Menú

Purgas lingüísticas hasta en la banda municipal de música de Barcelona

Despedido un clarinetista sevillano tras 27 años de desempeño en la orquesta por no acreditar el nivel C1 de catalán.

Despedido un clarinetista sevillano tras 27 años de desempeño en la orquesta por no acreditar el nivel C1 de catalán.
La Banda Municipal de Barcelona de la que han echado al clarinetista José Joaquín Sánchez. | Europa Press

Hasta los músicos tienen que acreditar sus conocimientos de catalán para mantener sus puestos de trabajo en la Cataluña del "reencuentro" de Pedro Sánchez. Después de casi tres décadas de trabajo en la banda municipal de Barcelona, José Joaquín Sánchez, sevillano de 53 años, ha sido despedido de su empleo. La razón es que no pudo acreditar un nivel C1 de catalán, el mismo que se le pedía a la enfermera gaditana que fue hostigada por las fuerzas vivas del independentismo hasta que decidió cambiar de aires.

Pero si en el caso de la enfermera alguien podía alegar que el conocimiento del catalán era pertinente para el trato con los pacientes, en el del clarinetista José Joaquín dicho "argumento" cae con estrépito. El músico comprende perfectamente el catalán después de tantos años, pero no lo habla ni lo escribe. Y eso le ha costado el puesto, según ha informado este viernes El Mundo.

El Ayuntamiento trató de resolver la situación de los funcionarios interinos obligado por una ley del sector público a instancias de la Unión Europea. Se pretendía acabar con la condición de interinidad de empleados que como José Joaquín llevaban décadas en sus puestos. Pero entre las condiciones para confirmar y asentar las plazas, el Ayuntamiento se vio obligado a aplicar las disposiciones de la Generalidad que obligan a demostrar conocimientos de catalán a jardineros, barrenderos, músicos, limpiadores, cocineros, vigilantes y todo aquel que aspire a un puesto en cualquier administración pública.

De modo que al amparo de las estrictas normas lingüísticas que rigen en Cataluña, las bases del concurso para estabilizar la plaza de clarinetista exigen demostrar que se dispone del certificado C1 de conocimiento de catalán o someter a una prueba de conocimientos "obligatoria y eliminatoria". Tanto dan los otros méritos, especialmente los musicales, o los derechos adquiridos después de 27 años de trabajo en la banda municipal.

Sin embargo, no está dicha la última palabra. El afectado ha impugnado las bases del concurso y llevado su caso a los tribunales de la mano del abogado Ángel Escolano, presidente también de Convivencia Cívica Catalana, que considera que la exigencia del catalán es discriminatoria. José Joaquín no es el único despedido. Otras once personas han sido echadas por el Consistorio por lo mismo. Se trata de limpiadores, mozos de almacén, arquitectos y conserjes. Todos esperan ahora que la justicia les dé la razón y puedan recuperar sus empleos en el Ayuntamiento del socialista Jaume Collboni.

Temas

En España

    0
    comentarios