Menú

Baltasar Garzón colabora desde el Grupo de Puebla en la acusación a los jueces españoles por lawfare

El acuerdo del PSOE y Junts y la Proposición de Ley de Amnistía han sido "el argumento del PP para echarse al monte".

El acuerdo del PSOE y Junts y la Proposición de Ley de Amnistía han sido "el argumento del PP para echarse al monte".
Baltasar Garzón con Dolores Delgado. | Europa Press

Baltasar Garzón, ex juez que fue condenado a 11 años de inhabilitación por el Tribunal Supremo, ha hecho gala de su coordinación con el Grupo de Puebla -el organismo de diseminación del comunismo en todo el mundo- para atacar desde ese foro a los jueces españoles con la misma acusación que lanza la izquierda y el separatismo contra ellos: el lawfare.


"Les confieso que estoy preocupado". Así comienza su aportación el ex juez al que se inhabilitó por prevaricar desde el cargo. Se trata de un artículo publicado por el Grupo de Puebla, el mismo organismo que impulsa el comunismo en todo el planeta y no ha dejado de defender a dictadores de izquierdas en Hispanoamérica. Y en él, la pareja de Dolores Delgado -recién separada de su cargo de fiscal de sala por el Supremo por haber sido elevada a él, tras ser fiscal general, sin cumplir con los requisitos en un acto de "abuso de poder"- ataca a los jueces españoles por cometer lawfare. Justo la misma acusación pactada entre el PSOE y Junts.


Comienza su artículo señalando que no desea "descalificar a ningún político que combate por sus ideas; no quiero atacar a ningún juez o fiscal que, día a día, lucha desde el juzgado de Valverde del Camino a la Fiscalía de Ibiza; desde el último juzgado del País Vasco hasta la fiscalía de Canarias, que —todos ellos— realizan una labor invaluable en defensa del Estado de Derecho". Y acto seguido lanza todo un argumentario para descalificar a los jueces por lawfare.


"No quiero decir nada del CGPJ y su caducado mandato y la ilegitimidad de quien lo dirige en funciones y de por qué no hay un clamor de los jueces para que se acabe; tampoco quiero descalificar a quienes con hábitos de concordia religiosa se disfrazan en paladines ideológicos, que ocultan la vergüenza de abusos innombrables y dolor permanente a miles de víctimas. No busco, tampoco, emprenderla con aquellos que desde las tribunas periodísticas denuestan a todos aquellos que no siguen sus dictados y a los que consideran responsables de todo lo malo que pueda suceder en este país", añade. "Pero sí quiero hablar de la vergüenza que siento frente a los insultos, manipulaciones y mentiras, sobre todo si estas se producen aprovechando posiciones institucionales que dicen defenderse de otros ataques institucionales inexistentes, en una especie de plan trazado que se viene desarrollando desde hace tiempo", explica el condenado por prevaricación.


Garzón vuelve a sus argumentos relativos a Franco: "Es curioso que quienes ahora braman contra una ley, cuyo proyecto recién salió ayer, no lo hicieran contra los corruptos de su propio gremio e incluso los voten de forma sistemática; que no condenen la dictadura franquista y comprendan a quienes desarrollan acciones criminales genocidas en el presente".


Y entra directamente contra los jueces: "El detonante ha sido la mención de algo obvio, si se piensa detenidamente, como el lawfare (que, dicho sea de paso, su significado desconoce más del 95% de la población)". "En este sentido, la situación ha ido in crescendo. Primero ataques políticos, después manifestaciones, seguidamente escraches, más adelante declaraciones concatenadas en medios audiovisuales y escritos; insultos y agresiones e imputaciones delictivas para concluir con el colofón de las corporaciones judiciales, el no órgano de gobierno y el Tribunal Supremo. Ni más ni menos", señala Garzón.


"¿Todo esto por qué? Porque se dice en un acuerdo que se tendrán en cuenta los aspectos relacionados con el lawfare a la hora de valorar la amnistía, según los resultados de las comisiones de investigación parlamentarias. Bien, y eso ¿qué quiere decir? Desde luego no veo ninguna extralimitación. Ninguna que pueda perturbar a quienes tienen en su mano el poder de administrar recta e imparcial justicia, y el deber de hacerlo", dice el ex juez.


Y sigue Garzón con su argumento. Porque, el acuerdo del PSOE y Junts y la Proposición de Ley de Amnistía, han sido "el argumento del PP para echarse al monte". Y "en la dinámica establecida, no sé si concertadamente, pero sí de forma sospechosamente coincidente en los tiempos, empezaron los jueces. Lo hicieron desde varios frentes. De una parte, ocho vocales de extracción conservadora convocaron un pleno con la idea de entorpecer la presunta futura Ley sobre la amnistía aún no registrada en el Congreso".


Tras más explicaciones similares, Garzón afirma que "para los jueces, la gota que ha rebosado el vaso, dicen, es la mención al ‘lawfare’ en el documento del pacto entre los dos partidos. Pero no se dan cuenta (espero) de que lo que han hecho, precisamente, al proceder así, es ‘lawfare".


"Antes de opinar, hay que informarse y leer, que es lo que se nos exige a los juristas, y especialmente a los jueces y fiscales", añade el autor. "Este año, el Tribunal Constitucional en su sentencia 77/2023, de 20 de junio, dio amparo a una trabajadora del Principado de Asturias a la que una Comisión de Investigación de la Junta General de esa Comunidad había imputado conductas delictivas trasladándolas a la Fiscalía para que procediera. Para el Constitucional, "ello excedía del ámbito propio de la actividad parlamentaria de investigación a la que no corresponde declarar la existencia de conductas punibles y la determinación de su autoría (stc 133/2018)". Pues eso".


"Por el momento lo que sí se percibe en algunos componentes del sector judicial es su alineamiento político con la oposición para entorpecer la investidura del presidente Sánchez, en línea convergente con la estrategia del PP y Vox", añade Garzón. "Y, respecto a la amnistía, su ataque exterior en instituciones europeas, incluso antes de que se convierta en ley en España. Esto sí es lawfare y verdadera subversión del Estado de derecho", condena el ex juez prevaricador.


"Llegados a este punto me preguntarán ustedes: "¿Pero existe el lawfare o no existe?" Bueno, ya les he dado algunas pistas. Pero lo cierto es que, de este tema, en lo que a mí se refiere, puedo hablar con conocimiento de causa. Pero eso lo dejaremos para otro artículo", concluye la pareja de la exfiscal general del Estado con Pedro Sánchez.

Temas

En España

    0
    comentarios