Menú

¿Quién es don Alfonso, el cura de Don Benito detenido por tráfico de drogas junto a su novio?

El párroco y su pareja, que tenían dos kilos de mefedrona en su casa, vendían a los clientes de la comarca y realizaban envíos a toda España.

El párroco y su pareja, que tenían dos kilos de mefedrona en su casa, vendían a los clientes de la comarca y realizaban envíos a toda España.
Captura de video de la intervención del párroco en el programa 'Predicar en el desierto' de Plaza 1 Radio. | YOUTUBE

Don Alfonso es un cura "moderno", coinciden en señalar los vecinos de Don Benito. Basta ver su imagen desenfada (con pantalones ajustados, anillos y pulseras). Además, tenía algunos hábitos llamativos: fumaba, iba al gimnasio y vivía con un seglar. En el pueblo, se rumoreaba sobre el tipo de relación que unía a los dos hombres. Pero no tardó en ganarse el cariño de a los feligreses de la Iglesia de San Sebastián y los residentes del barrio en el que se encuentra el templo (de nombre homónimo).

Su llegada le dio vida a la parroquia, organizando multitud de actividades y logrando implicar a los fieles más jóvenes. La sorpresa de los habitantes del municipio pacense fue mayúscula cuando el lunes 19 de febrero fue detenido, junto al que la Guardia Civil considera su pareja sentimental, por presuntamente traficar con drogas. El arresto se produjo horas después de que el sacerdote oficiara un funeral.

Alfonso Raúl Mata Soto se encontraba con su novio en la vivienda que compartían, donde los agentes encontraron: más de dos kilogramos de mefedrona (sustancia similar al éxtasis, usada como potenciador sexual y muy popular en ambientes gays), varios blisters de Viagra (comprimidos de sidelnafilo, contra la disfunción eréctil), 3.300 euros en metálico y básculas de precisión, así como dos teléfonos móviles y un ordenador portátil (que están siendo analizados).

Querido por los feligreses

El religioso, natural de Miajadas (Cáceres), se licenció en Teología Dogmática en la Pontificia Universidad de Salamanca -con Premio Extraordinario de Licenciatura- y se formó en el seminario de Plasencia. Llevaba en Don Benito desde 2019. Desembarcó en la Iglesia de Santiago, donde permaneció hasta 2021. Y el 25 de septiembre de ese año llegó a la vecina parroquia de San Sebastián.

Previamente realizaba su labor pastoral en la comarca salmantina de Béjar. Los feligreses de Fuentes de Béjar, Cabeza de Béjar y Puebla de San Medel no estaban de acuerdo con su traslado y pusieron en marcha distintas acciones colectivas, como recogidas de firmas y escritos al obispado, para intentar evitarlo. Pero no lo consiguieron. "Es lo habitual en estos casos", señalan fuentes de la diócesis de Plasencia consultadas por Libertad Digital.

Según nos explican, "el nombramiento de don Alfonso fue realizado por el anterior obispo y él es quien sabe los motivos de su traslado". En cualquier caso, nos aseguran que "no hay constancia de que haya habido problema alguno" con el párroco hasta el momento de su detención. Así que concluyen que "sería por una cuestión personal (a petición del sacerdote) o de reorganización (para cubrir las necesidades de la diócesis)".

Sorpresa en la diócesis

Según señalaron el martes a este periódico, la detención del sacerdote les cogió "por sorpresa". Quienes le conocen le describen como "un buen hombre, agradable y entregado a sus funciones". De ahí que el Obispado de Plasencia destacara "el dolor, sufrimiento y escándalo" que los hechos que se le imputan suponen para la diócesis. No obstante, desde este órgano en todo momento han optado por actuar "con la mayor cautela posible", "confiando en la justicia" y "respetando la presunción de inocencia".

De ahí que esperaran hasta este jueves para apartar al párroco de Don Benito detenido "mientras duren las acciones procesales que correspondan". Según ha podido saber este periódico, el obispado estaba valorando esta medida desde que el pasado 20 de febrero saltara la "lamentable noticia" del arresto del religioso y su pareja. Pero no ha considerado "conveniente" tomar la decisión hasta oír al sacerdote, que quedó el libertad con cargos el martes.

Una trama nacional

El Equipo de Delincuencia Organizada y Antidrogas de la Guardia Civil de Badajoz (EDOA) inició la investigación hace cinco meses, tras detectar que "dos vecinos dombenitenses se estarían dedicando a traficar con drogas desde su propio domicilio". Según se desprende de las pesquisas, recibían los estupefacientes "mediante envío por paquetería para su posterior distribución y venta, fraccionándola en pequeñas cantidades".

Aunque los agentes encargados del caso señalan que la mayor parte "era para la venta directa a los consumidores de la comarca que acudían a las inmediaciones del domicilio para comprarla", los arrestados también realizaban "envíos a terceros a distintos puntos de la geografía nacional", según recoge el Instituto Armado en su nota de prensa. La operación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones.

Temas

En España

    0
    comentarios