Menú

Sánchez redacta una plantilla para negar toda explicación de sus pactos con Marruecos: "Son una prioridad para España"

La decisión de Moncloa es firme y cerrada y no se va a dar ni la más mínima explicación de los acuerdos de cesión del control del Sáhara Occidental.

La decisión de Moncloa es firme y cerrada y no se va a dar ni la más mínima explicación de los acuerdos de cesión del control del Sáhara Occidental.
Pedro Sánchez saluda al primer ministro marroquí Aziz Akhannouch. | EFE

El PP no ha dejado de intentar que Pedro Sánchez dé explicaciones de sus pactos cerrados con Mohamed VI. Los ‘populares’ lo han hecho en público y con las herramientas parlamentarias de las que disponen. Pero la decisión de Moncloa es firme y cerrada y no se va a dar ni la más mínima explicación de los acuerdos de cesión del control del Sáhara Occidental, ni siquiera cuando es obvio que la supuesta contrapartida, el teórico pacto de control simultaneo por Marruecos de la inmigración ilegal, es radicalmente falsa -la entrada ilegal se ha duplicado en el último año-. Ahora, directamente, el Gobierno de Pedro Sánchez ha impuesto una plantilla para contestar, una plantilla que básicamente supone la negativa total a dar ni un sólo dato: "Las relaciones con Marruecos son una prioridad política para España".

La frase es toda una demostración de violación de las normas mínimas de transparencia. La oposición pregunta y el Gobierno contesta diciendo que "las relaciones con Marruecos son una prioridad política para España" y que, en relación con cualquier detalle relativo a este asunto, "el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación se remite al Comunicado del Gobierno del 1 de febrero de 2023".

Se trata de la "declaración conjunta Marruecos-España sobre la XII Reunión de Alto Nivel entre Marruecos y España celebrada en Rabat el 2 de febrero de 2023, bajo la presidencia conjunta de D. Aziz Akhannouch, Jefe de Gobierno del Reino de Marruecos y D. Pedro Sánchez, Presidente de Gobierno del Reino de España". De hecho, no figura el rey porque se negó a asistir pese a la presencia del presidente español.

En ese documento se señalaba que "Marruecos y España expresan su compromiso de perpetuar las relaciones de excelencia que siempre les han unido y reafirman su deseo de enriquecerlas permanentemente. En este sentido, España y Marruecos inscriben su cooperación en el marco del Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación, y del diálogo político reforzado derivado de la Declaración Conjunta de 7 de abril de 2002, basado en los principios de transparencia, diálogo permanente, respeto mutuo y cumplimiento de los compromisos y acuerdos suscritos por ambas partes, y en la que los temas de interés común se abordan con un espíritu de confianza, lejos de acciones unilaterales o hechos consumados".

Más tarde se afirmaba que "las dos partes subrayan que esta Reunión de Alto Nivel ha constituido una oportunidad para, por una parte, revisar los objetivos de la hoja de ruta y los resultados satisfactorios obtenidos; y por otra, renovar la determinación de los dos países para actuar de manera conjunta con el fin de dar continuidad a esta nueva dinámica, que es necesaria para el bienestar de los dos países y la prosperidad de la región en su conjunto. En este sentido, ambas partes han encomiado el trabajo realizado en el seno de todos los Grupos de Trabajo, todos ellos ya constituidos y en funcionamiento, y sobre todo el esfuerzo realizado y el compromiso demostrado demostrado por ambas partes, con vistas a la consecución de los objetivos previstos en la mencionada hoja de ruta, invitando a proseguir las conversaciones en el marco de estos grupos". Y que "España y Marruecos reiteran su compromiso con la protección y la garantía de los derechos humanos como base imprescindible para la convivencia democrática, el Estado de derecho y la buena gobernanza, y acuerdan reforzar su cooperación en este ámbito en la nueva etapa de las relaciones bilaterales".

Eso sí, por su parte, España, "en cuanto a la cuestión del Sahara Occidental, reitera la posición expresada en la Declaración Conjunta adoptada el 7 de abril de 2022, con motivo del encuentro entre SM el Rey Mohammed VI y el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez". Es decir, la entrega del control a Rabat.

Y pese a que todo ello ha estado rodeado de la polémica por las relaciones con Marruecos de la mujer del presidente, Begoña Gómez, a través del África Center del IE y del espionaje supuestamente de Rabat al móvil de Sánchez, ni habrá ni media explicación de lo sucedido porque "las relaciones con Marruecos son una prioridad política para España", como dice Moncloa.

Temas

En España

    0
    comentarios