Menú

¿Puede Pedro Sánchez destituir a Francina Armengol de la presidencia del Congreso?

La tercera autoridad del Estado está cada vez más acorralada por las informaciones que ponen en cuestión su actuación durante la pandemia de covid.

La tercera autoridad del Estado está cada vez más acorralada por las informaciones que ponen en cuestión su actuación durante la pandemia de covid.
Pedro Sánchez y Francina Armengol en el homenaje a la Constitucion del 6 de diciembre de 2023. | Europa Press

La comparecencia de Francina Armengol en el Congreso para aclarar su relación con el caso Koldo y las irregularidades detectadas en la compra de mascarillas durante la pandemia de covid-19, dejó más dudas que certezas. Pese a negar en todo momento que hubiese habido "estafa" en esa compra, como señaló su excompañero José Luis Ábalos en Cuatro, los nervios están a flor de piel, especialmente desde que la Fiscalía europea ha tomado cartas en el asunto.

Medios como Vozpopuli publicaban el pasado martes, basándose en fuentes de Moncloa, que el presidente del Gobierno "empieza a abrir la puerta de salida a la política balear en previsión de nuevas revelaciones del sumario". No obstante, Francina Armengol dejó claro en su comparecencia, quizás lo único en lo que fue clara, que ella no iba a dimitir.

Si esto fuese así, se podría producir una situación realmente kafkiana, porque en realidad el presidente del Gobierno no puede destituir a Francina Armengol como presidenta del Congreso, aunque quisiera, y pese a que se repite una y otra vez en medios de comunicación y redes sociales. Como mucho podría presionarla para que dimitiese y exigirle el acta de diputada —a lo que también puede negarse, como Ábalos— pero no puede destituirla. Tampoco existe en el Reglamento del Congreso una previsión de moción de censura contra la tercera autoridad del Estado.

Dimisión ‘voluntaria’

La única previsión del Reglamento es la que se recoge en los artículos 36 a 38, y más concretamente en el 38 que establece que "las vacantes que se produzcan en la Mesa durante la legislatura serán cubiertas por elección del Pleno".

En este caso, los diputados deberán votar para nombrar un nuevo presidente por el sistema que se establece en el propio Reglamento del Congreso: "En la elección de presidente, cada diputado escribirá sólo un nombre en la papeleta. Resultará elegido el que obtenga el voto de la mayoría absoluta de los miembros de la Cámara. Si ninguno obtuviera en primera votación dicha mayoría, se repetirá la elección entre los que hayan alcanzado las dos mayores votaciones y resultará elegido el que obtenga más votos". Además, en caso de empate "se celebrarán sucesivas votaciones entre los candidatos igualados en votos hasta que el empate quede dirimido".

reglamento-congreso-36-38-060324.jpg
Reglamento del Congreso

Este procedimiento se pondría en marcha sólo en el caso de que Francina Armengol presentase la dimisión voluntaria, es decir, porque sucumba a las presiones —también de su partido— y se vea cada vez más acorralada por las informaciones del sumario.

Si Armengol se niega a dimitir...

Pero ¿qué pasaría si el que le exige la dimisión y la entrega del acta fuese el propio presidente del Gobierno, y Armengol se negase? Es una posibilidad harto improbable, porque Armengol sería disciplinada con las órdenes de su partido. Pero si se negase se produciría una situación estrambótica y que, en absoluto, beneficiaría al "decoro parlamentario" y a la dignidad de la institución que preside, algo que la propia presidenta ha repetido una y otra vez en los últimos días.

El presidente del Gobierno puede exigirle la dimisión y que entregue su acta, pero no puede obligarla: Armengol ha sido votada por el Pleno del Congreso, que tampoco puede destituirla mediante moción, no prevista en el Reglamento.

En este caso sería expulsada del PSOE y pasaría, igual que José Luis Ábalos, al Grupo Mixto. Por lo tanto, tendríamos una presidenta del Congreso, tercera autoridad del Estado, que pertenecería al Grupo Mixto. Como decimos, es harto improbable que se dé esta situación, pero también era impensable la amnistía, y se ha aprobado.

Temas

En España

    0
    comentarios