Menú

Cerdán negoció con Otegi el desalojo de la líder socialista de Pamplona para dejar vía libre a Bildu en el Ayuntamiento

Al ser una persona de su confianza, negoció al mismo tiempo con Sánchez para reubicar a Elma Saiz como ministra de Seguridad Social

Al ser una persona de su confianza, negoció al mismo tiempo con Sánchez para reubicar a Elma Saiz como ministra de Seguridad Social
Santos Cerdán, muñidor de los acuerdos junto con Bolaños, felicita al presidente ante decenas de fotógrafos. | EFE

Una vez más, Bildu. Y una vez más, Santos Cerdán. El fontanero oficial de Pedro Sánchez –el mismo que negocio con Carles Puigdemont bajo una foto del 1-O– también fue el encargado de negociar con Arnaldo Otegi el desalojo de la número uno del PSOE-PSN en el Ayuntamiento de Pamplona para dejar vía libre a Bildu en esa entidad. Así se fraguó la salida de Elma Saiz, a la que se ha nombrado ministra de Seguridad Social para que no pusiera pegas a una operación que abre las puertas al regalo del Ayuntamiento de Pamplona a Bildu.

Un nombramiento del Gobierno de Pedro Sánchez ha forzado a mucha gente a buscar en la Wikipedia de turno: el de Elma Saiz al frente de un departamento especialmente técnico, el de Seguridad Social. Saiz no era conocida por prácticamente nadie, y era normal. No se trata de ningún perfil en auge por nada. De hecho, su nombramiento no tiene nada que ver con las exigencias del cargo al que va, sino de aquel que deja.

Y es que es la condición para que el PSOE deje de tener aspiraciones en Pamplona y permita que se negocie con Bildu una moción de censura contra la actual ocupante del sillón de alcaldesa, Cristina Ibarrola, de UPN. El regalo del Ayuntamiento de Pamplona a los de Arnaldo Otegi ha entrado ya en rampa de negociación.

Saiz ha sido consejera de Economía en la Comunidad Foral pero su conocimiento de la Seguridad Social es el imaginable en una política regional –la Seguridad Social es nacional– y, encima, en un cargo desarrollado en unos de los dos únicos territorios –País Vasco y Navarra– que ni siquiera se encuentran en el régimen general en materia fiscal. Pero Otegi ha reclamado ya una moción de censura con el apoyo del PSOE en el Ayuntamiento de Pamplona y Elma Saiz es la líder de los socialistas locales que saldría especialmente perjudicada al demostrar que el PSOE es el felpudo donde los proetarras se limpian los zapatos antes de hacerse con los cargos.

Además de todo ello, Elma Saiz es una de las personas de máxima confianza de Santos Cerdán. Y este no quería darle un golpe en algo que no tiene nada que ver con ella sino con la exigencias realizadas por Bildu a cambio del apoyo a Pedro Sánchez en la pasada investidura. Por eso, Cerdán negoció con Otegi la retirada del PSOE de la pugna por el control del Ayuntamiento de Pamplona, y con Sánchez el realojo de Saiz como ministra.

Y, dicho y hecho. Saiz fue sacada de Pamplona y premiada con un departamento como el de la Seguridad Social. Y todos contentos y preparados de cara a la negociación con Otegi dependiendo de cómo salgan las elecciones vascas de mayo del próximo año. Para la hemeroteca queda el resto. Y es que Saiz prometió que no se iría de Pamplona en toda la legislatura y los cierto es que no ha llegado a los seis meses. Porque el guión de Sánchez manda por encima de ella. Y el de Otegi por encima de Sánchez.

Temas

En España

    0
    comentarios