Menú

El PSOE impulsa la plena implantación del adoctrinamiento masivo en Navarra de la mano de Bildu

Se trata del modelo Skolae, el Plan de Coeducación que acaba con el derecho de los padres a elegir el contenido moral de la educación de sus hijos.

Se trata del modelo Skolae, el Plan de Coeducación que acaba con el derecho de los padres a elegir el contenido moral de la educación de sus hijos.
El consejero del Departamento de Educación, Carlos Gimeno y la presidenta de Navarra, María Chivite, durante el acto de toma de posesión de los nuevos consejeros del Gobierno de Navarra, a 18 de agosto de 2023, en Pamplona, Navarra (España). | Eduardo Sanz / Europa Press

No se trata sólo de un avance del vascuence -lengua, obviamente, no navarra- por toda la Comunidad Foral. El esquema de euskaldunización e inmersión en el adoctrinamiento woke que acaba de pactar el PSOE con separatistas y proetarras va mucho más allá de un plan únicamente diseñado para la paulatina ruptura de los lazos con España y la creación de un entorno cultural excluyentemente vasco. Además de ese fin, el esquema denominado Skolae -inaugurado ya en época de Uxue Barkos- cuenta ahora con respaldo para abarcar desde los cero años hasta los 18 años, colarse en el 100% de centros educativos, e incluye, desde la ideología de género hasta el alarmismo climático en fase máxima.

El departamento de Educación del Gobierno de Navarra cuenta con respaldo pleno del PSOE de María Chivite y Pedro Sánchez para poder imponerse en la totalidad de centros escolares navarros. Su nombre es Skolae. No es una novedad. Pero si la fuerza de implantación que logra en estos momentos. Y es que será complicado que un solo alumno navarro se libre de esta maquinaria de adoctrinamiento woke y comunista. Su nombre oficial es el de Plan de Coeducación. Ya tiene el respaldo para extender a plena velocidad durante los próximos cuatro años. Y ahora, con toda probabilidad, llegará al 100% de centros escolares.

El propio consejero Carlos Gimeno ha aludido a su propósito señalando que el objetivo del modelo educativo es "consolidar un modelo de escuela que prevenga de todo tipo de violencia sexistas y elimine las desigualdades entre mujeres y hombres". Ni matemáticas, ni historia, ni física, ni inglés, ni nada parecido. Su objetivo declarado y confeso es el mismo que el que dicen perseguir los partidos de izquierdas. Por algo se llama coeducación en el aula: porque arrincona el derecho constitucional de los padres a determinar el contenido moral de la educación de sus hijos.

Así, a partir de ahora, no sólo es que se vaya a desplegar por completo el modelo Skolae, -porque formará parte del currículo educativo- sino que los centros públicos y concertados deberán rendir cuentas de los avances conseguidos en su implantación en todas las etapas educativas.
De hecho, será una de las materias a controlar por la Inspección educativa.

El modelo figura descrito en la propia documentación oficial. Y poco tiene que ver con lo que cualquier padre o madre pensaría de un modelo educativo. "Desde las primeras etapas de la vida aprendemos a elegir y a construir lo que será nuestro proyecto vital. Un proceso que se debe asentar en el conocimiento, la libertad y la capacidad de decidir sobre el futuro sin condicionantes de género, aprendiendo a identificar las desigualdades, a luchar contra ellas y a ejercer el derecho a la igualdad en el ámbito de cada cultura, religión, clase social, situación funcional, orientación sexual, etc", señala la explicación oficial del modelo educativo.

Adoctrinamiento en cuatro fases

"Skolae arranca en el curso 2017-2018 como experiencia piloto en 16 centros escolares, con la aspiración de llegar a todos los centros educativos en los próximos cuatro años. Ha sido dotado de objetivos, contenidos y acciones transversales para todo el itinerario escolar, desde los 0-3 años hasta los 18 años", aclara la Consejería. Y es que, efectivamente, adoctrina desde el mismo nacimiento del niño.

Determina cuatro fases de inoculación de ideología. La primera se denomina "Saber ser. Saber vivir: El aprendizaje de la autonomía, la independencia personal y el empleo: nos dirige hacia un proyecto vital pleno, superando estereotipos de género y otros condicionantes que nos limitan". Nada dice ni de lenguas extranjeras, ni de ciencias, ni de letras, ni de nada parecido. "Saber mirar. Saber entender: El aprendizaje de la conciencia crítica frente a la desigualdad y de la capacidad para el cambio: nos convierte en personas responsables, individual y colectivamente, activas y críticas en el camino hacia la igualdad". Se trata de la segunda fase, la que pretende convertir en activistas a los alumnos.

La tercera fase tampoco habla de itinerarios para definir los gustos profesionales o académicos de los escolares: "Saber sentir. Saber bientratar. El aprendizaje de la sexualidad, las relaciones afectivas y la prevención de la violencia: nos acompaña en el autoconocimiento hacia la construcción de relaciones y amores desde la aceptación y el respeto por la diversidad, lejos de violencias machistas". Así lo define.

Y la cuarta y última, la que abarca desde los 16 hasta los 18 ó 20 años, es la de "Saber construir. Saber aportar. El aprendizaje del liderazgo del poder personal y grupal y la participación social: nos fortalece individual y grupalmente y nos capacita para participar en la vida social desde la igualdad y el respeto".

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso