Menú

Los cinco diputados de Podemos abandonan Sumar y se pasan al Grupo Mixto

La anunciada ruptura de Podemos con Sumar se consuma: los diputados se van al grupo mixto.

La anunciada ruptura de Podemos con Sumar se consuma: los diputados se van al grupo mixto.
La secretaria general de Podemos, Ione Belarra. | EFE

La dirección de Podemos ha decidido abandonar el grupo parlamentario de Sumar en el Congreso y que sus diputados se pasen al Grupo Mixto junto con el BNG, Coalición Canaria y UPN, según ha anunciado el coportavoz del partido, Javier Sánchez Serna.

Son cinco los diputados de Podemos, elegidos en las listas de Sumar, y entre ellos está la secretaria general del partido y exministra, Ione Belarra; la responsable de Organización, Lilith Verstrynge, y el propio Javier Sánchez Serna.

Los desencuentros con Sumar arrancan con la composición de listas, de las que se excluyó a Irene Montero, y se agravaron después de perder su presencia en el nuevo Gobierno de coalición, con la salida de Irene Montero e Ione Belarra acusando a Pedro Sánchez y Yolanda Díaz de "echarlas".

"Ha sido la gota que ha colmado el vaso", dice el Diario Red, el panfleto del propio Pablo Iglesias, que denuncia que la "hostilidad" de Sumar ha continuado estas semanas cuando Yolanda Díaz ha decidido dejarles sin portavocía adjunta en el Congreso "a diferencia de otros partidos que forman parte del mismo grupo parlamentario con menos representación".

"Esto implica no tener firma y, por lo tanto, no poder presentar ningún tipo de iniciativa. Nos han bloqueado todo lo que hemos intentado presentar, desde lo más grande a lo más pequeño. Desde una ley sobre Doñana a una PNL en defensa de los derechos humanos y civiles en Senegal", enumeran los morados en la web de su líder de facto.

El veto que "ha colmado el vaso", explican, ha sido el veto impuesto a Ione Belarra – según Podemos, la persona "que ha adquirido una dimensión internacional por su posición valiente en el tema de Palestina"- en la comparecencia del ministro de Exteriores, José Manuel Albares. "Es algo que, además de no tener ningún sentido político, ha provocado que hoy haya faltado la voz que con más contundencia ha condenado el genocidio que está perpetrando Israel en la Franja de Gaza y en Cisjordania y que de forma más concreta ha exigido a Pedro Sánchez que pase de las palabras a los hechos".

Este veto a Belarra es la prueba definitiva para Podemos de que no les van a dejar trabajar. "Y nosotras no venimos a las instituciones a calentar el sillón". Así, los cinco diputados de Podemos irán al Grupo Mixto. "Esto también es una forma de dejar de hablar de nosotras mismas y poder dedicar todo nuestro esfuerzo a mejorar la vida de la gente, que es para lo que estamos aquí", añaden.

El dineral que podría perder Podemos

La adhesión al Grupo Mixto era algo a lo que hasta ahora Podemos se había resistido, tal y como publicó Libertad Digital, por una mera cuestión económica. Cuando el pasado mes de junio Podemos negociaba in extremis su incorporación a las listas de Sumar, Yolanda Díaz quiso blindarse ante posibles escisiones. Para ello, decidió incluir una cláusula en la que se especificaba que si, pasadas las elecciones, algún partido de la coalición decidía abandonar el grupo parlamentario, perdería la asignación económica que le correspondiera a la hora de repartirse las jugosas subvenciones que la ley contempla para aquellas siglas con representación en el Congreso: las de la propia Cámara Baja y las que establece el Ministerio del Interior. En el caso de Podemos, a tenor de ese mismo acuerdo, estaríamos hablando de un 23% de la suma total y, solo de aquellas que provienen del departamento que dirige Fernando Grande Marlaska, estaríamos hablando de 1,4 millones de euros.

Según establece el Régimen económico y de ayudas a los miembros de la Cámara, cada grupo parlamentario recibe "una subvención fija, cuya cuantía es de 30.346,72 euros mensuales y una subvención variable en función del número de diputados de cada uno de ellos de 1.746,16 euros mensuales por cada diputado". Así, al tener 31 escaños, a Sumar le corresponden anualmente 1.013.732 euros, de los cuales, 233.158,40 euros irían a parar a Podemos.

En cualquier caso, esta partida no es el problema, ya que, al irse al Grupo Mixto, la ayuda individual la recibirán íntegramente (en total, algo más de 100.000 euros al año) y la cuantía fija se repartirá entre los tres partidos que lo integran (los tres que había hasta ahora -UPN, CC y BNG- más Podemos), por lo que incluso por este lado podrían salir ganando. La gran preocupación, y donde reside la verdadera razón por la que los de Belarra se habían resistido a dar un portazo a Yolanda Díaz es la subvención que proviene del departamento que dirige Fernando Grande Marlaska.

De acuerdo con los Presupuestos Generales del Estado, el Ministerio del Interior reparte anualmente un total de 52,7 millones de euros entre los distintos partidos con representación en el Congreso para gastos ordinarios y otros 2,7 millones para cubrir gastos de seguridad. Un tercio de tal cantidad se reparte en función del número de diputados y los dos tercios restantes, de acuerdo al número de votos obtenidos en las elecciones. De esta forma, Sumar recibirá este año algo más de 6 millones de euros, por lo que Podemos -al que, según el acuerdo firmado con Yolanda Díaz, le correspondía un 23% de dicha cantidad- contaría con cerca de 1,4 millones. De hacer valer la cláusula firmada, los de Belarra perderían, por tanto, esta nada desdeñable cantidad en un momento crucial para ellos, puesto que, teóricamente, estarían barajando presentarse en solitario a las elecciones europeas e incluso se rumorea que Irene Montero podría ser la candidata.

Temas

En España

    0
    comentarios