Menú

De pesadilla a realidad: la Armada ya tiene uno de los mejores submarinos convencionales del mundo

El S-81 Isaac Peral entrará en servicio con más de una década de retraso. Varios países están interesados en adquirir unidades.

El S-81 Isaac Peral entrará en servicio con más de una década de retraso. Varios países están interesados en adquirir unidades.
El submarino S81 Isaac Peral, en imágenes

Su desarrollo técnico y su construcción llegaron a convertirse en un auténtico quebradero de cabeza para los máximos responsables del Ministerio de Defensa. No en vano, va a entrar en servicio con una década de retraso sobre los planes inicialmente previstos. Pero ya es una realidad. La Armada española cuenta por fin con su primera unidad de los deseadísimos submarinos de la clase S-80: el S-81 Isaac Peral.

Este jueves al mediodía ha tenido lugar en Cartagena el acto oficial de entrega, que ha estado presidido por la ministra de Defensa, Margarita Robles. En el mismo, se ha procedido a la firma de la documentación de entrega y transferencia de la propiedad entre Navantia y la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) del Ministerio de Defensa. Y de ésta última al Arsenal de Cartagena de la Armada.

Ha tomado posesión también el primer comandante de la unidad, el capitán de corbeta Manuel Corral Iranzo, y se ha entregado la Bandera al buque. A partir de ahora, comienza la cuenta atrás para la entrada del sumergible en activo, que no debería demorarse más allá de unos pocos meses, pues todo se ha venido preparando para que su entrada en servicio sea lo más rápida posible.

Las características técnicas de los submarinos clase S-80 los convierte en el mejor sumergible convencional del mercado, solo superado por los de tecnología nuclear, muchísimos más costosos de operar. Destacarán sobre todo por su Sistema de Propulsión Anaerobia (AIP, por sus siglas en inglés), que le permitirá estar sumergido durante unos 20 días, algo solo superado por los nucleares.

El citado sistema permite generar agua y electricidad a cualquier profundidad gracias a un sistema de pila de combustible donde el hidrógeno (H2) y el oxígeno (O2) se combinan para producirlos. El sistema ya está maduro, pero los retrasos han hecho que no puedan estar disponible en las dos primeras unidades que recibirá la Armada española: el S81 y el S82 Naricos Monturiol. A ambos se les instalará en su primera gran carena.

Sí vendrá de serie en los dos últimos submarinos, cuya construcción no se ha iniciado todavía, algo que sí había pasado con el casco del S81 y el S82 cuando el AIP estuvo maduro y probado, y que completarán el paquete de cuatro unidades encargado por la Armada, el S83 Cosme García y S84 Mateo García de los Reyes. Si se mantiene el calendario previsto estos últimos sumergibles serán entregados a la Armada española en los años 2026 y 2028.

Los submarinos S-80 tienen una eslora de 81 metros, un casco resistente de 7,3 metros de diámetro, desplazan 2.965 toneladas en inmersión y su cota máxima operativa es superior a los 300 metros. Su sistema de armas incluye seis tubos lanzatorpedos y capacidad embarcar misiles y minas. De hecho, está preparado para trabajar sin problema con temidos misiles Tomahawk, de fabricación estadounidense.

Incluye la capacidad para atacar objetivos terrestres, una capacidad que hoy en día está prácticamente restringida a los submarinos nucleares. También destaca por su baja huella magnética y acústica. Su alta tecnología le permite ser operado por 32 tripulantes (8 mandos y 24 efectivos entre suboficiales y marinería), menos de la mitad de los que necesita la actual clase S-70. Esto le permitirá tener espacio para llevar a un equipo de operaciones especiales.

El desarrollo y construcción de esta clase de submarinos introduce a España en un selecto grupo de países capaces de diseñar desde cero un submarino militar, del que hasta ahora sólo formaban parte Estados Unidos, Rusia, Alemania, Francia, Reino Unido, Suecia, Japón, China y Corea del Sur. Y abre a España las puertas de los mercados internacionales, en un momento en el que muchos países quieren renovar o poner en marcha su arma submarina.

Hace unos meses, el Ministerio de Defensa emitió un comunicado en el que enumeraba a doce países que habían mostrado ya interés en el submarino de diseño y desarrollo español. Se trataba de Países Bajos, Perú, Polonia, Turquía, Sudáfrica, India, Brasil, Chile, Malasia, Taiwán, Egipto y Canadá. De ellos, sólo India tiene el concurso en marcha y el S-80 está entre los candidatos finales. También ha sido ofrecido recientemente a la Marina de Filipinas.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro