Menú

Dejan en libertad a 'la etarra de las mariscadas' al considerar prescrito el asesinato de Ramón Romero

Los magistrados no han encontrado "voluntad judicial instructora" que justifique la interrupción de la prescripción del delito.

Los magistrados no han encontrado "voluntad judicial instructora" que justifique la interrupción de la prescripción del delito.
Natividad Jáuregui, conocida como 'la etarra de las mariscadas'. | FACEBOOK

La Audiencia Nacional ha dejado en libertad con medidas cautelares a Natividad Jáuregui, alias Pepona, al estimar -en contra del criterio de la Fiscalía- que ha prescrito el asesinato del teniente coronel Ramón Romero Rotaeche, perpetrado por ETA en Bilbao en 1981, como solicitaba su defensa. Eso sí, aún cabe recurso la posibilidad de recurso ante el Tribunal Supremo. Entretanto, la terrorista tiene prohibido salir del país y tendrá que comparecer mensualmente en el juzgado.

La sección segunda de lo Penal ha tenido en cuenta la "ausencia de voluntad judicial instructora" desde hace décadas, ya que a finales de los 80 ya se tenía elementos más que suficientes para sospechar que Jáuregui, que Bélgica entregó a España en 2020, pudo participar en el atentado y sin embargo "en ningún momento" se dirigió el procedimiento contra ella.

"Desde al menos 1987" se conocían "todos los sospechosos que integraban el comando Vizcaya" y se disponía de la declaración del etarra Enrique Letona, que implicaba a Jáuregui en el atentado, pero se acabó archivando el sumario después de que éste a declarar, recuerdan en el auto. Es decir, que no se dio "ninguna orden" de identificación, búsqueda y detención de los supuestos integrantes del grupo asesino.

De hecho, la Sala reconoce que le "sorprende" esa "ausencia de voluntad judicial instructora" del juzgado, entonces dirigido por Baltasar Garzón, que se limitó a llamar a declarar a Letona. Algo que -consideran- no es suficiente para interrumpir la prescripción del delito. Tampoco ha visto el tribunal que las resoluciones posteriores trasluciesen "la voluntad" de dirigir la investigación contra ella.

"Esa misma forma de instruir se reitera años después", explican. Citan por ejemplo cuando en 1995 se incorpora la declaración del etarra Sebastián Echaniz -que también implicaba a ‘Pepona’- ante otro juzgado. Y tampoco en esta causa fue ratificada. El juez volvió a cerrar el sumario sin procesar a nadie ni dictar ninguna medida contra Jáuregui. En esa resolución, señalan, "difícilmente" se puede inferir que hubiera intención de dirigir el procedimiento contra Natividad.

De ahí que los magistrados -argumentan en el auto- hayan declarado extinguida la responsabilidad penal de ‘Pepona’, que aún tiene alguna causa más abierta en la Audiencia Nacional, por el atentado terrorista que acabó con la vida del militar con un tiro en la nuca cuando éste salía de la basílica de Begoña. La sala ha acordado por tanto el archivo del caso y la puesta en libertad de la etarra.

El asesinato de Ramón Romeo

Jáuregui, conocida como la Pepona, asesinó a Ramón Romeo Roateche el 19 de marzo de 1981. La etarra esperó a su víctima a la salida de la basílica de Begoña en Bilbao y, apenas traspasó el umbral, sacó una pistola y le disparó en la nuca. El teniente coronel fue trasladado a la Clínica Virgen Blanca, donde le transfundieron hasta catorce litros de sangre antes de someterlo a una delicada operación en la cabeza.

Su parte médico daba cuenta de una laceración cerebral y del estallido de la bóveda craneal, con desgarros en las meninges y seno longitudinal superior. En la intervención, le extrajeron un proyectil de calibre 9 corto, que se había alojado en el lóbulo frontal izquierdo. Dos días después, murió como consecuencia de las gravísimas heridas que padecía y que le habían provocado un coma profundo.

La detención de Pepona

Natividad Jáuregui Espina fue detenida en octubre de 2013 en la ciudad belga de Gante gracias a una operación conjunta de la Policía Judicial de Bélgica, el Cuerpo Nacional de Policía y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Estaba huida de la justicia desde 1979 y pesaban sobre ella dos Órdenes Europeas de Detención y Entrega (OEDE).

La mujer, más conocida como ‘Pepona’ o ‘la etarra de las mariscadas’ (por su afición a compartir en redes sociales fotografías de sus festivales gastronómicos), fue terrorista a sueldo del comando Vizcaya de ETA y estuvo implicada en distintos atentados terroristas contra agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado con resultado de muerte.

Temas

En España

    0
    comentarios