Menú
La prensa de un vistazo

Sánchez, de los nervios, "pudo incurrir en dos motivos querellables: injuria y calumnia"

Al presidente le ha saltado en la cara un feo asunto de corrupción con las mascarillas. Este de verdad, no un fake como el hermano de Ayuso.

Al presidente le ha saltado en la cara un feo asunto de corrupción con las mascarillas. Este de verdad, no un fake como el hermano de Ayuso.
Sánchez, en su comparecencia en Marruecos. | LD/ AGENCIAS

El Mundo

"Los socios de Koldo se llevaron más de 15 millones y sólo gastaron el 13% en comprar el material". Vaya, vaya, vaya. Ahora vamos viendo a qué venía el acoso a Ayuso de Sánchez. Quería encubrir a Koldo. Dice Rafa Latorre que "el peor error que Sánchez ha podido cometer ha sido señalar a Tomás Díaz Ayuso. Porque permite el contraste entre un caso que fue rápidamente archivado al no encontrarse indicios de trato de favor y una operación con arrestos y registros cuyo proceso sólo acaba de comenzar. Y sobre todo, porque esta forma extrema del «y tú más», aunque sea un ridículo «y tú menos», es toda una inculpación. La herida del orgullo produce las peores supuraciones. Podía haber pedido prudencia y, aludiendo al caso de Ayuso, decir que una investigación no es una sentencia. Añadir incluso que no todo lo inmoral resulta ilegal. Ocurre que Ayuso lo desquicia como nadie. Hasta el punto de que, en lugar de buscar un empate en la inocencia, lo ha puesto a competir en culpabilidad con un caso archivado". Lo de Sánchez con Ayuso es de psicólogo.

"El caso Koldo es un golpe evidente para La Moncloa. El polémico ex escolta convertido en consejero de Renfe Mercancías no ha sido una figura ajena a la cúpula socialista, sino que se ha movido en torno a Santos Cerdán e incluso a Pedro Sánchez, a quien acompañó en su segundo asalto a la secretaría general del partido. Ferraz defiende la limpieza del PSOE, pero el nerviosismo es muy visible. La estrategia de intentar defenderse atacando a Isabel Díaz Ayuso por las comisiones que su hermano cobró en operaciones similares es desesperada. Tomás Díaz Ayuso se dedicaba profesionalmente al sector sanitario; su caso fue investigado y archivado en varias instancias; y no era un empleado del Estado, sino un particular. El presidente está obligado a dar explicaciones detalladas con celeridad sobre el caso que sí está abierto y que sí ha motivado detenciones. Hablamos de millones de euros públicos, del ministerio con más presupuesto y del hombre que dirigía el aparato del PSOE", dice el editorial. Y no, no nos conformamos con que se escude en Ayuso.

Federico Jiménez Losantos dice que "atónitos de verdad nos quedamos todos al ver a Sánchez decir que Feijóo se "aupó al poder del PP cuando alguien del partido denunció el caso de corrupción del hermano de Ayuso, que sigue sin investigar"". Este hombre está loco, pero loco de verdad, no puede seguir en la presidencia del gobierno. "Le pudo el odio a la fruta y el afán de mentir, que en él es como respirar. No hay caso más investigado que el que Sánchez y Casado le montaron a Ayuso. La Fiscalía Anticorrupción y la europea de la sociata Concha Sabadell lo manosearon dos años para concluir que no hubo nada de nada. Pero la verdad estorba a un yonki de la trola. Y a Ábalos, Marlaska y Armengol; o a Illa, Iglesias y Sánchez".

El País

"Pedro Sánchez espera a conocer el sumario del ‘caso Koldo’ para tomar una decisión sobre Ábalos". Mientras espera, se dedica a mentir e insultar a Feijóo y a Ayuso, sus distracciones favoritas. Dice Cué que está preocupados. "La crisis es grave. Pedro Sánchez llegó al Gobierno en 2018 por una moción de censura a Mariano Rajoy que registró dos días después de la sentencia del caso Gürtel que condenó al PP. El presidente y su equipo siempre han reivindicado que llegaron contra la corrupción y este asunto es máxima prioridad para ellos".

