y, por lo tanto, diputado regional. Y, como colofón, secretario general del PSPV.

Ausencia en dos sesiones

Pero esa cantidad de cargos -necesita una cuartilla de presentación, más que una tarjeta de visita- no ha alterado las prisas de Ximo Puig. De hecho, ha decidido no acudir a los plenos de la sesión de control al Gobierno de quien le derrotó en las elecciones del 28-M, Carlos Mazón. La primera sesión fue el 5 de octubre: agua. La segunda ha sido este pasado jueves 26 de octubre: agua de nuevo.

Y el asunto es grave para su partido, porque los jueves hay votaciones y no ha acudido a ellas. Ximo Puig, así, parece haberse querido apartar del escenario valenciano de aquellas noticias del caso Azud que reflejaron que parte de sus gastos de campaña en primarias fueron asumidos por las empresas de la trama de presunta corrupción del PSOE. Y de las informaciones que publicaron que sus hermanos han logrado 2 millones en subvenciones, haciendo uso incluso de gastos duplicados, y, de ellos, 1,2 proceden directamente de las arcas de su ya pasado Gobierno regional. Pero la forma de apartarse es un poco tajante. Porque lo cierto es que en las sesiones de control no cuenta ya ni con un bolso que le guarde el sillón.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso