Menú
La prensa de un vistazo

Desolación en el Gobierno y sus medios: ni El País ni TelePSOE podrán parar el tsunami Koldo

Todo es Koldo. Este pájaro de cuenta está dejando en calzones la corrupción del PP. Vaya con la regeneración sanchista.

Todo es Koldo. Este pájaro de cuenta está dejando en calzones la corrupción del PP. Vaya con la regeneración sanchista.
Koldo García al ser detenido. | Europa Press

El Mundo

"Los pagos de Ábalos a la trama de Koldo ‘evidencian un concierto previo’". Es incomprensible que un caso tan descarado haya permanecido oculto tanto tiempo. "Moncloa abandona a Ábalos para contener el escándalo del 'caso Koldo'". Sí, va a ser el cabeza de turco. Pero aquí está implicado hasta el apuntador. Como dice Santiago González, "Ábalos ya empieza a recibir indirectas señalando la puerta de salida. Acabará dimitiendo, aunque esto no se va a parar ahí. Por muchas vueltas que le den tratando de encontrar cualquier tema que sirva para cambiar la conversación no será otra cosa que el canto del cisne, pero en plan prosaico".

Según el editorial, "el denominado caso Koldo está transformándose inevitablemente en el caso Ábalos. Las novedades que están saliendo a la luz sobre la presunta trama de corrupción en la compra de mascarillas integrada por Koldo García Izaguirre cercan cada vez más a su padrino político. La lógica dice que un asesor de un ministro difícilmente toma decisiones por sí mismo; su autoridad no es otra que la que su superior le confiere. Pero a lo que dicta el sentido común se unen nuevas evidencias que apuntan directamente a la intervención personal de Ábalos, el hombre que en ese momento amasaba un enorme poder tanto en el Gobierno como en el PSOE". "El Gobierno procura aislarse del escándalo y por ello ha cambiado en las últimas horas su posición sobre Ábalos, hasta presionarle públicamente para que deje su acta de diputado. Pero esta presunta trama corrupta sacude al corazón del Gobierno y del partido, porque el político valenciano lo fue todo en ambos. Ábalos dirigía el ministerio con más músculo para repartir fondos públicos entre las empresas y, por decisión de Pedro Sánchez, lideraba la Organización del PSOE, es decir, el aparato. Y ahora todos los caminos transitados por el hombre que guardaba sus secretos conducen a él". ¿Y Sánchez no sabía nada? Porque eso no hay quien se lo crea.

Jorge Bustos recuerda lo que Sánchez decía de Koldo. "Este guerrillero de grandes dimensiones físicas y corazón comprometido es un referente en la lucha contra las políticas de la derecha. Inagotable aizkolari, gigante de la militancia". "La admiración de Pedro por el coloso del mandoble llegó al punto de confiarle la custodia de sus avales durante las primarias. Por si acaso sus rivales resultaban parecidos a él, encomendó las tareas de vigilancia a un profesional que pasó dos días con sus noches haciendo lo que mejor se le daba: intimidar a compañeros de partido desde ambientes mal ventilados -se duchaba en casa de la vecina-, oponiendo sus grandes dimensiones y su corazón comprometido a cualquier culo fino del aparato con aviesas intenciones. Podemos imaginar a Koldo haciendo guardia con el carné en una mano y el hacha en la otra. Tanta abnegación clamaba por una recompensa y pronto lo llamaron a Madrid para luchar muy fuerte contra la corrupción". Y Pedro dirá ahora que no le conocía de nada.

El País

Pese a que el periódico sanchista ha intentado ocultar el escándalo como ha podido, hoy decide sumarse a pedir la cabeza de Ábalos a ver si ahí queda el asunto. "José Luis Ábalos: ‘Pensaré la dimisión con mi partido, no porque me lo pida el PP. No estoy acusado de nada’". Huele a cadáver. Le entrevista el inefable Carlos Cué. Que no está acusado de nada, que es inocente, que es la fachosfera, en fin, las típicas excusas. Pero la cosa pinta mal para el exministro. "La Fiscalía Anticorrupción centra su investigación en el antiguo asesor del ex ministro Ábalos, su entorno familiar y los responsables de la empresa a la que se le adjudicaron los contratos de suministro de mascarillas". "El empresario de la trama del ‘caso Koldo’ contrató con la Guardia Civil y el Ejército por valor de cuatro millones". El periódico de Sánchez a toda máquina. Debe ser que ven mala salida a la cosa.