Dice el editorial que "esta operación anticorrupción supone una prueba de fuego para Sánchez, que llegó al poder tras una moción de censura fundamentada en la inacción del presidente Rajoy ante la corrupción del PP, condenado en 2018 por la Audiencia Nacional como partícipe "a título lucrativo" en la sentencia del caso Gürtel. Desde entonces, el del PSOE se ha presentado ante la ciudadanía, con toda legitimidad, como un Gobierno limpio de toda sospecha. Ninguna organización está libre de albergar a personas que deciden corromperse; lo importante es la forma de enfrentar los casos en cuando se conocen".

"No basta con mostrarse sorprendido. El PSOE y el Gobierno deben cumplir el mismo estándar de limpieza que ellos han exigido ante los numerosos casos de corrupción del PP, sin excusas. En este contexto, resulta insuficiente la respuesta de Ábalos —en la actualidad, diputado socialista— diciendo este jueves en un pasillo del Congreso que lo conocido son "filtraciones o conjeturas" en vez de ofrecer inmediatamente explicaciones a la altura de su responsabilidad política en aquel momento". Vamos, que quieren la cabeza de Ábalos y pelillos a la mar.

ABC

"El caso Koldo salpica a Armengol, Cerdán, Marlaska, Torres, Illa y Ábalos". "El PSOE ha entrado en un estado de ansiedad creciente tras la detención de quien fuera mano derecha de José Luis Ábalos, exministro de Transportes y antiguo secretario de organización del partido", dice el editorial. "Además de a José Luis Ábalos, a quien el partido dejará caer en el momento en que se encuentre verdaderamente comprometido, todos los focos apuntan a Santos Cerdán, quien sustituyó al exministro al frente de la Secretaría de Organización y quien introdujo a Koldo García en los círculos de influencia del PSOE en Madrid. La insólita transición de esta persona, que pasó de ser portero en una whiskería a asesor de un ministro y consejero en Renfe, habría sido imposible sin el concurso de Cerdán, quien ha mantenido lazos mucho más estrechos con el antiguo escolta de los que ayer quiso resumir al señalar que, en efecto se conocían por haber colaborado en Navarra". Pedazo de carrerón.

Además de a José Luis Ábalos, a quien el partido dejará caer en el momento en que se encuentre verdaderamente comprometido, todos los focos apuntan a Santos Cerdán, quien sustituyó al exministro al frente de la Secretaría de Organización y quien introdujo a Koldo García en los círculos de influencia del PSOE en Madrid. La insólita transición de esta persona, que pasó de ser portero en una whiskería a asesor de un ministro y consejero en Renfe, habría sido imposible sin el concurso de Cerdán, quien ha mantenido lazos mucho más estrechos con el antiguo escolta de los que ayer quiso resumir al señalar que, en efecto se conocían por haber colaborado en Navarra. La conexión navarra de la trama, por cierto, también apunta a la mujer del propio Koldo, quien llegó a tener un cargo en el PSN.
"La siguiente persona que debe rendir cuentas de forma inmediata es Francina Armengol. De hecho, la presidenta de la Cámara Baja no debería sentarse en el Congreso sin antes dar cumplida cuenta de todos los hechos que la vinculan a la trama de corrupción. El gobierno balear que presidía compró, con un solo contrato y a dedo, un lote de 1,4 millones de mascarillas a la empresa investigada. El material adquirido no cumplía con los estándares de calidad requeridos y, en lugar de devolverlo, la administración balear prefirió ocultar el pedido defectuoso durante tres años en un almacén".

"El Ministerio del Interior, dirigido por Fernando Grande-Marlaska, contrató la compra mascarillas FFP2 a la empresa bajo sospecha por valor de 3,4 millones de euros. La Consejería de Sanidad de Canarias, siendo presidente de la comunidad el hoy ministro Ángel Víctor Torres, firmó a su vez al menos dos contratos con Soluciones de Gestión y Apoyo a la Empresa por valor de 6,87 millones de euros".

