Menú

El PSOE quiere sentar ahora a Ayuso en una comisión de investigación para desviar su responsabilidad en el caso Koldo

No pudieron sentarla en el banquillo y ahora la izquierda quiere llevarla al Congreso, "embarrando" así el caso de corrupción que salpica al PSOE.

No pudieron sentarla en el banquillo y ahora la izquierda quiere llevarla al Congreso, "embarrando" así el caso de corrupción que salpica al PSOE.
Isabel Díaz Ayuso este lunes en la Puerta del Sol. | Europa Press

La portavoz del PSOE, Esther Peña, compareció este lunes en Ferraz para tratar de escenificar la lucha implacable de los socialistas contra la corrupción. Se valió de dos anuncios para ello: por un lado, el ultimátum dado a José Luis Ábalos para que entregue su acta de diputado, colocándolo ya a todas luces como un cortafuegos del caso Koldo que salpica a varios ministerios y comunidades autónomas; por otro, el registro de una comisión de investigación en el Congreso de los Diputados.

Esta comisión, según explicó la propia Peña, tendrá como objetivo "analizar la compra de material sanitario desde las administraciones públicas". Su primera tarea será investigar las comisiones ilegales que habría cobrado Koldo García Izaguirre, asesor del que fuera el hombre de confianza de Pedro Sánchez. "Transparencia absoluta, caiga quien caiga", sentenció solemne.

La portavoz del PSOE no lo dijo claramente, pero de sus palabras se desprende que una de las personas a las que llamarán los socialistas a comparecer en esta comisión de investigación es a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. La izquierda, que no pudo sentarla en el banquillo, tampoco a su hermano, pretende ahora obligarla a acudir al Congreso para que dé cuenta de un contrato que fue investigado tanto por la Fiscalía Anticorrupción como por la Fiscalía Europa contra el Fraude. También fue escudriñado por la Comisión de Vigilancia de las Contrataciones de la Asamblea de Madrid, la intervención de la Comunidad o la Cámara de Cuentas. Todas decretaron que no hubo ninguna irregularidad.

"Todo debe saberse, nada puede quedar en rincones oscuros de sedes pagadas con dinero negro. (…) Es necesario que aquellos que están instalados en la hipérbole y en la exageración diaria acudan a la sede de la soberanía nacional y aporten cualquier indicio que puedan poseer en vez de ensuciar el nombre de personas honradas", afirmó Esther Peña. Pero añadió más: "A mí me abochorna y me da igual el caso del comisionista Ayuso" que "la cuestión del supuesto Koldo García".

No fue la única ocasión: la portavoz socialista se refirió una vez más al "comisionista Ayuso" para aludir al hermano de la presidenta, un ciudadano anónimo sin cuentas pendientes con la Justicia. "Nos hubiera gustado que, por ejemplo, fuera el PP el que la hubiera propuesto en el caso del comisionista Ayuso y no lo hizo" e instó a los populares a no sentirse "intimidados" por esta comisión. "Nosotros desde el PSOE no lo estamos, lo que hacemos es rebelarnos contra la sinvergonzonería de todos aquellos que quisieron lucrarse mientras nuestros compatriotas fallecían a causa del covid". De esta manera, los socialistas enchufan el ventilador para desviar las responsabilidades del caso de corrupción que les salpica.

Su socio de Gobierno decidió cerrar filas y respaldar esta estrategia del PSOE. El portavoz de Sumar, Ernest Urtasun, dejó claro que apoyarán una comisión "donde puedan esclarecerse los hechos sobre este caso, y también los anteriores que han salido en prensa". Pero el hecho es que, de momento, no pesa ninguna investigación judicial ni hay indicios de ilegalidad alguna sobre ningún otro.

El también ministro de Cultura en el Gobierno de Sánchez no nombró específicamente al hermano de la presidenta madrileña pero quien sí lo hizo fue la líder de la plataforma, Yolanda Díaz. "En lo peor de la pandemia necesitábamos gente a la altura, no personas que se aprovecharan de la emergencia para hacer sus negocios. Da igual que se llame Koldo o Tomás Díaz Ayuso: hay que condenarlo y depurar responsabilidades. Sea quien sea y tenga el carnet que tenga", afirmó en X, antes Twitter, la también vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, mezclando ambos casos que nada tienen que ver.

"No hemos podido realizar pagos a Soluciones de Gestión"

"Soluciones de Gestión - la empresa que gracias a los contratos adjudicados por Transportes pasó de facturar 0 euros en 2019 a más de 50 millones en plena pandemia- no está dada de alta en los sistemas de la Comunidad de Madrid: es decir, no hemos podido realizar pagos a esa empresa", informaron desde la Puerta del Sol. "A ver cuántas comunidades autónomas pueden decir lo mismo". Y es que "como abran comisiones de investigación a todas las autonomías va a haber juerga", apuntaron. Creen en el Ejecutivo autonómico que si incluyen a Madrid tienen que llamar a "todas".

Desde el equipo más próximo a la presidenta reiteran que hay diferencias más que evidentes. "Lo de Ábalos es una trama que implica a diferentes organismos, ministerios y comunidades autónomas; las compras fueron ordenadas desde el ministerio de Transportes; hay decenas de millones, parece que algunos en Brasil y Luxemburgo" y "la empresa no se dedicaba a compra de material sanitario y no tenía facturación". En cambio, la Comunidad "contrató las mascarillas a través del portal de contratación y está publicado en el portal de transparencia; no hubo una orden de la Comunidad de Madrid, no hubo privilegios, ni pagos por adelantado; Tomás era profesional del sector sanitario desde hacía 29 años, con numerosos contactos en China; no hubo enchufe: la presidenta se enteró cuando Pablo Casado buscó un caso falso de corrupción para chantajearla y que abandonara la intención de presidir el PP de Madrid".

Precisamente, sobre esto último se pronunció la propia Isabel Díaz Ayuso este lunes durante una entrevista en Antena 3, donde recordó que "todo esto no viene porque el PP quisiera investigar una supuesta corrupción, que no había, esto viene porque el PP quiso destruirme. Y esto fue lo que causó la salida de la anterior dirección: no investigaban corrupción, buscaban otra cosa muy distinta", afirmó. "Y Sánchez se ampara en esa mentira para estar después de cuatro años injuriando a un ciudadano anónimo al que le han llegado a poner la cara en una lona de no sé cuántos metros, en la calle Goya, y han estado persiguiéndole, y a sus hijas poniéndoles cámaras de televisión en su colegio".

Para el equipo de la presidenta "igualar las compras de mascarillas supone enmendar a la Fiscalía Anticorrupción y a la Fiscalía Europea, que ya archivaron la compra de la Comunidad tras varios meses de investigación". La situación que plantea el PSOE es para su equipo a todas luces surrealista. Si la llaman, ¿llevará Ayuso a la comisión los decretos de archivo de Anticorrupción y la Fiscalía Europea? "Y una cesta de fruta", ironizaron.

Temas

En España

    0
    comentarios