ABC

"Santos Cerdán mantiene la interlocución con Ábalos y no le pide la dimisión". Lo mismo el siguiente puede ser él. Como dice el editorial, "la situación de Ábalos es ya insostenible, pero fueron muchos los cooperadores que resultaron necesarios para normalizar un perfil como el de Koldo en el seno del PSOE". Y pone el ojo especialmente en Cerdán. "En los próximos días todos negarán haber tenido contacto con un hombre cuyas formas ya eran perfectamente conocidas en las redacciones de los medios de todo el país. Si los periodistas conocían a Koldo por su nombre de pila, es imposible que Santos Cerdán, su valedor y padrino que lo trajo de Navarra a Madrid, no estuviera al tanto de sus 'caprichosas' maneras. No cabe duda de que Cerdán conoció y consintió las formas del antiguo portero de discoteca. Con toda seguridad, al menos, lo ya publicado en medios. Está igualmente probado que el secretario de Organización del PSOE tuvo con Koldo un nivel de confianza e intimidad como para encomendarle la custodia de los avales de Pedro Sánchez en las primarias de 2017. Los jueces dirimirán la responsabilidad penal, pero alguien debería explicar quién y cómo hizo posible que un hombre como Koldo García pasara a ser 'uno de los nuestros' en la candidatura de Sánchez durante aquellas primarias". Pues es que hay periodistas muy espabilados. Algunos no damos crédito. Y por lo que estamos sabiendo el tal Koldo es una bomba de relojería para el PSOE de Sánchez.

Isabel San Sebastián también está atónita. "¿Pretenden hacernos creer que todo fue obra de un 'asesor' a quien apenas conocían? ¿De verdad el tal Koldo descolgaba el teléfono y se le cuadraban al instante ministros y presidentes de comunidad por arte de magia? ¿Fue ajeno a este escándalo el cese repentino del hasta entonces insustituible Ábalos, como sostiene Pedro Sánchez apretando las mandíbulas, o fue fulminado precisamente a causa de este turbio asunto, que se conoció en La Moncloa y se intentó silenciar? Piensen mal y acertarán".

José Peláez, sin embargo, no está nada escandalizado. "Seguramente aquel comité de expertos era solo Koldo descojonándose". "Ya ha pasado demasiado tiempo para recordar la humillación que sufrimos en aquellos estados de alarma ilegales por los que nadie ha rendido cuentas. Ya han pasado años de aquellas medidas acientíficas, abusivas y estúpidas que todos seguimos como idiotas. Pero a mí no se me olvida. Y si finalmente el 'koldogate' es lo que parece pondremos fin al episodio más vergonzoso de nuestra democracia con el broche final. Era la pasta, idiota". Ni puede ser verdad, Peláez, no puede ser verdad.

Para Cuartango, "la política en España está corrompida por liderazgos como el de Sánchez, que no sólo anteponen su ambición de poder a los principios, sino que también aprovechan el control de la maquinaria gubernamental para favorecer a amigos y aliados o, peor todavía, para comprar apoyos. A ello se suma la permanente negativa a asumir responsabilidades políticas con todo tipo de pretextos. Se ha dicho, con razón, que en este país no dimite nadie. Se va del cargo cuando las circunstancias hacen imposible su continuidad". ¿Será capaz Sánchez esta vez de hacer como que no ha pasado nada? Será.

La Razón

"El exasesor de Ábalos, días antes de su detención: ‘Lo sé todo. Es por culpa del "perro"". Las conversaciones intervenidas por la Guardia Civil a Koldo García ponen de manifiesto que tomó precauciones al saberse investigado. Su hermano le dijo que se «quitaba de en medio para que no les vieran juntos»". Vamos, que aquí todo Dios sabía de la existencia del tal Koldo.

Marhuenda dice que "estos días hemos visto la desolación entre los miembros del Gobierno y la izquierda mediática, porque afecta a quien era la persona de máxima confianza de Ábalos cuando era ministro y secretario de organización del PSOE. Por supuesto, el actual presidente de la Comisión de Interior del Congreso no sabía nada. Nadie sabía nada. Ninguna alarma saltó en un Gobierno y un partido que esgrimía su ejemplaridad y su obsesión en olvidar su tenebroso pasado de corrupción. No creo que la habitual protección de los medios de comunicación afines, incluidos el diario gubernamental y TelePSOE, sean suficientes para impedir el desgaste político". No, parece que esta vez se limitarán a intentar salvar al amado líder de la quema. Al fin y al cabo, a Sánchez solo le importa Sánchez.

En España

    0
    comentarios