"Con todo, la responsabilidad última ya apunta al presidente del Gobierno, quien toleró activa o pasivamente el que personas como Ábalos o Cerdán promocionaran a un hombre con un perfil tan dudoso como el del investigado".

Sánchez se ha puesto nervioso. "La destemplada reacción del presidente del Gobierno a la noticia de la detención de Koldo García causó extrañeza por diversas razones. Primero, porque intentó exculpar a su Gobierno y a su partido con una mentira consistente en realizar imputaciones de carácter calumnioso a Tomás Díaz Ayuso cuya conducta no ha merecido reproche alguno pese a haber sido señalado ante la Justicia". Yo ya estoy harta de recomendar a Ayuso que demande a Sánchez por calumnias, si esa familia quiere aguantar, allá ellos. "Con esta reacción, que además se produce fuera del territorio nacional, Sánchez muestra una cierta pérdida de control sobre el discurso que debe tener un jefe de gobierno y exhibe un nerviosismo que la opinión pública detecta e interpreta como un fallido intento de rehuir el escándalo". Lo hace porque sabe que no le van a responder como se merece. Y se aprovecha. Siempre ha sido un matón.

Carlos Herrera opina como yo. "Desconozco si Tomás Díaz Ayuso, hermano de la presidenta de la Comunidad de Madrid, ha sopesado la posibilidad de querellarse a cuenta de las palabras de Sánchez de hace un par de días. Yo no tendría dudas, pero cada uno es cada cual". Hasta que no lo haga no le va a dejar en paz. Sánchez pudo incurrir en dos motivos querellables; injuria y calumnia. La primera lesiona la dignidad de la persona y la segunda atribuye un directamente un delito. Más allá de las consecuencias que pudiera acarrear esa acusación y que pudiera suponerle, al menos, algún contratiempo judicial, resulta del todo inaudito que un presidente de un gobierno, aunque sea este sujeto ya incalificable, se dedique a calumniar a un particular desde una de sus habituales tribunas públicas". Y ya está bien de consentirlo. No basta con decir que te gusta la fruta, hay que ir a los tribunales.

"Todo lo que rodea este asunto de Koldo resulta muy difícil de justificar, ni siquiera por el célebre Equipo Nacional de Felación Sincronizada". Pues si ni siquiera ellos, que son mogollón pueden, Sánchez lo va a tener muy crudo. "Entiendo perfectamente su cara desencajada, de la misma manera que entendería la querella que pudiera interponer el hermano de la señora Díaz Ayuso". Que no sabemos a qué espera. Alguna vez tendrá que coger al toro por los cuernos o no se librará en su vida.

La Razón

"El Gobierno teme que el caso Koldo sea la Gürtel del PSOE". "El escándalo desestabiliza a Sánchez y a su equipo dentro de la coalición y en la relación con los socios. Pero también le debilita de cara al PSOE y a los que conectan con el mensaje del presidente de la Junta de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, o el líder de los socialistas madrileños, Juan Lobato, aunque este último introduzca muchos más matices en la crítica al «sanchismo» de lo que hace Page". Qué maravilla.

"El «caso Koldo» ha tomado visos de una madeja que está todavía lejos de poder desenredarse. Si como tanto le gusta al presidente sentenciar, la única verdad es la realidad, esta es que la trama corrupta que ha convulsionado Ferraz y Moncloa salpica a dirigentes principales del Gobierno y del PSOE en una investigación por delitos de organización criminal, cohecho, tráfico de influencias, blanqueo y contra la Hacienda Pública por supuestas mordidas en contratos durante la pandemia", dice el editorial.

"La decisión de ponerse de perfil y enchufar el ventilador en dirección al PP y Isabel Díaz Ayuso solo ha alimentado las sospechas sobre los que se escudan en la calumnia y la mentira con la esperanza de que la ponzoña retórica sirva de parapeto hasta que escampe". Echará a quien tenga que echar y seguirá a lo suyo.

En España

    0
    comentarios